Al momento

Porsche Cayenne GTS Coupé – Test – Receta perfecta

Porsche Cayenne GTS Coupe

Si algún fabricante de autos le iba al clavo a la receta perfecta del crossover coupé, tenía que ser Porsche y la Cayenne GTS Coupé es prueba de ello.

Porsche dio el siguiente paso con la Cayenne y se sumó a la moda de las crossover coupé. Llegaron algo tarde, pues la BMW X6 tiene más de 10 años en el mercado y la Mercedes GLE Coupé lo hizo hace ya cinco años, pero como es costumbre con la marca, lo hacen pisando firme con un producto tan redondo que roza la perfección.

Empezando por la base, es la conocida MLB Evo del Grupo Volkswagen que destaca precisamente por su versatilidad pues se encuentra desde productos como un A6 con un 2.o turbo de 190 hp hasta una Porsche Cayenne GTS Coupé como esta, con 460 caballos de fuerza e incluso en un Audi RS7 con 591 hp y tracción integral. Vaya, que incluso considerando a las que son sus primas cercanas en las aplicaciones de crossover del grupo con esta misma arquitectura, tenemos propuestas tan variadas como una Lamborghini Urus con su enfoque radical, una Bentley Bentayga orientada al lujo absoluta o una más simple Audi Q7 con tres filas de asientos.

Porsche Cayenne GTS Coupe

Ya sabíamos que la Porsche Cayenne era un producto extremadamente completo, pero lo más interesante es la forma en la que ejecutan a esta variante coupé para que mantenga casi todas las virtudes de la versión regular con la exclusividad y distinción de una silueta tipo fastback.

La calidad de materiales en el interior es soberbia, con un cuero de excelente apariencia y tacto forrando el tablcrosssssero y paneles de las puertas o unos asientos de cuero con la parte central en tela a cuadros y 18 reglajes que recuerdan a los 911 de antaño, aunque en conjunto tengan un costo opcional de 190 mil pesos. Luego está el volante forrado en Alcántara y la excelente instrumentación digital, que mantiene el arreglo con cinco relojes de los cuales el central es el tacómetro análogo, como es costumbre y los laterales son digitales y configurables.

Porsche Cayenne GTS Coupe

Lo tecnológico del interior, sumando la pantalla táctil de 12.3 pulgadas con Apple CarPlay, no hace que sea complicado entender todas las funciones y operarlas, pues hay botones táctiles para cada menú en la consola y hasta un curioso y efectivo mando de volumen giratorio, con mandos para el clima independientes, el desmpañante, los modos de escape y suspensión así como una palanca de cambios tradicional y un atajo en el volante para los modos de manejo (Normal, Individual, Sport y Sport +). Todo es fácil de interpretar y ayuda mucho una posición de manejo perfecta, gracias a los asientos opcionales con ajuste lumbar de cuatro posiciones y de soporte para piernas, muslos y espalda.

Claro, luego hay omisiones típicas de autos Premium en los que se obtiene lo que se paga y nada más, pues aunque la Porsche Cayenne GTS Coupé parte de los 2.2 millones de pesos y aproximamos que nuestra unidad de pruebas estaba cerca de los tres millones con los opcionales, no tenía ni siquiera un quemacocos o cámara panorámica y tampoco ayudas avanzadas de conducción como el control crucero adaptativo, alerta de colisión frontal o frenado de emergencia.

Mucho más versátil que otras

Siguiendo con el interior, hay que hablar del que normalmente es el talón de Aquiles de crossovers con esta silueta. El formato coupé en una crossover tiende a restarle espacio a los pasajeros y especialmente a la cajuela, pero en la Porsche Cayenne GTS Coupé está extremadamente bien balanceado. La unidad de pruebas tenía asientos dobles en la segunda fila con una consola central en el medio, lo que naturalmente limita la capacidad máxima a cuatro pasajeros, pero hay buen espacio para piernas y especialmente, para la cabeza, ya que este formato de coupé no es tan marcado como en otros de sus rivales.

Sí pierde espacio en cajuela, pero la diferencia no es dramática y está definida principalmente por que la altura del área de carga es menor, lo que reduce la capacidad total en 100 litros, quedando en 645, que siguen siendo razonables en una crossover de este tamaño.

Porsche Cayenne GTS Coupe

Dinámicamente es en donde todo Porsche brilla y la Cayenne GTS Coupé no es la excepción, a pesar del peso y altura. El chasis es pulcro y muy comunicativo, con una suspensión neumática que varía la dureza y altura según el modo de conducción, pero que absorbe imperfecciones con maestría para dar una marcha refinada sin aislar del todo al conductor, comunicando las irregularidad a través de una columna de dirección que tiene un tacto sorprendente.

El peso es el adecuado y da mucha información sobre lo que hacen las ruedas, más en esta GTS que en una Cayenne S regular. Rápida, pero de la mano del chasis, jamás llega a sentirse nerviosa a velocidades altas, brindando mucha seguridad y confianza en caminos revirados.

El motor es otra joya, pues para esta tercera generación Porsche regresó el V8 a la Cayenne GTS, tanto en carrocería regular como coupé. La unidad de 4.0 litros con doble turbocargador desarrolla 460 hp (20 más que en la Cayenne S) y 453 lb-pie de par, empujando con fuerza desde el ralentí y hasta el corte de inyección, superadas las 6,500 rpm, con un sonido muy agradable especialmente cerca del límite y que puede variarse con un botón en la consola central, para hacerlo más o menos agudo y que en el modo más agresivo grita cerca del corte de inyección. Oficialmente, acelera a 100 km/h en 4.5 segundos, dato que viniendo de Porsche seguramente podría replicar en nuestro regimen de pruebas, aun conforme se incrementa la altitud respecto al nivel del mar.

Va asociado a una caja automática Tiptronic de ocho cambios, de cambios rápidos y precisos que por momentos nos hace pensar que podría tratarse de una doble embrague, pero sin ese retraso al arrancar que las caracteriza.

Al final de cuentas, es un crossover totalmente personal pero muy cómodo para viajar, pues en más de 600 km de prueba se trata de un excelente GT más que un deportivo puro, como insinúa su altura y peso, que no fatiga y hace todo fácil.