Al momento

Toyota Corolla Cross 2021 – Primer contacto desde Brasil

Corolla, uno de los nombres más respetados de la industria mundial escribe un nuevo capítulo en su historia como un SUV, ¿será tan exitoso como el sedán?

Desde Brasil y de la mano Web Motors, miembro de la red de contenidos de Latinoamérica de Carsales, nos llega la prueba del primer SUV de Toyota construido en Brasil en la planta de Sorocaba del fabricante.

Foto: WM1, Fabio Aro

 

Desde su concepción, este SUV se lanza al mercado con mecánicas de gasolina e híbridas. Recordemos que Toyota tiene dentro de su estrategia la hibridación como una de sus columnas vertebrales para la venta de autos en México.

La versión que nuestros colegas de WM1 pudieron evaluar fue la híbrida, una de las combinaciones que estamos seguros llegará a nuestro mercado.

Foto: WM1, Fabio Aro

Si hablamos de su diseño, el Corolla Cross retoma los últimos elementos visuales de la familia de SUVs del fabricante: líneas que buscan darle robustez, para lucir más fuerte o grande, como la inmensa parrilla, algo importante en un mercado tan competido, además de una clara orientación urbana, como los rines que pueden ser de 17 o 18 pulgadas.

Los faros son de LED al igual que las luces de niebla, las calaveras son de halógeno y llama la atención que solo encontramos sensores de reversa en la versión tope del modelo.

Completan muchos detalles plásticos alrededor de toda la carrocería que le permiten sumar ese apellido “Cross” que tan bien aceptados son países de Sudamérica y México.

Lo típico de la marca

Por dentro sabemos de inmediato que es un Toyota. La calidad de materiales es a lo que nos tiene acostumbrado, suaves en algunas partes al tacto, en otro rígidos con buenos ensambles.

La versión más costosa es la única que permite que tengamos interiores en color beige, el resto son oscuros.

Algunas partes, sobre todo en la consola central tienen acabado piano brillante y, a diferencia de otros modelos del mercado, la pantalla y sistema de infotenimiento con la pantalla de 8 pulgadas (que ya luce pequeña para lo que empieza a haber en el mercado) que, si bien es táctil, no abandona los botones para los diferentes ajustes. Ofrece Android Auto y Apple Car Play, pero los menús se empiezan a ver ya veteranos insistiendo, por supuesto, en lo que otras marcas tienen como sistema de a bordo.

Por otro lado, el climatizador de doble zona también recurre a perillas y botones para su ajuste.

Hay salidas de aire para las plazas traseras y un par de conectores de USB pensando en los pasajeros posteriores.

 

El asiento del conductor tiene ajuste eléctrico, mientras que el volante tiene el más reciente diseño con controles para ajustes del equipo de sonido, bluetooth y algunos menús del clúster que combina los relojes análogos con una pequeña pantalla digital TFT de 4.2” (por lo menos a color y 7” en la más equipada), donde podemos ver alertas y funciones de las asistencias a la conducción.

Cierra un quemacocos sólo para la versión tope híbrida.

Espacio similar

La habitabilidad es muy similar a la del Corolla, de hecho, muy similar al del VW Taos, un SUV compacto que puedes conocer aquí nuestra prueba.

El Corolla Cross mide 4.46m de longitud con una distancia entre ejes de 2.64m.

Tiene tres cabeceras con cinturones de tres puntos para todas las plazas y enclajes isofix para los autosientos infantiles.

La cajuela es bastante amplia, 440 litros para la versión brasileña, mientras que para los que se vendan fuera del país carioca ofrecerá 480 litros pues estarán equipados con kit de reparación.

Foto: WM1, Fabio Aro

 

Donde la marca no ha escatimado en nada es en términos de seguridad. Todas las versiones se ofrecen con siete bolsas de aire, luces de encendido automático, asistencia de permanencia en carril, alerta de punto ciego, frenado autónomo de emergencia con uno adicional de pre-colisión que es capaz de detectar peatones y ciclistas, además de alerta de tráfico posterior cruzado.

Dinámica esperada

Mecánicamente, el Corolla Cross mantiene la misma caja y motor que las versiones sedán en Brasil.

Recordemos que en México las versiones de entrada (Base y LE), aun echan mano del 1.8 litros y 139 caballos.

Foto: WM1, Fabio Aro

A partir de la versión SE obtenemos el motor 2.0L de 139hp y 126lb-pie y solo están acopladas a la caja CVT. No hay Corolla híbrido en México y el Corolla Cross echa mano del ya conocido y efectivísimo tren motor de 4 cil, 1.8l pero que en Brasil entrega 122 hp (con el uso del etanol).

Ambas motorizaciones echan mano de una transmisión CVT que puede simular hasta 10 cambios y paletas detrás del volante en la opción más equipada.

Un motor al mismo tiempo ya no tan costoso y que, de acuerdo con la marca, cumple con creces lo que busca: confort de marcha y consumo.

No es, por ejemplo, un enfoque que buscarían los clientes en la VW Taos, con el motor turbo que apunta más a un manejo con cierto sabor deportivo.

Checa aquí la prueba que le hicimos a la VW Taos

Las opciones con el motor 2.0l en México del Corolla arrancan en los 462,600 y 476,700 pesos, por lo que la llegada del SUV podría significar también más opciones de dicha mecánica, así como la entrada de la hibridación en este tamaño.

La marca también ha dejado claro que con este Corolla Cross hay una clara diferenciación de clientes.

El sedán lo busca alguien como más un coche personal, incluso ejecutivo mientras que el SUV tiene un claro enfoque familiar que de hecho se subraya con los consumos oficiales del mismo: 17 km/l en autopista por 13.9 km/l en ciudad, por lo que no sería nada complicado mirar en el clúster de información autonomías superiores a los 900 km con un solo tanque.

 

Entonces, ¿puede decir que conducir el Corolla Cross sería como conducir el Corolla Sedán, solo que en una posición más alta? Casi. Tanto el motor 2.0 flex (etanol) de 177hp como el conjunto híbrido de 122hp, cumplen la tarea de proporcionar una conducción lineal y cómoda. Aunque es alto, el SUV ofrece una suspensión muy competente en términos de estabilidad y firmeza.

Sin embargo, ninguno de los motores promueve la diversión. El foco está en un viaje placentero en familia y se cumple el objetivo. La molestia más importante es audible. El fuerte rugido del motor está presente en las reanudaciones y aceleraciones bruscas, que es característico de los automóviles con caja de cambios CVT.

El caso es que la opción 2.0 es un poco más ligera debido a la buena entrega de potencia, mientras que el híbrido se centra en el consumo de combustible que llama la atención. Con el tanque lleno, la autonomía del SUV es de más de 900 kilómetros.

La calidad de marcha podemos calificarla como suave, muy en el tono de Toyota que busca autos que predominan el confort al manejo más agresivo o pensando para engarzar una curva tras otra.

El Corolla Cross es la apuesta de la marca a un nombre muy fuerte para reconquistar a aquellos que ya tuvieron un Toyota pero que fueron seducidos por otras SUVs de marcas rivales.

Ahora sí, Toyota tiene un SUV completo en equipamiento sobre todo de seguridad, con muy buen consumo en el segmento.

En Brasil es una pelea directa contra el Taos y el nuevo Compass de Jeep, en México participaría también contra modelos como SEAT Ateca e incluso Mazda CX-30.

Si bien Toyota no ha pronunciado nada sobre la llegada de este SUV a nuestro mercado, entendiendo que las camionetas son los segmentos que más modelos ofrecen y que la ya desparecida CH-R no cubrió ese hueco de SUV de entrada para la marca, esta luce como una opción mucho más sensata, capaz y que encaja en el mercado mexicano, incluyendo, claro está, con la mecánica híbrida.