Al momento

No lo sabías: Alfa Q-System, transmisión automática y manual a la vez

Alfa Q-System

Alfa lanzó a finales de los noventa su transmisión Q-System, que era esencialmente una transmisión automática y una manual a la vez.

Son muchos los llamados de los entusiastas pidiendo más transmisiones manuales en el mercado, pues modelos deportivos en los que anteriormente hubiera sido hasta lógica la oferta de una caja con tres pedales, ahora no la tienen ni como opción. Alfa Romeo comercializó lo que ellos consideraron una solución con el Q-System. Las transmisiones automáticas han ganado terreno, en parte porque con esquemas de doble embrague y convertidores de torque mejorados son más rápidas que lo que cualquier humano soñaría, de forma que por más hábil que seas al volante puedes estar seguro de que no le ganarás a la computadora de la transmisión.

También está el hecho de que las transmisiones automáticas ahora pueden ofrecer más cambios que nunca. Las hay de ocho, nueve y hasta 10 relaciones, algo que por el patrón de cambios jamás sería posible en una manual y eso, junto a reducciones sustanciales en la fricción, las ha hecho más eficientes que antes, algo muy importante en un mundo de regulaciones cada vez más estrictas y con combustible más costoso. Finalmente, es más sencillo programar y ofrecer asistentes avanzados como el sistema de aparcamiento autónomo o control crucero adaptativo, por nombrar solamente a algunas, con transmisiones automáticas.

Así, cada vez son menos los coches que se ofrecen con una transmisión manual y todavía menos los que son exclusivamente manuales. En 1999, Alfa Romeo tuvo una solución que era interesante por su premisa pero que falló en la ejecución, aunque si fuera reinterpretada con tecnologías modernas sería muy atractiva para los entusiastas, además de tener un excelente balance entre confort en tránsito y retroalimentación manejando en un camino sinuoso o autopista secundaria.

Esta tecnología Q-System de Alfa, que parece proveniente de un videojuego, también podría calmar los ánimos entre los entusiastas, pues aunque no tiene embrague, integra un patrón H con los cambios en un plano adyacente a la tradicional caja automática PRND, en donde normalmente tendríamos el selector de cambios secuencial con (+, -). Las cajas automáticas actuales con modo manual se llaman secuenciales precisamente porque hay que seguir una secuencia; no puedes cambiar de cuarta a segunda, por ejemplo, sin pasar por la tercera, algo que sí se puede hacer en una caja manual tradicional. Lo interesante es que aquí, teniendo el patrón de H, se tienen los beneficios de confort de una automática junto al tacto de una manual y la capacidad de incrementar o reducir marchas como a ti se te ocurra.

Esta caja Q-System se integró en el Alfa 156 de 1999 con el motor V6 de 2.5 y 190 hp. Una vez seleccionado ‘Drive’, bastaba con empujar la palanca a la izquierda para cambiar manualmente. A diferencia de muchas automáticas modernas con modo manual, esta no sube de marcha si alcanzamos el corte de inyección en aceleraciones y para cambiar basta con mover la palanca a la relación deseada, sin clutch.

Uno de los problemas del Q-System de Alfa estuvo en la ejecución, pues se trata de una transmisión con cuatro velocidades cuando el mismo modelo ofrecía una manual convencional de seis como opción, por lo que los desarrollos eran demasiado largos y solamente era útil en aplicaciones como la del motor 2.5, con mucho torque en cualquier punto del régimen de giro, pero eso podría revertirse fácilmente con los estándares modernos de transmisiones con seis o más cambios. Aunque como dijimos, no hay un pedal de embrague, sería teóricamente fácil programar a la caja para activarlo cuando el conductor suelte el acelerador, tal como lo hacen algunas cajas manuales sin clutch de la misma época.

Alfa Q System

¿Es demasiado denso el tránsito? Perfecto, deja la palanca en drive y despreocúpate. ¿Vas a un camino de montaña interesante? Desliza la palanca y cambia manualmente.