Al momento

Chevrolet Tracker LS vs Renault Duster Iconic, frente a frente

Tracker Duster

La Renault Duster aterrizó en México de nuevo como una alternativa accesible en el segmento de SUVs pequeñas, ¿cómo le va frente a la Tracker?

Renault se ha caracterizado por tener en la Duster a una de las camionetas más baratas de México y aunque esta nueva generación es más costosa que nunca, sigue siendo una propuesta de valor en su segmento y también es mucho más completa, con tecnologías a las que no estábamos habituados en una Duster. Además, la Duster es la única SUV que se vende por menos de 380 mil pesos en versión tope de gama y ya con un motor turbocargado y para acceder a una Tracker por este precio hay que considerar una versión de entrada.

Así, para pensar en un rival con motor y equipamiento similar habría que desembolsar más de 400 mil pesos, pues las versiones turbo de una Kia Seltos, Hyundai Creta o Suzuki Vitara es lo que cuestan. Solo hay una Peugeot 2008 con equipamiento básico, 100 caballos y caja manual o la Chevrolet Tracker LS de la que hablamos, que sí tiene motores turbocargados en toda la gama y que por ese precio tiene atributos interesantes respecto a la Duster, por 381,100 pesos, seis mil más que la Renault también de origen carioca.

¿Qué se obtiene con cada una? La Renault Duster presume de un motor más enérgico que la Tracker, al menos en el papel, con 154 hp y 184 lb-pie de torque frente a 130 hp y 141 lb-pie de la Chevrolet, diferencia poco perceptible por la transmisión CVT en la Duster, que no es tan efectiva como la unidad de seis relaciones con convertidor de par de la Chevrolet, que además tiene una alternativa manual con este motor 1.2 turbo de tres cilindros, en la Duster solo la hay con el motor 1.6 litros de 115 hp.

Así mecánicamente en las sensaciones que dejan no hay una gran diferencia, pero sí la hay en la dinámica, el equipamiento y la seguridad.

Empezando por el comportamiento dinámico, aunque la Duster mejoró mucho con su generación más reciente, el chasis de la Tracker sigue siendo más efectivo y refinado, con una calidad de marcha superior, más firmeza y una dirección mejor ajustada y precisa. En la Duster tenemos una suspensión más blanda y un mayor despeje libre al suelo, lo que le da cierta capacidad para rodar en terracería.

Luego está el equipamiento, aquí hay que hacer sacrificios con la Chevrolet Tracker respecto de la Duster, que tratándose de una versión de entrada no tiene cosas como la cámara panorámica (vaya, ni siquiera tiene cámara de reversa o sensores acústicos), asientos con vinipiel, volante forrado en cuero o clima electrónico que sí se encuentran en la Duster tope. La Tracker responde con materiales más vistosos aun en esta versión básica pero especialmente, con un mejor sistema de infotenimiento desde esta versión base, que es exactamente el mismo que el de las variantes tope de gama.

Es mejor por la nitidez de la unidad y por la calidad de los gráficos, además de tener una interfaz más intuitiva y fluida. La pantalla es de ocho pulgadas en ambas, pero es más sencillo navegar entre los menús de la Tracker que en los de la Duster y sus funciones son más completas, más el hecho de que tiene OnStar con funciones de concierge, respuesta en emergencias y Wi-Fi con 4G LTE. Para terminar de inclinar la balanza, está el factor del equipamiento seguridad que nos parece el más importante.

La seguridad activa mejoró considerablemente con la nueva Duster, integrando ahora control de estabilidad en todas las versiones, pero falta equipamiento de seguridad pasiva, pues es la única en todo el segmento que no ofrece seis bolsas de aire en ninguna de las versiones, con dos cuando hasta un Kwid de la mitad del precio y mucho menor jerarquía en la gama de Renault tiene cuatro; faltan al menos dos bolsas de aire laterales.

Esas omisiones justifican con creces que elijamos a la Tracker como la ganadora, porque es similar en muchos sentidos pero la supera en uno clave, que es el de la seguridad. Habríamos podido omitir todo lo demás, incluido el infotenimiento, si la Duster tuviera un equipo de seguridad pasiva digno de su rango de precios y segmento.