Al momento

Mazda3 Turbo: A prueba el mejor dato de aceleración en México

Mazda3 Turbo

Luego de probar al Mazda3 con motor turbo con pruebas dinámicas en mojado, intentamos conseguir la mejor la aceleración llevándolo al nivel del mar.

Apenas llegó a México, sometimos al nuevo Mazda3 con motor turbo a las pruebas de rigor, incluyendo una versión mejorada de nuestro test técnico con pruebas en mojado para conocer a fondo sus cualidades dinámicas y las ventajas del inteligente sistema de tracción integral que emplea. En ese momento, también fue prioridad usar nuestro equipo VBox profesional para medir los datos de aceleración de 0 a 100 km/h y la frenada.

Bien, después de haber entendido su posicionamiento en el mercado y conocer los datos reales de desempeño en CDMX, que fueron de 7.4 segundos consistentes a 100 km/h y una recuperación de 80 a 120 km/h en unos buenos 5.3 segundos a 16 grados centígrados, quisimos conocer el mejor dato posible de aceleración con el Mazda3 Turbo, así que lo llevamos hasta Acapulco, al nivel del mar, en donde teóricamente los motores de combustión respiran mejor y pueden entregar mejores datos.

Mazda3 Turbo

¿Les ha pasado que pueden correr en la playa por mucho más tiempo que en la Ciudad de México? Esa es la clave, porque a menor altitud, la concentración de oxígeno en el aire es más alta y eso tiene casi el mismo efecto en seres humanos y en autos con motores de combustión. Se estima que un auto pierde un 10% de potencia por cada 1,000 metros de elevación, por lo que a los 2,545 m de altitud a los que hacemos nuestras pruebas un auto puede llegar a tener hasta una cuarta parte menos potencia de la anunciada.

Es cierto que un motor turbo como el del Mazda3 Signature ayuda a compensar una parte y que aun los SkyActiv-G atmosféricos logran mitigar, pero en menor medida, la pérdida de potencia por su alta relación de compresión (13:1). Aunque sean turbocargados, la pérdida de potencia nunca llega a ser cero y esa es precisamente una de las cosas que queríamos comprobar. ¿Qué tan efectivos son el impulsor SkyActiv-G Turbo y todos los trucos que emplea para compensar esta pérdida de potencia? Es claro que entre más cercano fuera el número obtenido a 0 msnm a los 7.4 segundos del mismo auto a 2,545 de altitud, más efectivo sería.

Mazda3 Turbo

No vamos a ahondar de nuevo en el comportamiento dinámico del Mazda3 Turbo, porque todas esas sensaciones ya están en el Super Test Técnico, pero sí haremos algunos apuntes de cosas que se hicieron evidentes solo al manejarlo en autopista por casi 400 km ininterrumpidos.

  • En autopista es más sencillo darse cuenta de la forma en la que está configurado el sistema de tracción integral y sus diferencias con otros sistemas. Aun yendo sin ángulo de giro, el auto está mandando torque a ambos ejes, lo que le da una sensación de aplomo extraordinaria a altas velocidades.
  •  Es muy fácil ejecutar adelantamientos gracias a las 310 lb-pie de par, disponibles en su totalidad desde las 2,000 rpm. Incluso sin usar el modo manual o presionar de más el acelerador para pedir un cambio descendente.
  • Es un viajero casi perfecto, porque es capaz de rodar a ritmos altos con mucha seguridad, una marcha fascinantemente bien resuelta y refinada y la insonorización que conocemos de cualquier otro Mazda3.
  • Gasta más de lo que imaginábamos: a ritmos de 120 y 130 km/h difícilmente pasamos de los 10 km/l, pero es capaz de hacer hasta 14 km/l si bajamos la velocidad promedio a 90 km/h.
  • El tanque de combustible es pequeño y el medidor demasiado protector: Tiene 48 litros de capacidad, así que pierde tres respecto del modelo con motor atmosférico por una cuestión de empaquetamiento del sistema AWD. Además, como estamos acostumbrados en otros Mazda, el medidor de combustible indica que la reserva es mucho más grande de lo que realmente es, así que si llenamos el tanque cuando el medidor dice que queda muy poca gasolina, notaremos que todavía había mucha más, aunque el medidor indicara que quedaban pocos km de autonomía.

Mazda3 Turbo

Sin más, a las pruebas

Hicimos las pruebas en una mañana templada, al menos para estándares de la siempre calurosa Acapulco, cuando el termómetro marcaba 23 grados centígrados. Las llantas habían sido calibradas en frío a la presión indicada por el fabricante una noche antes y hasta nos fijamos en tener un nivel de combustible similar por una cuestión de peso. Cuando las hicimos en noviembre 2020 en CDMX tenía poco menos de un cuarto y esta vez, el medidor marcaba justo en el cuarto.

Hicimos tres ejercicios de aceleración 0 a 100 km/h con el Mazda3 Turbo en una zona segura y con pavimento en buen estado y otras dos pasadas de recuperación 80 a 120 km/h. Los resultados fueron sorprendentes, porque acelerando hasta 100 km/h, apenas gana medio segundo respecto al mejor dato obtenido en la Ciudad de México y queda en 6.9 segundos en el mejor de los casos, con los otros dos ejercicios de 7.0 segundos.

El dato de recuperación fue inesperado considerando que ya conocíamos el de aceleración en el Mazda3 Turbo al nivel del mar, pues si bien este no tuvo demasiada variación respecto a lo obtenido en la Ciudad de México, la recuperación mejoró por un segundo entero y se quedó en 4.3 segundos, que no están muy alejados de lo que hemos obtenido en autos de mayor jerarquía. Para ponerlo en perspectiva, al nivel del mar iguala los datos de aceleración y recuperación de una Aviator PHEV, mucho más pesada pero también con 630 lb-pie inmediatos de torque gracias a su sistema híbrido.

La prueba de la frenada la repetimos por mera curiosidad, aunque esta no se ve afectada de ninguna forma por la altitud. Y el resultado fue lógico, pues los 37.7 metros fueron casi calcados a los 37.8 que hizo en CDMX.

La historia detrás de los números

La conclusión del ‘experimento’ de aceleración que hicimos con el Mazda3 Turbo es lógica y, nos parece, muy positiva. Primero, porque a pesar de ser mínima, sí hay una diferencia en la aceleración estando al nivel del mar, algo que muchos aseguran no existe, pues dicen que un motor turbo no pierde potencia con la altitud; sí pierde, pero en una proporción mucho menor que un naturalmente aspirado.

En segundo lugar, creemos que es positiva porque se demostró que todos los trucos empleados por Mazda en este motor, como el barrido de gases de escape, la recirculación de gases de escape refrigerados, la relación de compresión de 10.5:1 y el turbo de presión dinámica tienen un efecto profundo en la forma en que el motor entrega el torque y hacen que no haya una diferencia marcada cuando se hacen pruebas con 2,545 m de altitud entre ellas. Es positivo que el auto se comporte prácticamente de la misma forma en una ciudad u otra.

Finalmente, confirmamos una teoría que teníamos desde antes de salir de la Ciudad de México con respecto a los motores turbo. Cuando hablamos de este tipo de propulsores, la temperatura es un factor mucho más relevante que la altitud en lo que al desempeño del motor respecta.