Al momento

JAC J7 Limited vs VW Jetta Comfortline, compra por 420 mil pesos

La pregunta es ¿para qué me alcanza? Por ello hacemos un análisis comparativo y Test Técnico entre el JAC J7 y el VW Jetta, en la barrera de los 420 mil pesos.

En México, muchos compran por precio y no solamente revisan por segmento o versiones. El punto clave es, ¿qué puedo comprar con…?

Con esta premisa buscamos sedanes compactos bien equipados que no fueran los más caros del segmento, análisis que también nos piden para la compra de auto en México.

Con ello, el segmento de sedanes compactos tiene en el Jetta uno de los autos de referencia, no por equipamiento, sino por calidad de marcha y de construcción.

En México, constantemente se ha colocado como favorito por su dinámica y tren motor. Es, además, una de las mejores compras en sus versiones de entrada precisamente por su marcha sólida, caja y motor.

Junto con modelos como el Sentra o el Mazda3 se pelean mes tras mes el liderato en ventas.

Con ello como premisa, la llegada del JAC J7, el primer compacto de la marca con carrocería liftback, con una amplia gama de equipamiento y un tren motor similar al Jetta (ambos 4 cilindros turbocargados, 148hp para el JAC y 150hp para el Jetta) nos permite analizarlos y ver qué ofrece cada modelo desde su punto de vista para quien busque un sedán familiar competente.

El JAC J7 se ubica en 420 mil pesos para la versión tope mientras que, por una cantidad cercana, 417 mil pesos en números redondos, nos alcanza para una versión de entrada-intermedia del Jetta, el Comfortline.

El primero tiene un amplio listado de equipamiento de confort y hace lo correcto, que lo volteen a ver y abrir una posibilidad de compra para quienes nunca habían pensado en JAC como una alternativa a los tradicionales sedanes compactos.

Del otro lado, el Volkswagen cumple con el equipamiento y destaca más por su manejo y probada confiabilidad.

Espacio y capacidades

EL J7 mide 4.7m de longitud por 4.6m del Jetta. Tenemos 540 litros de cajuela en el JAC por 510 en el VW. A pesar de que en el J7 tenemos una mayor distancia entre ejes, con 2.7m vs 2.6m del Jetta, el espacio interior está mejor aprovechado en el ensamblado en Puebla.

Adelante, en altura para la cabeza, tenemos hasta 965mm en el Jetta por 940mm en el J7; cotas para las piernas hay 1,046mm en el alemán vs 1,086mm en el chino.

Atrás, el Jetta es más amplio casi hasta 7 cm en el espacio para piernas (967mm vs 900mm), un dato importante para los que buscan habitabilidad aunque en cajuela, el JAC ofrece 540 litros contra 510 del Jetta con, además, una quinta puerta que permite tener muy buen acceso a la zona de carga.

También hay una diferencia en cuanto al peso: el recién llegado para la báscula en los 1,440 kg por 1,393 del Jetta.

También destaca que el J7 tiene un eje posterior con multilink, mucho más elaborado que el del Jetta y que, en el papel, supone un mejor comportamiento y manejo en caminos revirados o en el ejercicio del alce del que hablaremos más adelante.

La dirección es eléctrica, muy rápida, pero la sentimos algo ligera en comparación contra el Jetta que tiene un poco más de peso. Esa misma ligereza luego no nos permite saber muy bien en dónde están las ruedas, aunque por el otro lado es sumamente confortable en el día a día.

Equipamiento frente a frente

Aquí también encontramos diferencias a favor del J7. El modelo chino tiene una amplísima lista de equipamiento, entendiendo justo su necesidad de hacerse notar y pararse lo mejor posible en un segmento sumamente difícil, pues aquí las marcas hacen inversiones y desarrollos millonarios para concebir plataformas globales, sólidas, efectivas, que incluso sean capaces de soportar otro tipo de carrocerías.

El J7 ofrece vestiduras en piel, solo ajuste de altura en el volante, control de velocidad de crucero, apertura, cierre y arranque con llave de presencia, techo panorámico, faros, calaveras, niebla y luces diurnas de LED, incluyendo luces direccionales de alumbramiento en curva, rines de 17”, logo de bienvenida que se proyecta sobre el piso, retrovisores calefactables, climatizador con salida de aire acondicionado para las plazas traseras, vestiduras en piel con asientos de conductor y pasajero de una sola pieza, asiento eléctrico en la banca y calefactable para el conductor, equipo eléctrico, luz ambiental con hasta 64 colores y patrones de iluminación que lo hacen al ritmo de la música sobre puertas y tablero, un equipo de sonido de 8 bocinas, un clúster digital de 10”, pantalla central táctil de 10.4” con conectividad para Apple Car Play y Android Auto y cámara de 360º en HD, con sensores de estacionamiento adelante y atrás y asientos de una sola pieza.

La pantalla es grande, vistosa, pero no es de reacciones muy rápidas y el menú para operarla es complejo. La marca nos comentó que estaban trabajando en los últimos detalles para resolver el tema de la rapidez y conectividad.

En seguridad agrega seis bolsas de aire, frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS, controles de tracción y estabilidad, asistente de arranque en pendientes, monitor de presión de neumáticos, alerta de tráfico posterior cruzado y alerta de punto ciego.

El Jetta, en esta versión intermedia, también cuenta con luces automáticas, faros, calaveras y luces diurnas de LED y rines de 16”, apertura, cierre y arranque con llave de presencia, pantalla táctil de 6.5” con Apple Car Play Android Auto, comandos por voz, cargador inalámbrico, aire acondicionado, control de velocidad de crucero, cristales de un solo toque e interiores en tela.

Aunque la pantalla del Jetta es más pequeña, el funcionamiento es más rápido y preciso y el menú del auto se opera junto con algunos controles del volante, haciéndolo más práctico.

En seguridad ofrece seis bolsas de aire, frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS y controles de tracción y estabilidad.

Materiales y ensamble

El J7, a primera vista, luce más lujoso y mejor terminado que el Jetta, que apuesta por un diseño más tradicionalista, limpio y sobrio.

En materiales el JAC es mucho más vistoso y contamos con plásticos de muy buena hechura y sensación de tacto que no tenemos en el Jetta, que aboga por plásticos más sencillos y, aunque en ambos el ensamble es muy bueno, el Jetta es mucho mejor terminado, se nota más sólido e incluso mejor insonorizado cuando rodamos, cosa que en el JAC no se consigue del todo, hay mucha filtración del ruido del motor y banda de rodamiento de los neumáticos.

Motor, caja y datos de prueba

Aunque ambos son turbo, notamos diferencias en el desempeño entre ambos. Tenemos que aclarar que la marca nos dijo que el auto que tuvimos para evaluar era aun preproducción. Estaban por hace un ajuste final a la respuesta de la caja CVT, así es que esperamos que estos números mejoren.

EL JAC echa mano de un 4 cilindros de 1.5T de 148 hp y 150 lb-pie engarzado a una caja CVT con ocho cambios simulados.

El Jetta, por su lado, tiene el ya probado 1.4T con 150 hp y 180 lb-pie de torque, acoplado a la caja Tiptronic de 6 cambios también con modo manual.

En nuestras pruebas, el Jetta consiguió el 0 a 100 km/h en 10.0s, y la recuperación de 80 a 120 km/h en 6.7s.

Del otro lado el JAC consiguió el primer dato en 15.1s y la recuperación en 10.8s. Si bien el motor es turbo, notamos un rango de soplado realmente corto, apenas entre las 3,000 y las 4,500 rpm, más arriba carecemos de torque y hace mucho ruido; además la caja CVT no exprime con eficiencia las 150 lb-pie.

En el dato de frenada desde los 100 km/h, el Jetta se detuvo en 43.7m con muy buena resistencia a la fatiga, mientras que el JAC se extendió hasta los 46.7m vía un pedal con respuesta algo esponjosa y llantas con un treadware (540) alto para garantizar durabilidad y consumo. Del mismo modo la frenada mostró síntomas de fatiga hasta casi llegar a los 49m de distancia.

Si hablamos de su calidad de marcha, en el JAC nos quedan a deber neumáticos menos ruidosos y amortiguadores con mejor filtrado, porque sí son suaves, como lo verán en los ejercicios de prueba, pero son ásperos, transmiten mucho de las imperfecciones del camino y también extrañamos mayor insonorización.

Como mencionamos la dirección es ligera, rápida, pero no tenemos mucha comunicación entre la misma y las suspensiones.

Del otro lado, el Jetta cumple con lo que ya conocemos. Se percibe sólido, con una plataforma que sabemos puede soportar más dosis de potencia, compartida con más marcas del grupo y un trabajo de insonorización más efectivo incluso a velocidades de autopista.

Se siente bien plantado a pesar del eje posterior menos elaborado que el del JAC, al final, se siente más refinado en general.

Test Técnico

Realizamos tres pasadas en cada uno de los autos, empezando en los 59 km/h y hasta los 72 km/h. Recuerden que no conocemos las reacciones del auto y no ensayamos las pasadas, para recrear una situación de emergencia y la respuesta de plataforma, dirección, amortiguadores, llantas y sistemas de seguridad activa.

En estricto orden alfabético, iniciamos con el JAC, que mostró mucho rolling de la carrocería y una dirección muy rápida pero que no nos deja conocer bien donde se encuentran las llantas apoyadas.

El eje posterior se percibe suelto en los primeros ejercicios con un ESP que tiende a actuar selectivamente para ayudar a la demanda de la dirección.

A mayor velocidad, los neumáticos pierden adherencia y tiende a subvirar; el eje posterior pierde también trayectoria y el ESP no reacciona con rapidez; debemos aplicarnos con la dirección a moverla muy rápido de un lado a otro para mantenerlo en los carriles.

Por su lado, el Jetta es más aplomado en las reacciones. La dirección es igual de rápida pero con más peso lo que nos permite tener un mejor trato de las reacciones; también el chasis se muestra más firme y sabemos qué pasa en cada eje.

A diferencia del JAC, el Jetta permite al bastidor trabajar más y no depende tanto de las asistencias electrónicas. Hay subviraje también de los neumáticos pero no tan acusado y el eje posterior, a pesar de tener un esquema menos elaborado que en el J7, es menos brusco en las reacciones y nos permite controlar mejor al coche en el ejercicio, sin tanta histeria en el volante.

Costo de propiedad y valor por tu dinero

Al final, nuestro técnico evalúa todas las partes importantes de los autos: calidad general, materiales, ensamble, equipamiento de confort y de seguridad, motor, caja y ejercicios de pruebas que nos permiten conocer a la perfección todos los detalles del auto.

Con ello, somos lo más justo posibles en las cosas que destacan y deben mejorarse de los productos.

De este modo, en la evaluación y puntaje, el JAC sale a relucir en equipamiento, sobre todo reconociendo ítems como el monitor de punto ciego o las luces direccionales, la pantalla luce mucho, pero es complicada de operar y el menú es rebuscado; el mismo tamaño distrae y nos obliga a quitar la vista del camino para acceder a funciones que con un solo botón se operan en el Jetta.

La iluminación ambiental se agradece suma en el acumulado junto con el techo panorámico.

Es muy competitivo en espacio, pero con oportunidades de mejorar en calidad de ensamble e insonorización que le hacen transmitir ruiditos y mucho del exterior. En tren motor se queda detrás no solo del Jetta, sino de los principales jugadores del segmento, con una caja que no sabe aprovechar al motor turbo, que también le falta una zona de empuje más contundente.

Eso le afecta en consumo y desempeño; la amortiguación es muy suave buscando confort pero tampoco tenemos buena filtración del camino, es más bien áspera, seca, y eso resta calidad de marcha.

La frenada y la recuperación están en promedios de segmentos inferiores.

A favor tenemos una garantía que el Jetta no ofrece o por lo menos no sin pagar un extra, pero todavía los clientes no le encuentran el valor que merece, de ahí que en el costo de propiedad la depreciación sea más elevada que en el VW, que en el mercado de usados es muy cotizado.

El seguro es mejor para el JAC mientras que el costo por consumo va mejor en el Jetta por una buena cantidad.

Conclusión

Estamos ante el mejor JAC que hemos podido conducir. La calidad de materiales, ensamble y nivel de equipamiento, es bastante completo.

El acercamiento a un segmento tan competitivo es adecuado y con los argumentos que domina bien la marca y, aunque se coloca todavía lejos en términos dinámicos y de calidad de marcha frente al Jetta, quien busque un modelo con una imagen menos tradicional y con detalles de equipamiento que se pueden valorar, tiene una opción a un precio competitivo.