Al momento

Audi e-tron Sportback, primer contacto: 5 puntos que debes conocer

Audi e-tron Sportback 2021 Autología

Manejamos en un primer contacto la Audi e-tron en su carrocería Sportback más distintiva, con la tecnología característica de la marca como bandera.

Audi presentó en México al segundo modelo de su familia de autos 100 por ciento eléctricos, el e-tron Sportback. Aunque estructuralmente es idéntico al e-tron regular que probamos, suma opciones tecnológicas que hasta este momento al menos no estaban disponibles en su hermano con carrocería más racional, como los faros Matrix LED frontales y las cámaras laterales en lugar de los espejos retrovisores tradicionales.

Audi e-tron Sportback 2021 Autología

Discreta y estilizada

Visualmente, las diferencias con la e-tron Sportback son como las que hay entre la Q3 y la Q3 Sportback, pues debemos decir que a pesar de la silueta marcada de coupé, esta no se entromete demasiado a la cabina y no roba espacio de carga ni en las plazas traseras.

Frente a su competencia más directa, la e-tron y e-tron Sportback no parece gritar a los cuatro vientos que se trata de un vehículo eléctrico y simplemente parece un modelo más de Audi, elegante y con trazos reconocibles. Mientras, la Model X de Tesla está directamente ligada a la electrificación y la Mercedes EQ C y Jaguar I-Pace apelan al aspecto futurista para atraer compradores.

Audi e-tron Sportback 2021 Autología

Sorprendente tecnología

La tecnología es parte clave de la nueva Audi e-tron Sportback, porque es la primera que se ofrece en México sin espejos retrovisores laterales. En su lugar, integra cámaras en los costados y proyecta la imagen en dos pantallas ubicadas en cada una de las puertas frontales, que pueden además ajustarse como se haría en espejos convencionales.

Al inicio cuesta acostumbrarse al espejo porque por costumbre lo primero que se hace antes de ejecutar un cambio de carril o una maniobra de estacionamiento es buscar el espejo, pero solamente se encuentra el montaje de las cámaras laterales. Sin embargo, a esto te acostumbras tras unos kilómetros manejándola, pero cuesta más entender que, al no haber un reflejo físico, no podemos buscar diversos ángulos del espejo para ver más allá.

Los faros Matrix LED, también opcionales, pueden proyectar diferentes patrones y animaciones al exterior al salir o entrar a la e-tron Sportback y estos son visibles especialmente en espacios abiertos y de noche.

Audi e-tron Sportback, Los Ángeles 2019

Un interior que encanta

Como en la e-tron regular, la Sportback tiene un interior encantador que nos parece está al nivel del buque insignia de la marca, el Audi A8, por los materiales empleados y especialmente por la excelente calidad de ensambles, que roza lo impecable. La distribución de las dos pantalla táctil con la nueva interfaz MMI táctil, que se complementan con cuero y menos acabados brillantes que en otros modelos como el A6 y el A8.

Los gráficos no van hacia lo espectacular como en la Mercedes, pero nos parecen incluso más funcionales e intuitivos y con el tiempo se hace cada vez más sencillo encontrar y navegar por los distintos menús de audio, navegación, configuración y clima, con códigos de colores amigables e iconos grandes.

Además, el sistema de cámaras es idéntico al de otros nuevos Audi y apoyan en maniobras en espacios pequeños, con una impresionante cámara 3D que crea un render del auto y coloca alrededor las imágenes de las cámaras, yendo un paso más allá de las unidades que conocemos para asegurar al conductor que el camino está libre.

Los asientos también son espectaculares, con soporte lumbar de cuatro posicione. Quien no va cómodo, es porque no quiere, porque la insonorización llega al extremo de laminar todos los vidrios laterales, alterando la sensación de velocidad para llegar a niveles que no habíamos visto en ningún otro eléctrico y se ayuda del silencio tradicional de un EV en marcha.

Audi e-tron Sportback 2021 Autología

e-tron Sportback: Tremendo aplomo e intensa aceleración

Aunque la e-tron Sportback es muy pesada y la sensación de rodadura es la de ir a bordo de un auto blindado, el aplomo es tremendo por la seguridad con la que pisa y por la extraordinaria capacidad de absorción y filtración de la suspensión neumática, para una marcha mucho menos nerviosa que en la Jaguar I-Pace a costa de dejar de lado un poco de la agilidad del producto inglés, pero en calles que conocemos y en las que sabemos que habrá brincos, la e-tron Sportback, como su hermana SUV, simplemente absorbe, estabiliza y sigue.

El silencio que en ciudad cautiva, en carretera encanta aún más. Es una máquina hecha para largos viajes que rueda con toda seguridad y precisión porque además se apoya en un arsenal de asistencias de conducción semi-autónomas que a ratos podrían pecar de intrusivas, pero que son tan acertadas en su actuar que tampoco optamos por apagarlas​, gracias a que procura mantener la ancha carrocería de más de dos metros entre espejos al centro del carril y frena por sí misma si nos acercamos demasiado al auto precedente, pero tampoco a un nivel paranoico ni dejando un espacio excesivo que nos haga entorpecer el tráfico.

Aud e-tron S Sportback quattro

Sistema e-quattro

Esto, en conjunto con el bajo centro de gravedad que se consigue montando las baterías bajo la cabina, le dan al e-tron una compostura extraordinaria en autopista, aun a velocidades altas y con condiciones adversas de clima.

Los 408 caballos y un torque no tan elevado para estándares de un crossover eléctrico, con 489 libras-pie, proveen una aceleración intensa. El arranque es más como el de un gran sedán de lujo con ocho o doce cilindros, que no nos pega al asiento en un comienzo pero igual va ganando velocidad con constancia y sin dramas.

Tracción integral, ahora e-quattro eléctrico

Audi es reconocida por sus sistemas de tracción integral, esos que lo hicieron campeón del WRC en los ochenta con el Audi Quattro. La e-tron es el primer modelo que emplea el sistema e-quattro, con tracción integral permanente para un sistema de propulsión cien por ciento eléctrico.

Se coloca un propulsor en cada eje y el sistema busca siempre aprovechar cada uno de ellos con su punto de mayor eficiencia. Al arranque, la potencia prioriza al eje posterior, mientras que a velocidades crucero, cuando la distribución de pesos se neutraliza se reparte equitativamente y siempre se prioriza la llanta con mayor tracción.