Al momento

Reparación de abolladuras: Hágalo usted mismo

Reparación Abolladuras

Existe una manera económica de deshacerse de esas pequeñas abolladuras sin necesidad de pintar, para mantener nuestro auto en buena forma

Mantener en buenas condiciones nuestro auto, independientemente del modelo que se trate, siempre será un orgullo, pero, también, significará que el valor de nuestro auto, al momento de ponerlo en venta, se verá menos afectado.

Reparación Abolladuras

Aún con los conductores y propietarios más experimentados, el riesgo de sufrir una abolladura pequeña se mantiene siempre latente, sobre todo en las partes bajas de nuestro auto.

Sin embargo, hay distintos métodos, para “sanar” esas imperfecciones en nuestros vehículos sin necesidad de pintar, que nos podrían ahorrar mucho dinero, aunque se requiera de herramienta especial.

Hay que entender, que este método es bastante útil para esos pequeños golpecillos que no alcanzaron a remover la pintura de nuestro auto, pero que dañan la vista del vehículo en general.

Kit Reparación Abolladuras

Actualmente, existen kits en venta para realizarlos nosotros mismos que no pasan de $1,000 pesos, que incluyen un martillo deslizante y pestañas de extracción para removerlos sin demasiadas complicaciones.

Además del martillo lateral deslizante y de las pestañas para sacar las abolladuras, necesitamos alcohol isopropílico, un paño limpio, una espátula de plástico y pegamento de silicon caliente.

Entre las distintas opciones de kit de reparación de abolladuras, puede haber paquetes más completos que incluyan todo lo que se necesita para hacerlo, pero depende de su disponibilidad.

Manos a la obra

Abolladura

La pequeña abolladura en este Peugeot 308 que se muestra en las imágenes se hizo al aparcar demasiado cerca de la acera, resultando en un pequeño golpe en la parte más baja del auto.

Limpiar Superficie Abolladura

Para iniciar, necesitamos limpiar muy bien la superficie a tratar, para remover cualquier tipo de grasa o suciedad que tenga, aquí es donde entra el paño con alcohol, para que el pegamento funcione de manera correcta.

El kit de reparación de abolladuras debe contar con pestañas de extracción de distintos tamaños, por lo que hay que escoger el que más de adecue para lo que necesitamos extraer, en este caso el más pequeño.

Aplicar Pegamento Caliente Pestaña Extraccion

Después, necesitamos conectar nuestra pistola de pegamento de silicon y esperar hasta que esté lo suficientemente caliente para aplicarlo en la pestaña de extracción. Es decir, cuando empieza a salir por su propia cuenta de la pistola.

A continuación, se aplica una capa de pegamento sobre la pestaña y se coloca en el centro de la abolladura. Hay que esperar a que el pegamento caliente se seque por completo (toma un par de minutos), de lo contrario no funcionará adecuadamente.

Pegar Pestaña Extracción

Es momento de utilizar nuestro martillo deslizable, colocando la abrazadera correspondiente para la pestaña y colocarla en su posición, para comenzar a sacar la abolladura.

Martillo Deslizante Pestaña Extracción

Tenemos que aclarar que, poner mucho entusiasmo en el martillo, puede empeorar la abolladura rápidamente, por lo que sugerimos no dar un golpe muy fuerte de inicio, es mejor empezar poco a poco, para ver como reacciona el panel donde está la abolladura.

Tirar Martillo Deslizante

Conforme tiramos del martillo, nos damos cuenta como la abolladura va cediendo y es muy importante no excederse con la fuerza aplicada, pues podemos crear una superficie irregular en el área de la abolladura.

Después, la pequeña espátula de plástico nos ayudará a remover la pestaña con pegamento de nuestro auto, así como el exceso de pegamento que se haya quedado en la superficie.

Remover Exceso Espátula

Por último, es posible que necesitemos pulir la parte que reparamos, para quitar rayones sufridos con la abolladura. Hay que tomar en cuenta que este ejercicio, puede desvanecer algunos golpes, pero en casos complicados, simplemente los puede aminorar.

Sea cual sea el caso, siempre es bueno intentar reparar nuestro vehículo, pues mantenerlo en buen estado, seguramente prolongará la vida útil y el valor de reventa del mismo.