Al momento

Lincoln Aviator Grand Touring PHEV 2021 – Test – Lujo honesto

Lincoln Aviator PHEV

Para Lincoln, la nueva Aviator es parte de su renacimiento como marca de lujo y la PHEV que probamos es un adelanto de su futuro electrificado.

Lincoln está encaminada a ser de nuevo un referente en el segmento de autos de lujo, pero con un enfoque completamente distinto al de sus rivales europeos y asiásticos. Lincoln no ha mostrado interés en desarrollar autos Premium con un foco deportivo como sí lo hacen BMW, Audi, Alfa Romeo, Cadillac y hasta Acura, sino que se han concentrado en la experiencia pura del lujo y la Aviator PHEV es una clara muestra de ello.

La primera pista viene con el interior, pues la calidad de los cueros y plásticos en la cabina es sobresaliente y no tiene nada que envidiarle a los materiales usados por los alemanes, además de tener maderas y metales auténticos en el tablero y en las puertas, que potencian la sensación de lujo auténtico y honesto. Si algo tiene la apariencia de cuero o madera, puedes estar seguro de que no será una imitación.

Esta experiencia llega hasta a detalles simples, como sonidos de alerta especialmente desarrollados para la Aviator por la Orquesta Sinfónica de Detroit o las puertas con el agradable ‘soft close’.

También los ensambles y esa era un área en la que los coches estadounidenses no habían estado a la altura cuando se comparaban con los alemanes, referentes en este sentido. Hay una sensación de solidez que cada vez es más común en los coches nuevos que probamos de Lincoln y de su marca matriz Ford y a la que francamente no estábamos habituados.

Como un crossover grande de lujo el espacio es vital y en la versión tope de gama que manejamos hay suficiente, aunque por tener la configuración con asientos de capitán para la segunda fila de asientos, la capacidad está limitada a seis pasajeros; podríamos esperar al menos siete con una tercera fila para tres ocupantes. El espacio detrás de la tercera fila es coherente con el enfoque familiar, con 510 litros muy aprovechables por las formas cuadradas del habitáculo.

Los asientos, especialmente en la primera y segunda fila son sobresalientes. Al frente aparecen los ya conocidos asientos MultiContour estrenados en el Continental, que permiten encontrar un postura de manejo adecuada y cómoda con mucha facilidad además de resistir a la fatiga en viajes largos por reglajes como el lumbar de cuatro posiciones, con calefacción y enfriamiento en las dos primeras filas y una muy completa pantalla táctil en la consola de la segunda fila para los controles del audio y del clima, que tiene cuatro zonas independientes.

Remata la propuesta tecnológica con un cuadro de instrumentos digital y personalizable de 12.3 pulgadas, más la unidad táctil central de 10 pulgadas con interfaz Sync y sistema de audo Revel de 14 altavoces.

De serie en todas las versiones cuenta con asistencias avanzadas a la conducción, empezando por el monitoreo de punto ciego, alerta de tráfico posterior en cruce, ayuda de estacionamiento, frenado autónomo de emergencia con detección de peatones, y dirección de volante anticolisión con mantenimiento de carril.

De lujo desde la base

Si bien es cierto que Lincoln no tiene una plataforma exclusiva para la Aviator PHEV como sí lo hacen los alemanes, la base sigue siendo extraordinaria y forma parte de la propuesta de Lincoln como marca de lujo, pues la finura e insonorización la ponen en otro nivel. Lincoln entendió que no se trata de que la plataforma sea compartida con la Ford Explorer, sino de las diferencias que pueda tener para ponerla en otro espectro y justificar su precio.

Dicho de forma simple. Sí comparte la base con la Ford pero es mucho más que la Ford con otro juego de emblemas.

La suspensión es blanda y eso ayuda a mantener vibraciones provenientes de la rodadura lejos de los ocupantes, pero también debemos decir que el control del bastidor es sumamente bueno, con respuestas predecibles ante irregularidades a media curva y si acaso con un poco de rolling para anunciar que los límites de adherencia están cerca. La sensación es de sofisticación, con casi total silencio y solidez en la marcha, apoyado por el peso de 2,570 kg en esta versión, casi 400 más que en las versiones regulares.

La dirección nos recuerda a las otros modelos del consorcio, pues es sumamente rápida y especialmente al centro, facilitando cambios de carril o la entrada en una curva con apenas un movimiento rápido de las manos.

La propuesta mecánica de la Aviator PHEV es por demás interesante, pues asocia el mismo motor biturbo de 3.0 litros de otras variantes y la transmisión automática de 10 relaciones a un sistema enchufable con batería de 13.6 kWh de capacidad y un motor eléctrico de 100 hp (75 kW) que dan en conjunto 494 caballos y 630 lb-pie de par, además de una autonomía en modo eléctrico homologado en 34 km, que puede variar en función de los hábitos y condiciones de manejo.

En nuestras pruebas, dificilmente pasamos de 25 km en modo EV aunque con la batería cargada y manejando en el modo Moderado con nuestros hábitos regulares conseguimos consumos de 10.9 km/l en ambientes urbanos, sobresalientes en un crossover de este tipo.

Otros modos de manejo son el Emoción, que es una suerte de modo sport, pero que no se llame de esa forma dice mucho de las intenciones de la Aviator y de Lincoln como marca, EV, Resbaladizo y Conservar EV, que mantiene la carga de la batería para usarla más adelante.

Pasando a las pruebas dinámicas, la Aviator PHEV aceleró a 100 km/h en 6.9 segundos, mejorando por una décima el registro de uno de sus rivales más directos, la BMW X7, aunque esa no tiene una asistencia híbrida y tiene un precio base más bajo, posicionándose como rival de las versiones regulares con motor de gasolina. El peso le juega en contra en la frenada, con un dato de 42.4 metros aunque de nuevo, estamos seguros que las versiones regulares con una dieta más estricta y sin el sistema regenerativo arrojarán un número más cercano a los 38.5 metros de la X7.

Recuperó de 80 a 120 km/h en 4.3 segundos, un dato que normalmente esperamos de deportivos, ejemplificando la presencia del motor eléctrico de 100 hp y 221 lb-pie de torque inmediato. A pesar de los números, el tren motor no es explosivo y entrega la potencia de forma progresiva, además de aprovechar la suavidad de funcionamiento del V6 y el silencio del modo EV a bajas velocidades a su favor para sumar a las sensaciones de refinamiento que debe de tener un vehículo de lujo.

Puntaje máximo Lincoln Aviator PHEV
Calidad y equipamiento
Materiales y ensamble 10 9
Ergonomía 10 9
Habitabilidad 10 9
Cajuela 10 9
Equipo de seguridad 20 20
Confort y conectividad 10 10
Motor 10 10
Transmisión 10 10
Calidad de marcha 10 9
Consumos 10 9
Suma 110 104
Pruebas dinámicas
Aceleración 10 10
Frenada 10 7
Recuperación 10 9
Suma 30 26
Total 140 130
Precio  $       1,949,000
Relación costo/beneficio  $       14,992.31

¿Y cómo se codea la Aviator PHEV con las alemanas? La propuesta es completamente diferente porque como decíamos, no pretende ser un vehículo con orientación deportiva como la BMW X7 o Mercedes GLS y esa propuesta única es lo que hace que tenga mucho sentido, aprovechando su peso, tamaño y tren motor para brindar tradicional lujo estadounidense para seis.

La tabla de calificaciones lo dice todo, con calificaciones casi perfectas en todas las áreas de calidad y equipamiento y buenos datos en pruebas de aceleración y recuperación que la hacen un vehiculo viajero ideal. Con sus 9.9 km/l de rendimiento mixto, el costo de combustible es eqiparable al de muchas SUVs compactas y el seguro no fue tan alto como pudimos haber esperado.

Costo estimado de propiedad en el primer año Lincoln Aviator PHEV
Combustible*  $                                             31,060.61
Seguro**  $                                             27,959.00
Mantenimiento***  $                                               3,900.00
Costo total  $                                             62,919.61
Consumo mixto (km/l) 9.9
Km recorridos por año estimados 15,000
Precio combustible ($) 20.5
Precio de la versión probada $1,949,000
Precio estimado de venta luego de 3 años de uso  $                                             1,461,750
Depreciación a 3 años 25%
Costo de combustible estimando 15,000 km por año y un precio de 20.5 pesos por litro*
Cotización anual para un hombre de 27 años residiendo en la Zona Metropolitana de la CDMX**
Mantenimiento autorizado los primeros 12 meses o 15 mil km***

En total, obtenemos un costo de propiedad de casi 63 mil pesos en el primer año, algo que los dueños asiduos de autos de lujo podrán digerir fácilmente. Nuestra depreciación estimada, tomando como base datos de soloautos.mx es del 25 por ciento en los primeros tres años, por lo que podrías venderla luego de este periodo en aproximadamente 1.46 millones de pesos.