Al momento

Hyundai presenta la Tucson N Line, sin el motor que esperábamos

Tucson N Line

Hyundai presentó a la Tucson N Line como un mero paquete estético, que mantiene las mismas mecánicas de las variante convencionales.

La Hyundai Tucson N Line ya se presentó oficialmente en Europa luego de varios meses de especulación, pero no tiene cambios importantes que la certifiquen como la SUV deportiva y rival de la Cupra Ateca que muchos esperaban. Sin embargo, sí podría ser un adelanto de una hipotética Tucson N para más adelante, con los mismos cambios estéticos pero con el motor turbo de 2.5 litros y 290 hp que se anticipaba desde el debut de la nueva generación a finales del año pasado.

Hacer que el diseño exterior fuera todavía más llamativo en la Tucson N Line no debió de ser tarea fácil, pues las versiones regulares son bastante extravagantes y tiene trazos de mucha personalidad, aunque este paquete suma una toma de aire inferior más ancha y faros con nuevos biseles que enfatizan la sensación de anchura. Asimismo, tiene una panel inferior rediseñado y cuenta con un sutil logo N en la parrilla.

También hay más piezas exteriores al color de la carrocería, que le dan un aspecto más deportivo mientras que en la parte de atrás añade un alerón más grande en el techo y una defensa rediseñada, que da la impresión de tener un difusor integrado. Otros diferenciadores son las salidas de escape duales y los rines de 19 pulgadas con tapa de la marca N.

El interior tiene una atmósfera más deportiva, con asientos de butaca que proveen un mejor soporte que los de las versiones de serie, así como una combinación de cuero y gamuza en la tapicería y bordados en color rojo contrastante, que se encuentra también en el volante específico.

Mecánicamente, se anuncian para Europa los mismos motores en la Tucson N Line, empezando por un 1.6 litros diésel de 136 hp y llegando hasta el plug-in hybrid con 265 hp construido alrededor del conocido 1.6 litros turbo del consorcio. Aunque los números de este PHEV prometen, el motor que realmente queríamos ver en una rival de Hyundai para la Cupra Ateca era el nuevo 2.5 litros turbo estrenado en el Sonata N Line y en el Kia K5 GT, pero así se queda más como una rival de la SEAT Ateca FR, pues ambas cuentan con el aspecto deportivo pero sin el motor indicado.

Tucson N Line

El único cambio contemplado en la Tucson N Line que podría alterar la dinámica de conducción es el de la recalibración de la suspensión adaptativa para una marcha más firme y una dirección más conectada y de tacto ligeramente más pesado.

En México esperamos a la nueva Tucson 2021 en las próximas semanas y probablemente podamos tener el acabado N Line con el motor 2.5 litros de 190 hp, para hacerle frente a la Tiguan R-Line o a su prima hermana, la Sportage GT Line, que también tienen una estética deportiva. Para tener una Tucson N faltarán unos meses más y dudamos que llegara a México, pues la división deportiva ofrece desde hace años al Veloster N en Estados Unidos y no ha sido prioridad para nuestro país, además de que serían modelos de extremadamente bajo volumen.