Al momento

Startup israelí muestra batería de ion-litio que se carga en 5 minutos

Batería carga en 5 minutos First ever 5-minute charge battery engineering samples represent a significant milestone in StoreDot’s mission to eliminate EV range and charging anxiety (PRNewsfoto/StoreDot)

Una startup israelí llamada StoreDot presentó una batería que se carga totalmente en solo 5 minutos, planeando montarlas en autos eléctricos.

La diferencia con las celdas tradicionales es que reemplazan el grafito usado en el ánodo por nano partículas metaloides que reducen potenciales problemas relacionados a la seguridad, ciclo de vida de la batería e hinchazón. Las celdas han sido producidas por EVE Energy, en China, y representan un paso crucial para alcanzar el objetivo de hacer la batería que se carga en 5 minutos una realidad comercial.

“Nuestro equipo de científicos ha superado retos inherentes como la seguridad y ciclo de vida usando materiales y un diseño de la celda innovadores,” dijo el ejecutivo en jefe, Dr. Doron Myersdorf. “El anuncio de hoy representa un hito importante, avanzando la tecnología de nuestra batería por primera vez del laboratorio a un producto viable comercialmente, que es escalable para producción en masa.”

StoreDot ya demostró con sus baterías que la carga completa en cinco minutos es posible, con un vehículo eléctrico de dos ruedas, pero asegura que para lograrlo en un auto se requerirá de cargadores más potentes que los que se usan actualmente. Con la infraestructura de carga, la startup israelí busca cargar la batería para tener el equivalente a 160 km en 5 minutos, para el 2025.

Batería carga en 5 minutos

“Una batería de ion-litio que se cargara en 5 minutos era considerado imposible,” añadió Mysersdorf. “Pero no estamos revelando un prototipo de laboratorio, estamos revelando ejemplos de ingeniería de una línea de producción en masa. Esto demuestra que es posible y que está lista comercialmente hablando.”

Las nano partículas basada en germanio (Ge, 32) usadas en la batería de StoreDot puede tolerar el movimiento de los iones más eficientemente que el grafito. También son más sencillas de manipular durante el proceso de producción, aunque el objetivo final con una batería de segunda generación es reemplazar el germanio por el silicón, que es más barato y resultaría en costos similares a las de la baterías actuales.