Al momento

Mercedes-Benz EQA: 400 km de autonomía en empaque compacto

Mercedes-Benz EQA

El Mercedes-Benz EQA es el segundo auto eléctrico de la marca y pone al ID.3 entre cejas, aunque esté directamente relacionada al GLA de gasolina.

El Mercedes-Benz EQA 250 es el segundo coche eléctrico, adelantándose por muy poco al EQS que también será presentado pronto. Se trata de un pequeño crossover que se colocará como el acceso de la gama y que estructural y visualmente está directamente relacionado con la GLA aunque sí haya algunos lazos estéticos con su hermana mayor, la EQC.

A pesar de ser eléctrica, la Mercedes-Benz EQA tiene un tren motriz similar en desempeño al de la GLA, con 188 hp y 277 lb-pie de par, aunque aquí va alimentado por una batería de 66.5 kWh como única alternativa y dirige la fuerza a las ruedas delanteras con una transmisión automática de una velocidad. Con esta configuración, queda homologada por la WLTP en 425 km de autonomía, que se recuperan del 10 al 80 por ciento en media hora con un cargador DC que le permita explotar al máximo los 100 kW que tiene como capacidad de carga.

Mercedes-Benz EQA

En un cargador de pared puede cargarse a razón de 11 kW y hay una versión de mayor autonomía en camino con 500 km, así como una con tracción integral, motor dual y 268 hp.

Visualmente, la Mercedes-Benz EQA se distingue de la GLA por las fascias en ambos extremos, que integran una parrilla negra en la que se conecta ambos faros con una tira de LED, además de que los faros en sí son diferentes. En la parte trasera, las calaveras están conectadas por la compuerta trasera como en la EQC y monta rines exclusivos diseñados especialmente para mejorar el coeficiente de arrastre con acentos en oro rosa o azul.

También tiene cambios ligeros en las defensas, alerones y los protecrores de la parte baja, que permiten alcanzar un coeficiente de arrastre de 0.28 Cd, con los nombre del modelo en las salpicaderas.

Mercedes-Benz EQA

El interior también es parecido al del GLA, pero con algunas diferencias clave como por ejemplo que el tablero puede estar iluminado por secciones, con los mismos acentos que en los rines y que son exclusivos para los modelos EQ, así como los temas de cuadro de instrumentos digital y pantalla central que pueden ser de 7 pulgadas o como opción, de 10.25.

Además, el sistema de navegación integrado de la Mercedes-Benz EQA tiene un algoritmo especial que toma en cuenta la topografía, tráfico y estaciones de carga cercanas para trazar la ruta más eficiente, tratándose de un auto eléctrico

Su llegada a México seguramente se dará en el 2022 ya que de momento, la prioridad será ponerla a la venta en los mercados que, por las reglas de emisiones que afrontan este año, necesitan de autos eléctricos, como China y la Unión Europea.