Al momento

NHTSA solicita a Tesla recall de 159 mil unidades por pantallas touch

Pantalla Táctil Defectuosas Tesla Model S

Los investigadores esperan que conforme los autos envejezcan, la tasa de fallas alcance al 100 por ciento de las unidades fabricadas con esta pantalla.

Actualización 2 de febrero 2021: Tesla ha aceptado el llamado a revisión de 134,951 unidades del Model S entre los años 2012 y 2018 y las SUVs Model X entre 2016 y 2018. El recall empezará el próximo 30 de marzo del 2021 y los clientes en México que tengan vehículos afectados pueden esperar un llamado de la marca en esas fechas.

Tesla ha llamado a 134,951 unidades en lugar de las casi 159 mil originalmente contempladas porque asegura que algunos de esos modelos ya tienen un procesador actualizado en el pantalla central, que no necesitan repararse.

La National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) a solicitado a Tesla el recall de 158,716 unidades de los Model S y Model X para reparar o reemplazar la pantalla táctil. Los representantes no están preocupados por el riesgo de seguridad que pueda representar las funciones multimedia, pero sí porque muchas de las funciones ligadas directamente a la conducción se operan únicamente con este mando, como la activación de desempañanante o la cámara de reversa.

En la carta enviada al departamento legal, la NHTSA asegura que la investigación reveló que muchos ejemplares del Model S y Model X fabricados entre 2012 y 2018 cuentan con un procesdador Nvidia Tegra 3 con una memoria integrada de 8 GB, y esta última es la parte que falla, llevándose contigo todas las funciones de la pantalla e impactando también al Autopilot.

Tesla Model S 2012 bajo investigación de seguridad

Tesla Model S 2012

Documentos de Tesla a los que pudo acceder la NHTSA revelaron que el porcentaje de falla de esa pantalla táctil en los Model S entre 2012 y 2015 oscila entre el 14.2 y el 17.3 por ciento y se reduce considerablemente para los años modelo entre 2016 y 2018, con entre 1.9 y 4.1 por ciento. Sin embargo, los investigadores notan que esas tasas se acelerarían exponencialmente conforme los autos envejezcan y los propios modelos de pronósticos de Tesla confirman la hipotésis.

“Conforme los vehículos siguen siendo usados, se usan más bloques de memoria y se reduce la vida útil del dispositivo de memoria, llevando a la falla. Dadas las proyecciones de Tesla, incluso los modelos 2018 tendrán el 100 por ciento de posibilidad de falla en esa parte en aproximadamente 10 años,” dice la carta.

Como todos los procesadores, el Nvidia Tegra 3 tiene un ciclo de vida finito. Su memoria puede soportar 3,000 ciclos antes de que necesite ser reemplazada. Según los investigadores, ese punto llega luego de 5 o 6 años de uso, un ciclo de vida insuficiente considerando que la expectativa de vida de un auto moderno es mucho más alta.

De hecho, incluso si Tesla accediera a reemplazar toda la pantalla, eso no sería suficiente porque volvería a fallar. Tesla empezó a solucionar el problema en noviembre pasado, cambiando la memoria de 8 GB por una más robusta de 64 GB. Esto podría solucionar el problema si se instala en todos los autos.

Tesla puede aceptar los hallazgos de la NHTSA o apelar la decisión del recall, teniendo hasta el próximo 27 de enero para responder.