Al momento

Tesla finalmente acepta reparar sus pantallas defectuosas

Pantalla Táctil Defectuosas Tesla Model S

Aunque le llamen programa de ajuste en garantía, es claro que se trata de reparar masivamente pantallas defectuosas por un problema de seguridad. O sea, es un recall.

Luego de meses de negarse a proveer una solución para los dueños de los primeros Model S y Model X, en los que era común que las enormes pantallas verticales se desconectaban por completo y le quitaban al auto muchas de las funciones (todas) que desde ahí se controlan, Tesla accedió a reparar sin costo sus pantallas defectuosas defectuosas. Además, este problema es sujeto a una investigación de seguridad de la NHTSA porque con él, fallan los sistemas de asistencia a la conducción.

Tesla Model S 2012 bajo investigación de seguridad

Tesla Model S 2012

La reparación de Tesla para sus pantallas defectuosas involucra cambiar la tarjeta multimedia de 8 GB por una de 64 GB y aplica a todos los coches que tengan menos de 100 mil millas en el odómetro y que no superen los 8 años de su fecha original de entrega.

“El programa de ajuste en garantía aplica solamente para Model S y Model Y fabricados antes de marzo de 2018. Los vehículos Model S y Model X fabricados durante y después de marzo 2018, así como todas las mejoras de infotenimiento, no están equipados con la tarjeta de 8 GB, y otras partes que no sean esa tarjeta no están incluidas en este programa de ajuste en garantía,” dijo Tesla en una declaración.

La compañía dice no estar al tanto de choques o lesiones a raíz de este problema.

La NHTSA abrió la investigación luego de 11 quejas que alegaban falla prematura del sistema de control de medios debido a una degradación de la memoria. Tesla usó la misma unidad en 159 mil unidades del Model S (2012-2018) y Model X (2016-2018).

Una falla de esta magnitud en un gadget como es el Model S, resulta en la pérdida total de respuesta auditiva y visual, como el infotenimiento, navegación y la imagen de la cámara de reversa. Otras quejas mencionaban que la falla resultaba incluso en que no se pudiera recargar la batería y otro conductor mencionó que, como el mando del desempañante está también en la pantalla táctil, no pudo desempañar su medallón a raíz del defecto.

Una queja más decía que a falla desconectaba los monitores de seguridad asociados al Autopilot y que Tesla requería que los usuarios pagaran por reemplazar la unidad si la garantía ya había expirado, aunque claramente se trata de un error de diseño presente en grandes escalas.