Al momento

Lamborghini Huracán Policía traslada riñón para trasplante

Traslado Riñón Lamborghini Huracán Policía Italia

La velocidad del Lamborghini Huracán que tiene la policía italiana estuvo al servicio de la salud de un paciente en una carrera de 500 km

Después de conocer la flotilla exótica de muchos cuerpos policiacos alrededor del mundo, la envidia nos puede cegar sobre su verdadera vocación dentro del catálogo de autos de las fuerzas armadas, pero el Lamborghini Huracán de la Policía italiana, nos demostró su compromiso con la salud de su gente.

Lamborghini Huracán Policía Italia

Hace unas semanas, la Policía Estatal de Italia, recibió una llamada para facilitar el traslado de un órgano humano, un riñón, para ser más específicos, desde la capital, Roma, hasta la ciudad de Padua, que se encuentra a 500 km de distancia.

Pero, en lugar de seguir con los protocolos normales de utilizar una escolta policiaca para su traslado o, conseguir las aprobaciones para un viaje en helicóptero, simplemente lo llevaron en su Lamborghini.

En específico, uno de los múltiples Lamborghini Huracán que se encuentran dentro de la flotilla de patrullas de la Policía Estatal, que están equipados con equipo de grabación de video, radio policial y un sistema de refrigeración en la “cajuela” delantera.

Lamborghini Huracán Policía Italia

El superauto italiano de la Policía tenía que realizar el viaje desde Roma hasta Padua, un viaje que generalmente toma más de 4 horas, pero debido a la urgencia, se consiguió completar en solo un poco más de 2 horas.

De esta manera, el oficial detrás de los mandos y el riñón en el compartimiento delantero, registraron una velocidad promedio de 230 km/h.

El viaje en tiempo récord con el Lamborghini Policía permitió que el Hospital de la Universidad de Gemelli, pudiera obtener el vital órgano en el quirófano a tiempo para realizar la operación que salvó la vida de un paciente.

En esta situación extraordinaria, la presencia del Lamborghini Huracán dentro de las filas de las fuerzas armadas, demostraron que “no se requieren superpoderes para salvar vidas”, pero afortunadamente, contaban con un superauto.