Al momento

Mazda usará sistema híbrido de Toyota en su nueva SUV

Mazda SUV boceto

Mazda adelantó planes de producto en su presentación de resultados financieros, confirmando que su nueva SUV compartirá tren motor híbrido con Toyota.

Los adelantos de la nueva familia de motores SkyActiv de seis cilindros en línea no fueron la única novedad que se presentó dentro de los planes de producto a futuro de la marca. Mazda planea compartir componentes con uno de sus grandes aliados, Toyota, integrando uno de sus sistemas híbridos en su nueva SUV.

Mazda también quiere elevar el ‘valor de marca’ invirtiendo en productos y tecnologías únicas y como parte de este esfuerzo, desarrollarán una plataforma de motor longitudinal que usará el motor de seis cilindros en línea, con versiones diésel, de gasolina y el inédito SkyActiv-X de encendido por compresión apoyado por chispa.

Motor Mazda de seis cilindros

La plataforma será de tracción trasera o integral y podría hacer su debut en el siguiente Mazda6 en 2022, junto con variantes mild-hybrid e híbridas enchufables. Los modelos más pequeños adoptarán tecnologías de electrificación usando la tecnología del motor rotativo Wankel.

En el largo plazo, Mazda se acercará más todavía a los eléctricos con una arquitectura desarrollada exlusivamente para ellos y habrá un foco claro en la conectividad y automatización.

En Estados Unidos, uno de sus mercados más importantes, se planea incrementar las ventas anuales a 450 mil unidades y para ello, la nueva planta en la que Mazda y Toyota trabajan conjuntamente en Alabama será clave, así como los coches que se fabricarán.

Mazda Toyota Manufacturing Alabama

No hay muchos detalles de qué modelos producirán en Alabama y solo sabemos que serán crossovers únicas para cada marca con una capacidad de 150 mil unidades anuales. Ahora sabemos que el modelo de Mazda echará mano de un sistema híbrido de origen Toyota. Para Europa, parece que la colaboración con Toyota contempla integrar una versión del Yaris para Mazda, opuesto a lo que ocurrió con el Mazda2, que era un modelo propio que se vendió como Toyota en Norteamérica por varios años.

Son excelentes noticias para Mazda, ya que si iban a tener un sistema híbrido difícilmente encontrarán uno más probado, fiable y efectivo para reducir los consumos que el de Toyota.