Al momento

Coches más ligeros son posibles gracias a una firma israelí

Plasan

Plasan es una compañía israelí que fabrica paneles exteriores y ellos han desarrollado un compuesto de carbono más ligero y económico.

La nueva carrocería de carbono podría revolucionar la forma en que se fabrican autos eléctricos en la próxima década, pues Plasan, la empresa que la diseñó asegura que puede conseguir con ella una reducción de peso de hasta el 45 por ciento viniendo de una carrocería de acero o bien, del 20 por ciento frente a una de aluminio.

Plasan ya presentó la tecnología a OEMs globales de compañías enfocadas en el deporte motor. “Tenemos esperanza de que en dos o tres años, habrá componentes fabricados usando nuestra tecnología, con una carrocería completa que llegará años más adelante,” dijo Nir Kahn a Autocar, diseñador en jefe.

El resultado es una estructura muy firme y fuerte, pero que mantiene una ligereza que no se encontraba con los materiales disponibles hasta la fecha. Plasan cree que se trata de un progreso importante porque las piezas se pueden producir en la misma línea y con las mismas técnicas que un monocasco de acero convencional.

“Realmente vemos una producción en grandes escalas como factible para autos, no se limita a aplicaciones de defensa o deporte motor, con tsas anuales de producción en el orden de las centenas de millones,” dijo el director de compuestos Ronen Berger.

Aunque la tecnología de fibra de carbono en el chasis es costosa, Plasan estima que el costo por reducir cada kilogramo de peso en un coche eléctrico se justifica en 10 dólares. “Esto hace que sea más efectiva en cuanto a costos que otros métodos para mejorar la eficiencia o la autonomía en coches eléctricos,” dice Kahn. “Se crea un circulo virtuoso al reducir el peso.