Al momento

Honda BR-V vs Suzuki Ertiga XL7: Test técnico comparativo

Suzuki Ertiga XL7 vs Honda BR-V

Tanto la Honda BR-V como la Suzuki Ertiga XL7 son la manera más económica de mover a siete pasajeros en México y cada una tiene particularidades que las distinguen.

La llegada a México de la versión XL7 en la Suzuki Ertiga, con una apariencia que pretende aprovechar el máximo de la moda crossover, nos obliga a compararla con su rival más directo, la Honda BR-V. Ahora, los dos productos coinciden en el formato crossover, en el foco familiar y de espacio y hasta en el precio, pues menos de 15 mil pesos las separan en las versiones evaluadas.

Cabe aclarar que la Suzuki Ertiga XL7 es solamente una versión más dentro de la gama, pues los acabados ‘regulares’ sin la apariencia aventurera seguirán ofreciéndose para el año modelo 2021.

Suzuki Ertiga XL7 vs Honda BR-V

Ambas fueron desarrolladas en y para el mercado asiático, pero las similitudes que existen entre las exigencias y necesidades de aquellos países y nuestro mercado hacen que tenga lógica ofrecerlas en México, pues allá es tan importante tener espacio para siete pasajeros en el menor tamaño y por el precio más bajo como lo es en nuestro país.

Para tener capacidades similares en alguna otra SUV de procedencia europea o estadounidense, hay que desembolsar más de medio millón de pesos por una Kia Sorento, Volkswagen Tiguan o Peugeot 5008 y no son necesariamente más versátiles, sino que esas justifican su mayor precio con un mejor nivel de acabados y motores más sofisticados. No se nos olvida la existencia de la Peugeot Rifter y la Volkswagen Caddy, pero esas son básicamente vehículos comerciales adaptados a un uso familiar y ninguna de las dos cuenta con una muy necesaria transmisión automática en la oferta, además de que la alemana alcanza los 450 mil pesos.

Tablero Ertiga XL7

Materiales y ensamble

Entendiendo que hablamos de coches primordialmente utilitarios, entendemos que muchos de los materiales empleados en el interior tengan precisamente ese enfoque, pues en ambos casos se tienen materiales de tacto rígido, pero el conjunto es más vistoso y moderno en la Suzuki y le vienen muy bien los cambios que presenta respecto a la Ertiga convencional, empezando de los acentos en símil de fibra de carbono en las puertas y del acabado de plástico en la consola central y en el volante que, de hecho, es casi idéntico al del Swift Sport junto con el cuadro de instrumentos de fondo gris.

La BR-V responde con simpleza, integrando una atractiva, pero quizá poco necesaria en un coche familiar, combinación bitono en el interior con vivos en rojo, además de una superficie acolchada en el reposabrazos de las puertas delanteras que se agradece en viajes largos.

Honda BR-V 2020

Asimismo, el material de los asientos en la BR-V es totalmente de un vinipiel convincente y que da la sensación de durar, mientras que en la Suzuki se remata la tela del asiento con un vinil de apariencia menos auténtica en los costados.

Pasando a la calidad real y a los ajustes del interior, debemos decir que es la Suzuki Ertiga XL7 la que sentimos de mejor hechura, pues los enraces parecen estar mejor logrados y se perciben más sólidos. La BR-V ya presentaba algunos ruidos y rechinidos interiores al rodar en autopistas irregulares o empedrados, aunque en su defensa, el ejemplar de pruebas que evaluamos tenía muchos más kilómetros de los que esperamos en un coche que ha sido abusado y probado todo el tiempo, mientras que la XL7 la estábamos prácticamente estrenando.

Sin embargo, sabemos por experiencias anteriores con la Ertiga que aun en ejemplares más correteados, los paneles interiores se mantienen justos y la tendencia a presentar ruidos es muy baja.

Honda BR-V 2020

Honda BR-V 2020

Habitabilidad y ergonomía

Como dijimos anteriormente, estos dos vehículos ponen al aprovechamiento del espacio interior como su prioridad. La flexibilidad del interior y lo amigable que puedan ser al configurar las tres filas de asientos de distintas formas según se acomode a las necesidades de carga y ocupantes de ese momento son vitales.

Así, debemos decir que el proceso para abatir la segunda y tercera fila en la Suzuki es más sencillo y una vez que se hace, queda un espacio plano y más aprovechable, pues en la BR-V al tirar la tercera fila se queda un espacio entre esta y la segunda, también abatida.

Debemos decir que el espacio en la última fila es sorprendentemente bueno en ambas, si acaso con algo más para las piernas en la Suzuki a costa también de tener una cajuela más chica cuando esta se encuentra en posición, de 153 litros con 223 en la BR-V, aunque la XL7 tiene un doble fondo muy útil para esconder objetos de valor o simplemente para incrementar la capacidad total cuando todas las filas se encuentran levantadas. Con la tercera fila doblada, la XL7 presenta 550 litros por 539 de la BR-V.

Honda BR-V 2020

Honda BR-V 2020

Los asientos delanteros también están mejor conseguidos en la Suzuki Ertiga XL7, pues sí tienen descansabrazos central y fatigan menos luego de manejarlas por muchos kilómetros, mientras que los de la BR-V son más planos y carecen del soporte lateral que nos gustaría tener en coches pensados, en gran medida, para viajes. La posición de manejo óptima se encuentra en ambas con el ajuste de altura para el asiento del conductor, aunque ninguna tiene volante de reglaje telescópico, denotando que se trata de autos económicos pensados para reducir costos y alcanzar el precio de venta más bajo posible.

La segunda fila puede reclinarse y deslizarse en ambos vehículos y para estos ocupantes, también tienen ajuste de aire acondicionado manual con salida en el techo, muy al estilo de una pequeña van de trabajo adaptada a pasajeros.

Detalle Interior Ertiga XL7

Equipamiento y tecnología

En este tipo de vehículos resulta especialmente importante el equipamiento, pues es parte de lo que le da al usuario la impresión de que está recibiendo mucho por su dinero.

La Suzuki Ertiga XL7 tiene un sistema de infotenimiento mejorado respecto a las variantes de menor precio, con pantalla de 7 pulgadas con Android Auto y Apple CarPlay. El funcionamiento es intuitivo y fácil de entender, aunque sigue siendo de corte simple. Aquí, la Honda queda a deber con una interfaz muy poco amigable en una pantalla también de 7 pulgadas, con gráficos que parecen de un coche con al menos 10 años y una integración que da la sensación de ser de ‘aftermarket’, además de poco responsiva al tacto y de no tener un mando físico para algo tan simple como el ajuste del volumen, de forma que una tarea simple en teoría distrae de más, pues hay que navegar dentro de la interfaz al menú principal para ajustar el volumen toque por toque o bien, hacerlo desde el volante, algo que es imposible para el acompañante.

Honda BR-V 2020

Honda BR-V 2020

De ahí, la Ertiga suma mandos en el volante para el sistema de comunicación por Bluetooth y las dos tienen un efectivo sistema de aire acondicionado electrónico para una zona, mientras que la Ertiga vuelve a atacar con unos muy efectivos faros de LED con antinieblas y la Honda se queda con LED solamente para las luces de marcha diurna; las unidades principales son de halógeno con proyector, aunque también tiene luces de niebla.

Suzuki Ertiga XL7

Suzuki Ertiga XL7

Ambas cuentan con apertura y arranque remoto, pero solamente la Suzuki tiene un clúster digital a color en el cuadro de instrumentos, portavasos con ventilación y espejos abatibles eléctricamente que, uno a uno, suman a la percepción de valor por el dinero en un segmento que, como aclarábamos, es muy sensible a eso.

En el frente de la seguridad, las dos integran solamente dos bolsas de aire, lo que explica la calificación baja en ese apartado (6/20). Tratándose de coches familiares, podríamos pedir que tuvieran al menos cuatro, como la Rifter. Las dos tienen control electrónico de estabilidad y frenos ABS con distribución electrónica de la fuerza de frenado.

Suzuki Ertiga XL7 vs Honda BR-V

Mecánica y comportamiento dinámico

Tanto la BR-V como la Ertiga recurren a un motor de cuatro cilindros y 1.5 litros de desplazamiento, pero en este apartado las diferencias persisten a pesar de lo parecidas que aparentan ser, pues la XL7 emplea a la misma transmisión automática de 4 relaciones que las variantes más económicas y la BR-V se apoya en una CVT para transmitir la potencia al eje delantero.

Aquí, ambas cumplen como coches familiares, pero sigue pareciéndonos más adecuada la unidad tradicional de convertidor de par en la Suzuki ya que a pesar de tener solamente 4 marchas está muy bien relacionada tanto para ciudad como para autopistas a velocidades razonables, de entre 100 y 120 km/h. En cambio, aunque normalmente preferiríamos una CVT, especialmente viniendo de Honda, la de la BR-V peca de ser muy ruidosa y no consigue simular cambios con la misma gracia que la más moderna unidad de la propia HR-V.

Honda BR-V 2020

Hablando del motor en sí la BR-V se lleva los honores, aunque no por mucho. El bloque de la Honda tiene VTEC y se nota especialmente a rangos de giro altos, en donde entrega plena potencia de 118 hp a las 6,600 rpm, mientras que la Ertiga se queda sin más a las 6,000, con 103 hp llegado ese punto. No obstante, decimos que las diferencias no son realmente perceptibles porque la Ertiga tiene un medio régimen más contundente y es en ese punto en donde regularmente se usan este tipo de vehículos.

Es decir, en entornos urbanos la Ertiga se mueve tan bien como la BR-V y en autopista la ventaja en favor de la BR-V es intangible a no ser que la lleves constantemente al corte de inyección, algo que de todos modos no querrás hacer porque, como decíamos, tiende a ser muy ruidosa gracias a la caja. Al final, los consumos son muy similares, con 11.9 en la Ertiga XL7 y 12.1 en la BR-V, una diferencia marginal.

Suzuki Ertiga XL7

Suzuki Ertiga XL7

A pesar de todas las diferencias que existen entre estos dos vehículos en papel similares, la experiencia de manejo es sin duda la más evidente y todo empieza y termina en la plataforma, ya que Suzuki usa en la Ertiga la arquitectura Heartect que también da vida a modelos globales como el Swift o el Ignis y la BR-V emplea una base más antigua y que se percibe también más sencilla, compartida con subcompactos asiáticos como el Brio o el Amaze.

Eso es innegable al manejarlas lado a lado, pues la marcha de la Ertiga XL7 es más serena y silenciosa, mientras que la BR-V se percibe más agitada y nerviosa en caminos irregulares. El bastidor y suspensión en la XL7 se comen las imperfecciones y apenas transmiten esas oscilaciones hacia la cabina mientras que la BR-V peca de cruda y le falta aislamiento, acústico y especialmente en filtrado de irregularidades.

La dirección en la Ertiga también es más precisa y consistente en todo su recorrido, lo que supone modales al manejar más fluidos y refinados.

Costo de propiedad

Finalmente, está la pregunta que no todos se hacen, pero que deberían. ¿Cuánto me cuesta mantener a cualquiera de las dos anualmente, considerando un uso promedio? Bien, la respuesta se basa en diversos factores, desde el gasto de combustible hasta el costo del seguro y los mantenimientos.

Por tener consumos casi idénticos, la diferencia en el gasto de combustible para un estimado de 15 mil km por año es de apenas 400 pesos, pero el seguro anual sí es 1,300 pesos más costoso en la BR-V.

Los planes de mantenimiento de la BR-V contemplan entradas a taller cada 10 mil km, de 4,140 pesos entre los dos primeros mientras que Suzuki tiene uno de asentamiento el tercer mes y luego otro más al sexto, cada uno de 1,100 pesos, para de ahí en adelante hacerlo cada 6 meses o 10 mil km.

Finalmente, tenemos un valor proyectado luego de tres años muy similar. La BR-V tiene más valor, pero también es más costosa así que al final, ambas pierden un estimado del 23 por ciento en los primeros 3 años.

Costo estimado de propiedad en el primer año Honda BR-V Prime Suzuki Ertiga XL7
Combustible*  $           24,173.55 $24,579.83
Seguro**  $           12,570.00 $11,258.00
Mantenimiento***  $             4,140.00 $3,800.00
Costo total  $           40,883.55  $                          39,637.83
Consumo mixto (km/l) 12.1 11.9
Km recorridos por año estimados 15,000 15,000
Precio combustible ($) 19.5 19.5
Precio estimado de venta luego de 3 años de uso 285,000 275,000
Depreciación a 3 años 23% 23%
Costo de combustible estimando 15,000 km por año y un precio de 19.5 pesos por litro*
Cotización para un hombre de 27 años residiendo en la Zona Metropolitana de la CDMX**
Mantenimiento en concesionarios autorizados los primeros 20,000 km***

Tabla de calificaciones

Los puntos, lo que cuesta obtenerlos y lo que concluimos de ellos, pues la Ertiga XL7 es superior en todas las áreas de calidad y equipamiento, quedando por debajo solamente en el apartado de la cajuela por ser más pequeña con las tres filas en posición e igualando solamente en motor y consumos.

La Ertiga XL7 es también mejor en el apartado de pruebas dinámicas, así que gana el comparativo en los puntos totales y queda con un menor precio a pagar por cada punto obtenido. Sin hacer de menos a la Honda BR-V, nos parece que Suzuki ha hecho un gran trabajo equipando, calibrando y costeando a la nueva Ertiga XL7, que queda como la justa ganadora.

Puntaje máximo Honda BR-V Prime Suzuki Ertiga XL7
Calidad y equipamiento
Materiales y ensamble 10 6 8
Ergonomía 10 7 9
Habitabilidad 10 8 9
Cajuela 10 8 7
Equipo de seguridad 20 6 6
Confort y conectividad 10 5 8
Motor 10 8 8
Transmisión 10 6 8
Calidad de marcha 10 7 9
Consumos 10 8 8
Suma 110 69 80
Pruebas dinámicas
Alce en seco 20 16 18
Slalom 10 7 8
Aceleración 10 8 8
Frenada 10 8 8
Suma 50 39 42
Total 160 108 122
Precio 367,900 354,990
Relación costo/beneficio 3406.5 2909.8