Al momento

Rimac destruye súperautos de 2 millones de euros en pro de la seguridad

El Rimac C_Two cuesta más de 2 millones de euros y su fabricante destruyó dos de ellos en una prueba de impacto, todo en pro de la seguridad.

Claro, Rimac no chocó dos de sus propios coches, con un valor de más de 54 millones de pesos cada uno solo por accidente, pues de trata del programa de pruebas en preparación para el lanzamiento del híperauto eléctrico, que será en el 2021.

Rimac explicó que eventualmente se destruirán 11 prototipos del C_Two en el proceso de pruebas de impacto y que esto es necesario para asegurar que el modelo obtenga la homologación global que le permita venderse en todo el mundo sin restricciones, además de probar cada factor para que el súperauto sea seguro en distintas situaciones y diversos tipos de impacto.

Como parte del proceso, el primero de los prototipos fue impactado contra una barrera deformable en la prueba de 40% de traslape a 40 km/h, superando las expectativas. Por eso, el segundo prototipo fue sometido a la misma prueba, pero esta vez a una velocidades de 56 km/h en la que se duplica la cantidad de energía cinética involucrada, lo que hace que el coche sea mucho más destructivo y peligroso, aunque la velocidad no parezca incrementar demasiado.

A pesar de esto, todas las lecturas de la prueba quedaron en números verdes, según la marca, con un muy bajo riesgo de lesiones para ocupantes y pasajeros. También notaron que no había daños al monocasco de fibra de carbono ni intrusión de los pedales, por lo que el coche es, en palabras de los diseñadores de la marca, ‘extremadamente seguro’.

Rimac C_Two

Eso es muy importante cuando se habla de un coche con 1,888 caballos de fuerza y 1,696 libras de par, que acelera a 100 km/h en menos de 2 segundos y hasta una máxima de 412 km/h, haciéndolo uno de los más rápidos de la historia.