Al momento

Bugatti Bolide: Un one-off de competición fabricado alrededor del magnífico W16

Bugatti Bolide

El Bugatti Bolide es un coche desarrollado especialmente para la competición con tan solo 1,239 kg de peso y 1,824 hp extraídos del motor W16 de 8.0 litros.

A pesar de que el deporte motor y la competición son parte de la basta herencia de Bugatti, sus coches recientes habían estado enfocados más en el lujo, con coches como el Veyron o la amplia gama de variantes del Chiron que sí son muy rápidas, pero definitivamente no son autos de pista. Para hacer honor a esa herencia deportiva, Bugatti presentó el Bolide que es un one-off de dos asientos que se fabricó tomando como piedra angular al motor W16 que usan todos sus modelos.

El Bugatti Bolide (por ‘bólido’ en francés) es el concepto más ligero y rápido que han desarrollado. No ha sido aprobado para producción, pero podrían hacerlo como un ejercicio de extrema exclusividad y como un sucesor moderno al Type 35.

Bugatti Bolide

Stephan Winkelmann, presidente de Bugatti, asegura que manejar el Bolide es como subirse a una bala de cañón. El coche tiene una relación peso-potencia de solo 0.67 kg/hp, pues pesa aproximadamente lo que un subcompacto moderno, pero tiene 18 veces más potencia. Para que el motor entregue los 1,824 hp que promete hay que alimentarlo con gasolina de competición de 110 octanos aunque también funciona con gasolina convencional y entrega con ella mismos 1,600 hp que el Centodieci.

Aunque no ha sido probado, algunas simulaciones a computadora indican que podría alcanzar una velocidad máxima mayor a 500 km/h y que aceleraría a 100 km/h en tan solo 2.17 segundos. También se estima por simulaciones que daría una vuelta a Nürburgring en tan solo 5 minutos con 23.1 segundos.

Bugatti Bolide

El motor W16 está relacionado con el del Chiron, pero tiene ciertas modificaciones que delatan que no está pensado para uso cotidiano, por lo que no tiene que cumplir regulaciones de ruido, seguridad o consumos. Tiene cuatro nuevos turbocargadores y los sistemas de admisión y escape están pensados para permitir un mayor flujo de aire, además de que se rediseñó el sistema de aceite para permitirle lidiar con las fuerzas g que se generan en la pista.

Todo el concepto se creó en ocho meses y contempla ciertas técnicas de reducción de peso que no podrían aparecer en autos de calle, como los tornillos y sujetadores fabricados con titanio o los ejes con una mezcla de fibra de carbono y titanio impreso en 3D. También cuenta con trucos aerodinámicos astutos que le permiten alcanzar semejantes velocidades, empezando por la toma de aire en el techo.

Bugatti Bolide

Los lujos del Bugatti Chiron simplemente no están presentes en el Bolide, pues solo subirse requiere de tiempo. Los asientos son de fibra de carbono. ¿Ajuste eléctrico? No, ni siquiera manual, porque son fijos para ahorrar algunos kilogramos. Tampoco están forrados en el mejor de los cueros y la cabina en general es la de un auto de carreras, con un volante rectangular y una sola pantalla en el frente con las funciones más básicas del auto.

Aquí, la función es prioridad sobre la forma y la carrocería es minimalista para quitar peso, solo con la parrilla en forma de herradura para hacerlo ver como un Bugatti y que mantienen el enlace con el más deportivo de los modelos actuales de la marca, el Divo. Atrás es radical por los grupos ópticos con forma de X y las cuatro salidas de escape, que son un guiño al Bell X-1, el primer avión en romper la barrera del sonido.

Bugatti Bolide

Bugatti decidirá en los meses próximos si produce el Bolide o no, aunque sería un coche de muchos millones de dólares, pero ya cumple con las reglas de seguridad de la FIA así que en teoría podría competir en algún serial.