Al momento

Renault Kangoo ZE 2021, analizamos su costo de operación

El mercado de los autos eléctricos tiene una nueva vertiente de trabajo en nuestro país con la Renault Kangoo ZE, pero, ¿más barata de operar?

La marca francesa decide ofrecer la versión eléctrica de la furgoneta de trabajo Kangoo, bajo un concepto de operación denominado como última milla, es decir, un auto que permite completar un ciclo de trabajo o transporte dentro de espacio de uso limitado por espacio o, como en algunos países, por emisiones contaminantes.

La Kangoo ZE tiene la intención de ofrecer una movilidad libre de emisiones en centros urbanos, poder circular todos los días en ciudades como la CDMX y ofrecer bajos costos de mantenimiento.

¿Cuánto más barata de usar es?

De acuerdo con la marca, esta opción permite a las empresas reducir hasta en un 90% el costo de operación comparado con vehículos utilitarios de combustión, aunque no dieron detalles sobre qué modelos comparaban ­­–léase gasolina y diésel– ni el tiempo de uso.

Pero la realidad es que en la ecuación entran en juego muchísimos factores y como nos encanta hacer números…

Con un cálculo rápido, este Kangoo eléctrico ofrece 200 km de autonomía en “condiciones reales” (imaginamos que la marca se refiere con los 670 kg carga que tiene la versión Cargo y 640kg con cinco pasajeros la Maxi) con un paquete de baterías de iones de litio de 33 kWh.

 

Honestamente me parece poca autonomía para un vehículo de trabajo, lo que además obligaría a recargarse diario pero apostando a que la idea es que funcione bajo el concepto de última milla, se justifica.

Ahora bien, teniendo eso como base, lo siguiente es:

La CFE ofrece la opción de contar con un medidor independiente para aquellos que quieran cargar su auto en casa y evitar, en la medida de lo posible, pasar a una tarifa de alto consumo.

Los primeros 75 kWh se cobran en promedio, en el país, a 0.849 pesos por kWh. Los siguientes 65 kWh se cobran a 1.025 pesos por cada uno mientras que la tarifa excedente se cobrará a 3.004 por cada uno.

Estos datos corresponden a tarifa de casa habitación, ojo las tarifas comerciales nomás no las publica CFE.

Con estos números, en teoría la Kangoo ZE utilizaría 231 kWh semanales (considerando que como auto de trabajo se usaría de lunes a domingo), 924 kWh al mes que se convierten en 2,485.42 pesos (63.67 pesos por 75 kWh, 66.62 pesos por 65 kWh y 2,355.13 pesos por 784 kWh). Con esto recorremos 5,600 km mensuales, con un costo de 0.44 pesos por kilómetro únicamente por el precio de la energía.

¿Y una de gasolina?

El consumo oficial de una Kangoo de gasolina, que también vende Renault, es de 14.2 km/l en ciudad, por lo que necesitaría 394.3 litros de combustible. El precio por litro promedio en México está en 19.51 pesos, lo que significa que costaría 7,692.79 pesos recorrer los mismos 5,600 km, o 1.37 pesos por km.

Solo en este apartado de uso de la energía, es 3.2x veces más costosa en la gasolina.

Pero en las letras chiquitas de la CFE e investigando, si sumamos más de 3,000 kWh al año se considera de alto consumo y eso le quitaría el subsidio pasando a un costo de alrededor de 6 pesos por kWh.

También hay que meter en la ecuación que los costos de mantenimiento de un EV frente a un auto de gasolina son muy distintos. La marca no dio detalles de los precios hasta el momento.

Del mismo modo, debemos considerar que la autonomía de 200 km es poca comparada con la que pueden hacer este tipo de unidades de carga y transporte que pueden hacer por encima de 300 km diarios, lo que significa más entregas, ventas o compras.

Y, para cerrar el círculo, los precios.

Una Kangoo de gasolina cuesta 254,900 pesos. La Kangoo ZE inicia en 699,900 pesos, un 174% más costosa, casi te compras tres Kangoo de gasolina con el precio de la eléctrica.

¿Cuánto necesitamos usarla para conseguir recuperar ese sobreprecio con el costo de operación?

A groso modo y tomando en cuenta únicamente el costo de energía para operar (y con las variables que mencionamos de los cobros de CFE), la Kangoo EV costaría 29,825.04 pesos anuales de recarga eléctrica. La de gasolina 92,313.48 pesos, 3.2x más costosa y, por lo tanto, necesitaríamos 6.9 años de uso la EV para igualar los gastos de consumo y los gastos de sobreprecio, sin considerar, insisto, todas las demás variables como no pagar tenencia, la verificación cada dos años y los costos de mantenimiento y depreciación, por lo que seguramente la brecha debería ser menor.

Entonces ¿es o no una buena opción? Consideramos que la variante EV es un primer paso importantísimo en la apertura de este tipo de tecnologías y será una opción interesante y viable para aquellas empresas que busquen, además, un discurso de compromiso social y de medio ambiente.

Con todo los números sobre la mesa, seguramente será tentador para algunas empresas calcular ahorros importantes con flotillas de mayor tamaño, aunque habrá que hacer los cálculos necesarios de las horas de uso reales que podemos tener con 200 km de autonomía.