Al momento

VW Jetta Startline 1.6 vs Chevrolet Onix, Kia Rio Sedán y Nissan Versa

¿Es el VW Jetta Startline una de las mejores compras del mercado mexicano o solamente un experimento más de mercadotecnia?

La marca alemana presentó sorpresivamente al nuevo VW Jetta Startline, un sedán compacto que busca aprovechar el peso que tiene ese modelo ante el público en México para capturar la atención y el volumen de ventas que el VW Virtus no consiguió en el segmento de los subcompactos, por un precio similar al de ese segmento inferior y con argumentos mejores que el Virtus por donde se le vea.

Jetta Startline

El Jetta siempre ha sido un coche aspiracional en México y ofrecerlo a precio de subcompacto tiene toda la pinta de superventas porque, seamos honestos, el Jetta es un modelo al que el comprador mexicano aspira y ahora, a costa de un motor menos potente, estará al alcance de muchas personas que simplemente no buscan el desempeño de un motor turbo sino que quieren un auto con cierto status y espacio para transportarse a ellos mismos y a sus familias diariamente.

Sí, el VW Jetta Startline tiene un motor más pequeño y sencillo que el resto de las versiones del Jetta, pero a diferencia de la anterior generación cuyas versiones de acceso echaban mano del antiguo 2.0 litros de 8 válvulas, este no es un motor ineficiente, simplemente es un bloque barato y eso no tiene nada de malo cuando como en este caso, eso se refleja en el precio de venta al público.

Jetta Startline

Además, está bien equipado, tomando como espejo los atributos del Jetta Trendline que empieza en 319,990 pesos o en 339,990 con una transmisión automática comparable a la que este tiene de serie por 289,990 pesos. De entrada, cuenta con 6 bolsas de aire, mientras que el Virtus contempla solamente a 4 de ellas y también tiene control de estabilidad, emparejándolo con lo que ofrecen la mayoría de los compactos tope de gama y también con lo que tienen los subcompactos con los que compite directamente.

Tampoco es un coche al que le podamos llamar austero. Tiene faros de LED, sistema de infotenimiento con pantalla de 6.5 pulgadas e interfaces Android Auto y Apple CarPlay, computadora de viaje, mandos al volante y control de clima.

Jetta Startline

Finalmente, tiene las cualidades naturales de un coche de segmento superior que simplemente no están presentes en un subcompacto: Una mejor plataforma, una mayor pisada que deriva en una mejor calidad de marcha y en una mayor estabilidad a velocidades de autopista, más espacio interior y en cajuela y acabados que están uno o dos pasos por encima de lo que vemos en un Nissan Versa, Kia Rio o Chevrolet Onix, por un precio similar y con motor similar. Es, en resumidas cuentas, el reemplazo efectivo de parte del Grupo Volkswagen del excelente y tan querido SEAT Toledo.

De inicio se anuncian 2,350 unidades para México pero estamos seguros de que se trata de un experimento para medir la reacción del mercado y, de ser exitoso, se va a quedar con disponibilidad ilimitada. Seguramente en ese punto se agregue una transmisión manual que, basándonos en el esquema de precios del resto de la gama, podría llegar costando menos de 270 mil pesos. Con eso, sería una muy seria amenaza para el Virtus en México que no ha tenido el éxito esperado y creemos que podría reemplazarlo por completo.

Jetta Startline

Desde 289,990 pesos, el VW Jetta Startline es solo marginalmente más costoso que las versiones de acceso de los subcompactos más vendidos en México actualmente, diferencial que creemos está plenamente justificado si consideramos que con el Jetta se tiene un coche mejor terminado, más sólido y estable y más amplio, con un nivel de equipamiento similar.

Los rivales directos: Un gran compacto en territorio de subcompactos

Mejores autos por 250 mil pesos: Chevrolet Onix

Chevrolet Onix LS TA – 275,900 pesos

El Onix es el único de los subcompactos con los que competirá este VW Jetta Startline que tiene una ventaja tangible, pues en lugar de echar mano de un motor tradicional con 1.6 litros y 4 cilindros, este equipa un inédito y novedoso bloque de 1.0 litros turbo con tres cilindros, 110 hp y 120 lb-pie que resulta más económico y que, al ser de inducción forzada, tendrá un mejor desempeño de cara a la altitud de las grandes ciudades de nuestro país.

Aun así, el Jetta mantiene sus ventajas como coche más grande pues sigue siendo más amplio, de una marcha más sofisticada y con mejores materiales en su interior al mismo tiempo que contempla un equipamiento similar, como la pantalla táctil con interfaces móviles, aire acondicionado con control manual, rines de acero con tapón (de 15 pulgadas, el Jetta tiene llantas de 16′) y las obligatorias 6 bolsas de aire y control de estabilidad.

Kia Rio Sedan

Kia Rio Sedán LX TA – 263,400 pesos

El Kia Rio Sedán es uno de los coches más populares del mercado mexicano y parece ser el objetivo principal del nuevo VW Jetta Startline ante la incapacidad del Virtus de darle pelea. Hay un motor de 1.6 litros, similar al del Jetta, con 121 hp y 111 lb-pie de par asociado a una caja automática de 6 cambios en este caso que no se ha caracterizado por ser el más eficiente o económico.

De nuevo, creemos que el Jetta tiene mejores acabados y lo iguala en equipamiento, aunque el Rio es 26 mil pesos más barato y eso podría ser decisivo ante la decisión final de compra de muchos clientes potenciales que se encuentren indecisos o que simplemente no tengan presupuesto para optar por el Volkswagen. También tiene de su lado una garantía de 7 años o 150 mil km en tren motor, mientras que el Jetta se queda con una más básica de 3 años 0 60 mil km de defensa a defensa.

Kia es una marca que desde su llegada a México se ha caracterizado por observar detenidamente los movimientos de sus rivales para contraatacar. Ellos fabrican en Nuevo León a una versión del Kia Forte con el motor de 1.6 litros del Rio para exportar a Sudamérica principalmente, así que no nos va a sorprender si lo preparan rápidamente y lo anuncian en poco tiempo si ven que la estrategia de VW con este Jetta resulta exitosa.

Nuevo Versa 2020

Nissan Versa Sense CVT – 276,900 pesos

Es el gran superventas en México y su más reciente generación está mejor que nunca. Creemos que el gran éxito del Versa fue el detonador principal para que VW ofreciera al Jetta Startline 1.6 en México. Por apenas 13 mil pesos de diferencia frente a una versión básica del Nissan, las ventajas del Jetta serán muy difíciles de ignorar pues además de las virtudes del Jetta inherentes que ya mencionamos por ser un coche de segmento más alto, está mejor equipado.

El VW Jetta Startline sí tiene una pantalla táctil en el sistema de infotenimiento con interfaces Android y Apple que realmente parece vital para muchos por la facilidad de operación, mientras que el Versa se queda con un sistema de sonido tradicional sin pantalla y ambos echan mano de rines de acero, mandos al volante, Bluetooth, equipo eléctrico y clima manual. Mecánicamente la balanza queda pareja, con bloques similares de 1.6 litros y de 118 hp para el Versa, aunque nos parece mejor la transmisión automática Tiptronic del alemán frente a la CVT del japonés.