Al momento

SEAT equipará al Ibiza con el motor 1.5 TSI, pero nunca vendrá a México

SEAT Ibiza FR

SEAT ofrecerá en Europa al Ibiza con motor 1.5 TSI de 150 hp, pero viendo los precios del 1.0 en México parece poco probable que pueda comercializarse aquí.

De cierta forma, este SEAT Ibiza con el motor 1.5 TSI de 150 hp es un premio de consolación para los fans de la marca y del modelo que esperaban con ansias la versión de producción del Cupra Ibiza que se presentó en 2018, con el motor 2.0 litros de 200 hp del Polo GTI y del Audi A1 40 TFSI S-Line. Desafortunadamente, el Cupra Ibiza quedó solamente como un estudio de diseño que nunca llegará a los concesionarios.

SEAT 1.5 TSI Evo

Para aquellos clientes, SEAT ha presentado en el viejo continente a una versión del Ibiza con el motor 1.5 TSI Evo de 150 hp y 184 lb-pie, asociado con una transmisión DSG de 7 relaciones. Ese conjunto está disponible en México en el A1 35 TFSI y nos pareció fantástico cuando lo probamos, por su turbocargador de geometría variable que reduce el lag y hace más elástico al pequeño propulsor. Desafortunadamente, la existencia de este A1 y el precio del SEAT Ibiza 1.0 TSI hace imposible que el modelo con el motor más potente llegue a México.

El SEAT Ibiza más potente en México, en acabado FR y con motor 1.0 TSI de 115 hp y 148 lb-pie de par cuesta ya 381 mil pesos. De llegar con el motor de 1.5 litros seguramente estaría cerca de la barrera de los 450 mil pesos y eso sería prohibitivo en un subcompacto generalista, sin importar lo bueno que fuera. Además, lo pondría cerca del precio de un Volkswagen Jetta o de un SEAT León, por no mencionar al propio Audi A1, que con el mismo motor empieza en 494,900 pesos pero tiene el peso y la exclusividad de una marca Premium en su logo.

SEAT Ibiza FR

SEAT Ibiza FR

Sin embargo, los datos técnicos de este nuevo SEAT Ibiza 1.5 TSI son sumamente buenos, pues acelera a 100 km/h en 8.2 segundos según datos oficiales y hasta una máxima de 219 km/h, homologando unos atractivos 17.8 km/l en ciclo WLTP con emisiones de 128 g de CO2 por kilémetro.