Al momento

Audi Q3 Sportback S-Line 2020: Primer contacto, carácter propio

Audi Q3 Sportback

En una de las primeras pruebas de manejo de la nueva normalidad, Audi nos hizo llegar una Q3 Sportback para manejarla a la presentación en Tepotzlán.

Como tal, la Audi Q3 Sportback ha estado a la venta en México desde el pasado mes de abril pero la marca de los cuatro aros no quiso dejar pasar la oportunidad de organizar una prueba de manejo y presentación para medios especializados, que nos permitiera conocer el producto a fondo en una ruta de aproximadamente 250 km, saliendo de la Ciudad de México con rumbo a Tepotzlán, Morelos para estar en la presentación con sana distancia y volver a casa solos en los mismos coches.

Los precios de las dos versiones que forman parte del portafolio en México fueron dados a conocer en abril, desde 664,900 pesos para la versión 35 TFSI Select con el 1.4 turbo de 150 hp y 764,900 pesos para la 40 TFSI S-Line que manejamos, con el 2.0 turbo de 180 hp y 236 lb-pie de par. En las versiones de acceso, cuenta con una transmisión S-Tronic de doble embrague con 6 relaciones y tracción delantera, mientras que en la más potente equipa una de 7 relaciones compartida con el Audi S3 y tracción integral quattro.

Audi Q3 Sportback

Audi Q3 Sportback: Es más que la silueta de coupé

Lo que más llama la atención respecto a la Audi Q3 convencional es sin duda la silueta, pues el formato Sportback aplicado por primera vez a un modelo SUV de la familia Q de Audi le confiere trazos muy estilizados, comenzando por la pendiente acentuada del poste C y con una parte trasera de aspecto más deportivo, aunque los grupos ópticos posteriores son los mismos.

Al frente, la Audi Q3 Sportback tiene una parrilla distinta que emplea un tramado tridimensional de panal en lugar de las barras verticales de la Q3 regular, pero la fascia y los faros son los mismos en ambas. No notamos que esta carrocería le restara practicidad a la Q3, porque sigue teniendo una enorme boca de carga y no se reduce realmente el espacio para la cabeza de los ocupantes de la segunda fila de asientos.

Audi Q3 Sportback

Las dimensiones de la Audi Q3 Sportback son muy parecidas a las de la regular y de hecho, comparten el ancho de vía y la distancia entre ejes, con decrementos marginales en la anchura y altura, pero con 16 mm más de largo para alcanzar los 4.5 metros

En el interior, mantiene la estupenda calidad de materiales y especialmente, de ajustes, que conocimos en la Q3 SUV y que es característica de los modelos de Audi. Además, tiene la posibilidad de personalizarse con varios acabados y colores para el tablero y el equipamiento de serie es muy completo, ya con clima electrónico de dos zonas, ajuste lumbar de cuatro posiciones con apoyo para muslos en el asiento, cuadro de instrumentos digital y pantalla táctil de 8.8 pulgadas, que puede elegirse de 10.1 con un costo extra, aunque las dos unidades tienen Android Auto y Apple CarPlay y una respuesta rápida, con menús fáciles de entender y gráficos de excelente calidad.

La versión S-Line que probamos añade el sistema de sonido Bang & Olufsen 3D, luz ambiental, asientos delanteros deportivos con ajuste eléctrico y cámara de reversa, que son opcionales en la Select.

Audi Q3 Sportback

Apuesta dinámica, un GT inesperado

Una de las cosas que fueron más evidentes desde que manejamos la nueva generación de la Q3 en su versión regular el año pasado fue lo mucho más refinada que era respecto a la generación pasada, a cambio de esa agilidad e inmediatez que la definía. Digamos que se convirtió en un producto más maduro desde su puesta a punto y comportamiento dinámico aprovechando la presencia de la Audi Q2 como su hermana menor, enfocada a un segmento tal vez más juvenil y que sí busca esa agilidad.

Bueno, pues en la Audi Q3 Sportback es todavía más claro que se busca el refinamiento y terminaron con una puesta a punto que da como resultado un coche personal que parece casi perfecto para viajes largos por la solidez que transmite y por la facilidad con la que se devora los kilómetros mimando al conductor para evitar que se fatigue. Personalmente, la manejé solamente 250 km, pero si hubieran sido 1,000 posiblemente no lo hubiera notado, solamente habría seguido adelante manejando sin ninguna agitación ni cansancio.

En ese sentido, la Audi Q3 Sportback es un fantástico aunque inesperado GT con muchos lujos y comodidades, espacio y el diseño diferente y llamativo que caracteriza a este tipo de coches, con un foco más emocional que una SUV en formato tradicional. De cierto modo, es a la Q3 lo que el A7 Sportback al A6, aunque por un menor precio.

La calibración para la dirección va en perfecta sintonía con este propósito, porque es sumamente precisa aun cuando no comunica demasiado y más bien busca relajar al conductor, mientras que la suspensión le da una marcha robusta y que nos recuerda de cierto modo a la de coches más costosos en la plataforma MLB, no en esta MQB menos elaborada. Filtra irregularidades con maestría aun a velocidades altas y es rápida y segura para apoyar en curvas abiertas a velocidades altas, siempre transmitiendo certeza de que el coche va bien plantado y ayudada por el sistema quattro, que se puede sentir como administra el par entre ambos ejes cerca del límite.

Mecánicamente, esta versión con el motor TFSI de 2.0 litros y 180 hp resulta suficiente y no gasta más de lo que esperábamos, con un medio régimen muy contundente y poco turbolag. Es progresivo, pero sí se nota plano llegando a las 6,000 rpm, algo que no le sucede al mismo motor en su aplicación de 190 hp, empleado en la Q2 y A3, aunque también debemos considerar que esos coches son más ligeros.

Asociado a una S-Tronic muy bien pulida y atinada en su actuar, este tren motor nos parece más que correcto y gastó solamente 9.1 l/100 km, pero entendemos por experiencias anteriores que el 1.4 TFSI puede quedar justo para conducción en autopista. Ojo, que está confirmada para México más adelante la RS Q3 con el espectacular 5 cilindros turbo de 400 hp y no podemos esperar por probarla, además de que la marca trabaja para paulatinamente integrar al portafolio en México el 1.5 TFSI Evo, que ya está disponible en el Audi A1.

Audi Q3 Sportback

Así, Audi dotó a la Q3 Sportback de un carácter propio a pesar de estar basada en la Q3 regular, que a su vez se monta sobre la plataforma MQB que emplean varios modelos del Grupo Volkswagen. No es solamente la silueta, sino que realmente tiene las diferencias necesarias y correctas para llegar a un cliente que busca una SUV premium diferente y con características muy específicas. Además, de momento está sola porque la BMW X2 de BMW no tiene una diferencia tan marcada frente a la X1 y tampoco tiene los trazos manifiestos de Coupé como los de la Audi.

Mercedes-Benz no tiene una variante con estas características de la GLA o GLB, que son las que realmente se equiparan a la Q3 y para las GLC Coupé y BMW X4 está en camino la Q5 Sportback, una idea similar a la de esta Q3 pero para el segmento mediano.

Ahora lee

>> Audi Q5 2021, actualización visual y tecnológica

>> Audi Q8 55 TFSI vs Range Rover Velar P380

>> Audi A1 Sportback 30 TFSI 2020 – Test – Menos es más