Al momento

Bugatti Baby II es el juguete para niños en el que se divertirán los padres

Bugatti Baby II

El Bugatti Baby II es un coche eléctrico a escala en el que se divertirán los niños y los adultos, aunque cuesta más de 1.5 millones de pesos.

El Bugatti Baby II es un monoplaza de producción limitada y una réplica a escala del Type 35 que dibuja una línea muy delgada entre auto y juguete. Se desarrolló en conjunto con The Little Car Company y es en sí una recreación moderna del Baby original que el fundador de la marca, Ettore Bugatti, construyó para su hijo Roland en 1926.

Bugatti Baby II

Era un 50 por ciento más pequeño que el Type 35, totalmente eléctrico, contaba con frenos de madera y se planeó originalmente como un one-off, pero los clientes rápidamente lo conocieron y empezaron a pedirlo para sus hijos, así que Bugatti hizo 500 unidades.

En pleno 2020, el Bugatti Baby II es solamente un 25 por ciento más pequeño que el Type 35 original, así que un adulto puede manejarlo siempre y cuando no sea demasiado alto. El interior tiene un cuadro de instrumentos como el del Type 35 y asientos ajustables.

Los compradores tienen tres acabados para elegir en el Bugatti Baby II, con versiones Base, Vitesse y Pur Sang. El modelo base tiene una batería de 1.4 kWh y frenos hidráulicos, con un motor de 1.3 hp enviado al eje posterior a través de un diferencial autoblocante, aunque si se sale del modo novato y se escoge el modo experto, el motor es capaz de generar 5.8 caballos y acelerar hasta los 48 km/h.

Bugatti Baby II

Los Vitesse y Pur Sang tienen una batería de 2.8 kWh y el motor genera hasta 13.4 hp con la Speed Key, un guiño a lo hecho con el Veyron y el Chiron que también requieren de una llave especial para alcanzar la velocidad máxima, que es de 70 km/h. Los modelos Vitesse tienen una carrocería de fibra de carbono y los Pur Sang están hechos en aluminio y necesitan de 200 horas para alcanzar su forma final, trabajo que se hace a mano.

La autonomía va desde los 25 hasta los 50 km en función del modo elegido, pero la ventaja está en que los clientes pueden cambiar la batería en lugar de esperar a que se cargue. El Bugatti Baby II es un juguete muy grande y costoso, pero dinámicamente es muy preciso, hasta el grado en el que Bugatti escaneó el Type 35 que ganó en GP de Lyon y usó la información para crear una suspensión a escala con amortiguadores ajustables.

Bugatti Baby II

Se harán solamente 500 ejemplares del Bugatti Baby II con precios desde los 770 mil pesos para los modelos base hasta los 1.75 millones de pesos para el Pur Sang, aunque ya todos están vendidos. Sin embargo, Bugatti menciona que ante la desaceleración económica, algunos clientes han cancelado sus órdenes, por lo que todavía hay unidades disponibles para los clientes que se registren en el sitio de la marca.

Ahora lee

>> ¿Cómo filmar un Bugatti Chiron de 0 a 400 km/h?

>> Bugatti Chiron de cartón y pedales, los efectos positivos de la Cuarentena

>> Civic Gatti, cuando un Honda apunta demasiado alto