Al momento

Ferrari Camarossa, el “semental” italo-americano

Ferrari Camarossa Conversión Camaro

Pretender ser algo que no se es, por lo general lleva a caminos y decisiones muy oscuras y cuestionables y claro que aplica al mundo de los autos

Los cambios de identidad parecen estar a la orden del día y cabe mencionar que nos referimos estrictamente al mundo de los autos, en donde algunos autos no tienen la culpa de identificarse como un superauto italiano, aunque hayan sido concebidos cono un muscle car de la lista de compra de autos de los años 80s.

Ferrari Camarossa Conversión Camaro

Encuentra los mejores Chevrolet Camaro a la venta en soloautos.mx

El mundo de las conversiones automotrices tiene ejemplares dignos de presumirse por un buen trabajo y otros, bastante cuestionables que tenemos que informar para evitar que se reproduzcan.

Tal es el caso de este ingeniosamente llamado Ferrari Camarossa, pues como su nombre lo indica, se trata de un Ferrari Testarossa atrapado en la carrocería de un Chevrolet Camaro de los 80s y no al revés.

Pero ya en serio, el modelo está basado en un Camaro del 86, el cual ha sido sometido a una serie de cirugías para hacerlo parecer al mítico Testarossa.

Ferrari Camarossa Conversión Camaro

Cada panel de la carrocería ha sido modificado para lograr un parecido con el superauto italiano, incluyendo las afamadas líneas horizontales del costado del auto, junto con un alargamiento del cofre para lograr un perfil parecido al Ferrari.

La parte trasera, aprovecha sus nuevas salpicaderas ensanchadas para encubrir las calaveras de origen americano, con una rejilla oscura que simula la parte trasera del Ferrari.

El frente es menos afortunado (en serio), y solo pudo costearse un par de acrílicos negros para disimular que sus faros no cuentan con un mecanismo abatible, mejor conocido como “pop-up”.

Los detalles se aprecian hasta en los rines que fueron sustituidos por unos en forma de estrella, de 5 brazos, especialmente fabricados para este modelo y, por su puesto, no podían faltar los emblemas del cavallino rampante para demostrar su nueva identidad.

En el apartado mecánico, el Camarossa mantiene un V8 “Small Block” modificado, colocado al frente, como buen Camaro, que es capaz de entregar cerca de 500hp, administrados por una caja manual de 5 relaciones, nada mal para este adefesio.

Hay que decirlo, el Camarossa tiene que recibir una mención honorífica por integrar un patrón de cambios en la consola central, tipo rejilla, muy al estilo de la marca italiana. Aunque fuera de eso, el interior no sufrió cambios, salvo la integración de los necesarios emblemas de Ferrari.

Ahora lee:

>> Ferrari 360 con alma de Toyota MR2

>> El Toyota Prius que soñaba ser un Ferrari FF

>> Qué NO hacer con un Ferrari F430