Al momento

¿Cómo le pones un V12 de 27 litros de un tanque a un Ford Crown Victoria?

Crown Victoria V12

El Crown Victoria con un motor V12 de 27 litros será el más potente de la historia, aunque poner un motor tan grande en el frente de un auto tiene inconvenientes.

Una de las más grandes ventajas del Ford Crown Victoria y de su construcción de carrocería sobre un marco de largueros y travesaños era que el espacio bajo el cofre era lo suficientemente grande para albergar motores más grandes y modificaciones de preparadores externos. Por eso el Crown Victoria y sus gemelos de Lincoln y Mercury, montados sobre la famosa plataforma Panther, gozan de tan buena reputación en el mundo de los entusiastas a pesar de ser sedanes grandes, pesados y cómodos, que se hicieron un nombre por ser los preferidos de las fuerzas policiales, empresas flotilleras y conductores de taxis en todo Estados Unidos.

Sin embargo, un entusiasta sueco parece haber superado los límites de lo posible instalando en un Crown Victoria un motor V12 de 27 litros de desplazamiento, esperando superar el número de potencia de un Bugatti Chiron.

Daniel Werner habló con Road & Track y dijo que encontró al motor antes que al coche. Incluso buscó motores de avión y un bloque de 37 litros fabricado por Rolls-Royce llamó su atención, pero el tamaño de ese bloque hizo que fuera imposible considerarlo y por eso echó mano de un bloque conocido como Meteor V12 fabricado por la misma compañía para uso en tanques militares durante la Segunda Guerra Mundial.

Generaba alrededor de 600 hp en el Cromwell de las fuerzas británicas. Luego consiguió en su natal Suecia un Crown Victoria 2006, que antes había servido a la policía de California y como no tenía  un motor funcional, estuvo listo para recibir el enorme V12. A su proyecto le llama Meteor Interceptor.

600 hp suena suficiente para un Crown Victoria considerando que los últimos que se produjeron en 2011 tenían 224 caballos provenientes de un V8 de 4.6 litros, pero no son demasiados considerando que vienen de un motor de 27 litros de cilindrada y que por si mismo pesa lo mismo que un coche subcompacto urbano. Hay que considerar que con pistones tan grandes (2.25 l de desplazamiento por cilindro), no se puede hacerlos girar a altos regímenes porque al ser más grandes y pesados llevan más inercia, así que estos motores dependen del torque, pues son precisamente las altas revoluciones las que generan potencia a partir del par motor.

Werner apunta a extraer alrededor de 2,500 hp de ese bloque a través de un par de turbocargadores y un ECU especial, además de elevar la línea roja de 3,000 a 4,000 rpm, para luego enviar toda la potencia al eje posterior a través de una transmisión reforzada para contener la fuerza del motor Meteor V12.

Además, la instalación de un motor tan grande en coche no fue sencilla. Fue necesario eliminar muchos de los refuerzos bajo el cofre y una parte del firewall, que separa el compartimento del motor de la cabina. Muchas de las partes son fabricadas a la medida y Werner buscará adaptar componentes del chasis de una Chevrolet C10 para soportar el peso en el eje delantero.

Werner acepta que no es la elección más inteligente para un coche de carreras, sino que lo hizo meramente por pasión. Eventualmente buscará superar los 320 km/h en su Meteor Interceptor y cree que puede lograrlo. Habrá que estar al pendiente de este proyecto.

Ahora lee

>> No lo sabías: Existió un Mercedes-Benz Clase A con dos motores, el A38 AMG

>> No lo sabías: Troller, la marca brasileña inspirada en Jeep

>> No lo sabías: La Ford Bronco casi termina llamándose Wrangler