Al momento

Adiós definitivo al Chevrolet Malibú

Luego de haberlo retirado del mercado mexicano el año pasado, pero mantenerlo en Estados Unidos, parece que el Malibú se despedirá definitivamente muy pronto.

Chevrolet podría acelerar la muerte de su sedán mediano, el Malibú, para mitigar los daños financieros que dejará la pandemia. Bajo este esquema, el auto dirá adiós en alrededor de dos años.

GM Authority dijo, sin citar fuentes, que el último año modelo para el Chevrolet Malibú será el 2023, lo que lo mantendrá en producción hasta finales del 2022. Si ese reporte resulta ser cierto, podemos olvidarnos de volver a tenerlo en México. En su generación actual era uno de los mejores del segmento pero nunca tuvo el reconocimiento que merecía de un cliente que parecía buscar solamente SUVs.

Además, se esperaba que el auto recibiera un segundo facelift para el año 2023 y aguantara así al menos dos años más, pero la pandemia ha acelerado la transición hacia líneas más rentables, como las SUVs y pick-up, aunado a la estrategia de electrificación de GM.

Aunque no hay una declaración oficial, el reporte parece lógico. Las ventas del Malibú vienen cayendo desde hace varios años y en el 2019 cerraron 8.7 por ciento por debajo del 2018, siendo superado por el Fusion que ya salió del mercado pero por encima del Optima, por ejemplo. Los superventas de ese segmento seguirán adelante, pues el Accord tuvo una generación nueva en el 2018 y el Camry lo hizo un año antes y no parece que haya planes de retirarlos.

Si Chevrolet estuviera desarrollando una nueva generación para el Malibú, para estas alturas de su ciclo de vida ya habríamos visto al menos algunas foto espía de las mulas de desarrollo, pero es no ha sucedido.

Mientras que Ford fue noticia tras anunciar su salida de los segmentos de autos y hatchbacks, General Motors lo hará en silencio. La producción del Cruze terminó el año pasado y el último Impala salió de la línea a comienzos del 2020. En Estados Unidos sigue existiendo el Sonic, pero no debe tardar en anunciarse su salida del mercado y eso dejaría a Chevrolet solamente con el Spark para atacar al público que quiere un coche sencillo, bueno y barato y a los deportivos de la gama, Corvette y Camaro.

Hay reportes de que el Camaro tampoco tendrá una nueva generación, pero que la actual podría tener al menos media década de vida todavía.

Pase lo que pase, General Motors de México fue muy inteligente al blindarse con sedanes para los segmentos que en México siguen siendo clave desde un punto de vista de volumen, primero con la llegada del Beat Notchback como su auto más accesible y luego con los Cavalier y Aveo traídos de China y que han tenido buenos resultados de ventas desde que llegaron a México.

Finalmente, completaron su ofensiva con la llegada del Onix, un sedán desarrollado para varios mercados emergentes y producido en México, pero con lo último en tecnología de motores turbocargados y con una plataforma moderna y bien calibrada.

Ahora lee

>> General Motors Ultium: Baterías flexibles para la nueva generación de EVs

>> Chevrolet Monza: el sedán que reemplazó al Cavalier en China, ¿llegará a México?

>> Las marcas asiáticas han aprovechado el abandono de Ford y GM del segmento de sedanes compactos