Al momento

GMC Envoy XUV: La mezcla entre pick-up y SUV que seguro no conocías

La GMC Envoy XUV fue una idea innovadora de General Motors durante la década pasada que buscaba combinar la utilidad de una pick-up con la practicidad de una SUV.

La Envoy era la camioneta mediana de GMC antes de la Acadia, y estaba basada en la plataforma GMT360 que compartía con la Trailblazer que sí se vendió oficialmente en nuestro país. La Envoy estuvo disponible entre el 2002 y 2009 y durante su ciclo de vida tuvo diversas variantes, como la Envoy XL con tres filas de asientos que estaba relacionada a la Trailblazer EXT, también con tres filas de asientos, y la Envoy XUV que pocos conocieron y que tenía una particularidad que la hacía única.

La Envoy echaba mano de propulsores de seis cilindros en línea con 4.2 litros y 275 hp o de un Small Block de 5.3 litros y ocho cilindros con 290 hp, que se compartían con la SUV de Chevrolet y en el caso del V8, también con la gama de pick-ups grandes de Chevrolet y GMC. En ambos casos se adaptaban a una caja automática de 4 relaciones y podían pedirse con propulsión posterior o 4×4.

Como tal, la Envoy y la Trailblazer eran las rivales directas de la Jeep Grand Cherokee, Ford Explorer y Nissan Pathfinder de la época, pero con el éxito que ya empezaban a tener esos segmentos en nuestro vecino país del norte se presentó la Envoy XUV, que buscó mezclar los conceptos de SUV y pick-up en el mismo vehículo.

Llegó al mercado en el 2004 con espacio para cinco pasajeros y un techo retráctil para la parte posterior que se deslizaba hacia el frente, resultando en un area de carga abierta. Luego, un separador a la que GMC llamó MidGate podía levantarse para dividir el area de carga del compartimento para los pasajeros, estaba fabricada en plástico sólido y contaba con un vidrio retráctil para la mitad superior. La compuerta podía abrirse hacia los lados o tirarse hacia abajo como es convencional en una pick-up.

Aunque los vidrios laterales se quedan en su posición, la caída pronunciada del poste C ayuda a incrementar la porción de la caja que se queda totalmente expuesta para poder introducir objetos de gran tamaño y el medallón se esconde en la compuerta al hacer la conversión. El área de carga tenía protección contra agua y sistema de drenado, haciendo más sencilla la labor de lavarla con manguera como es común para los dueños de pick-ups sin que el agua alcanzara el área de pasajeros.

Al final, todavía quedaba el riesgo de romper los vidrios laterales si se cargaba metal o madera y la batea no era tan grande como la de una pick-up tradicional, pero una pickup tampoco contaba con la dualidad tan marcada o una marcha más refinada como la que tienen SUVs como la Envoy en donde el peso está mejor distribuido y la batea no va montada por separado de la cabina sobre el chasis.

Desgraciadamente, la Envoy XUV no alcanzó las proyecciones de ventas, que contemplaban que una de cada tres Envoy comercializadas perteneciera a la XUV, con 30 mil unidades por año. Luego de haber entregado solamente 12 mil unidades en el primer año y no las 30 mil que se esperaba, la producción cesó tras solamente meses a la venta, aunque la idea y las ganas por innovar se aprecian aun 15 años después de su debut.

Ahora lee

>> No lo sabías: Existió un Mercedes-Benz Clase A con dos motores, el A38 AMG

>> No lo sabías: Troller, la marca brasileña inspirada en Jeep

>> No lo sabías: La Ford Bronco casi termina llamándose Wrangler