Al momento

AMDA urge respuesta del gobierno de AMLO: prevén caída del 26%

La pandemia por Coronavirus comienza a golpear a la industria automotriz mexicana, hablamos con Guillermo Rosales, presidente de AMDA de México quien pronostica una posible caída del 26% en las ventas en 2020.

La industria mexicana entrará en un periodo muy complicado en los siguientes meses y, como ya reportamos anteriormente en estos informes, AMDA, AMIA, ANPACT e INA piden al gobierno federal acciones para poder contener las caídas que se vienen en la venta de autos en México.

Platicamos con Guillermo Rosales, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, sobre las propuesta y pronósticos para los siguientes meses.

“Estamos en una situación que me atrevo a manifestar como las más fuerte que en nuestra generación nos ha tocado enfrentar y en el caso concreto de las afectaciones para la industria automotriz, estas iniciaron previo a la llegada del COVID-19 a México, derivado de las afectación desde la red de suministro”, explicó Rosales.

“En este momento buena parte de las operaciones industriales de manufactura de autopartes como de ensamble de vehículos están paralizadas en toda la región de Norteamérica y para nuestro país representará una caída significativa tanto en la producción, en las exportaciones y en lo que corresponde a las ventas domésticas.

“Nuestras estimaciones, muy preliminares, todavía falta conocer la profundidad y el tiempo, la duración de los impactos de esta crisis, es que este 2020 estaremos cayendo, cuando menos un 26% la venta de vehículos, quedando por debajo de un millón de unidades, prácticamente llegando a los niveles que tuvimos hace una década”, comentó Rosales.

Es posible que las ventas de autos en México tengan una caída del 50%, mientras que para abril se habla de hasta un 90%

“Lo urgente es mantener la plantilla laboral, y con ello estamos urgiendo, al igual que todo el sector privado, que haya una manifestación de política fiscal en favor de la conservación de empleos.

“Creo que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, desafortunadamente no está leyendo adecuadamente el panorama que nos toca enfrentar, no se están pidiendo privilegios ni para las empresas ni para los accionistas, se está pidiendo la participación del gobierno para diferir el pago de impuestos, para suspender de manera provisional las declaraciones correspondientes al ejercicio fiscal 2019 y, lo mismo para las declaraciones provisionales mensualesl, con el objetivo de mantener flujo dentro de las empresas y poder hacer frente al pago de los sueldos y mantener sin despidos a la plantilla laboral”

Rosales también abogó porque tanto gobierno como empresas debemos ser capaces de construir los mecanismos, si no, el día después de la contingencia encontraremos empresas quebradas y trabajadores sin empleo que harían más costosa y tardía la recuperación.

“Lo que ha pedido el sector privado es esa concurrencia, un llamado para que haya un acuerdo nacional para enfrentar la crisis”, concluyó el ejecutivo.

 

Ahora lee:

>> AMIA pide firmar Acuerdo Nacional por el COVID-19

>> BMW y Honda reconocidos por estudio

>> Cancelan Salón de Detroit por Coronavirus