Al momento

Daimler podría enfrentar un costoso Dieselgate

Si crees que la trampa de emisiones con el diésel de VW fue costoso, Daimler está frente a una situación igualmente complicada que pudiera costarle exactamente lo mismo.

La marca ha sido forzada a detener la producción y distribución de sus modelos diésel y parece ser que tendrán problemas para cumplir las normas de emisiones en curso en otros países, aunque sabemos que para la venta de autos en México no sería problema.

Y mientras niegan estar en un escándalo de emisiones similar al dieselgate de VW de 2015, el Departamento de Transporte de Alemania piensa de manera diferente.

Multa para Mercedes-Benz

Incluso Damiler ha reservado la asombrosa cantidad de 30.7 billones de euros para cubrir posibles pérdidas por lo que pudiera venir con sus autos diesel, incluyendo duplicar sus reservas para probables costos de regulaciones y responsabilidad en 4.9 billones de euros.

De qué se trata

Daimler ha hecho un trabajo magnífico dejando fuera de todos los titulares de los medios este Dieselgate, pero el Departamento de Transporte Alemán (KBA) ha advertido a Mercedes Benz que declarará ilegal el llamado sistema de interruptores térmicos.

Si bien la KBA no le ha impuesto una multa a Daimler en este año todavía, recordemos que en 2019 fue multado con 870 millones de euros por no reducir las emisiones de NOx en los modelos diésel.

Y en Daimler se están tomando la situación tan en serio, que han formado un comité de seis miembros dedicados a investigar legalmente “en contra de la propia complejidad de las emisiones y procedimientos antimonopolio”, informaron en su reporte anual.

Consulta aquí los mejores Mercedes Benz al mejor precio

La multa que Daimler espera, no podría haber llegado en peor momento, pues ha destinado dos mil millones de euros para su plan de reestructura, ya que parece que recortará cerca de 15 mil empleos en los próximos dos años, además de que se vienen mayores costos para el desarrollo y electrificación de las próximas generaciones de autos.

De hecho, como reportamos anteriormente, este plan podría estar considerando desaparece modelos como el Clase B o Clase S de su portafolio de productos.

No olvidemos que en este momento, Mercedes solo tiene al EQC como su único EV de nueva generación, aunque su marca Smart (que ahora Geely tiene el 50% de participación) ya produce sus primeros autos eléctricos.

En el reporte anual, Daimler también anunció el viernes pasado, que la KBA declarará que sus autos “están equipados con dispositivos engañosos inadmisibles” (defeat devices le llamó la KBA), haciendo referencia a que son dispositivos que se emplean para cubrir a cualquier tecnología diseñada para engañar los límites de las regulaciones de emisiones.

También advirtió que los modelos diésel se encuentran bajo un profundo escrutinio después de que la KBA criticó fuertemente los interruptores térmicos que desactivaban los controles de emisiones cuando la temperatura ambiente era o muy baja o demasiado alta.

El sistema de basa en una laguna legal que permitía que la tecnología de los sistemas de limpieza de emisiones, se pudieran apagar entre seis y ocho grados y por encima de los 26.

El nuevo CEO de Daimler, Ola Kallenius, parece haberse quedado con una bomba de tiempo del anterior jefe del grupo, Dr. Dieter Zetsche y hasta ahora se ha visto obligado a revisar las previsiones de ganancias hasta en tres ocasiones a medida que se descubrieron nuevos obstáculos financieros.

La marca de lujo es una de las más amenazadas por haber perdido las metas de emisiones contaminantes de su flotilla bajo la norma EU7.

La meta de la flota de Daimler para el 2019 era de 137 gramos de CO2, pero para este año debe estar en los 103 y para el 2021 Europa busca empujar que el promedio de la flota de los autos de las marcas europeas esté por debajo de los 95 gramos.

Damiler se ha protegido diciendo que es muy probable que no alcance dichos números, pues sus clientes no están cambiando de los motores de combustión con la rapidez necesaria. La gama de autos eléctricos para Daimler representó apenas el 2.8%  de las ventas en 2019, pero tendrán que alcanzar por lo menos el 10% para finales de este 2020 para evitar las penalizaciones que habría al respecto.

No llegar a los números, podría ser verdaderamente costo para la marca, con multas de 95 euros por cada gramo que esté por encima del límite, multiplicado por cada uno de los autos que se vendan entre 2020 y 2021, que representarían alrededor de 1.5 y 2 mil millones de euros.

Los autos de Mercedes Benz son particularmente grandes, equipados con motores de gasolina o diésel, aunque ha agregado una buena cantidad de híbridos conectables y un plan de eléctricos más robusto para este año.

Ahora lee:

>> Los Clase B y Clase S podrían desaparecer

>> Geely y Daimler se unen para transformar Smart

>> Habrá una Clase G eléctrica