Al momento

Kia Soul LX 2020 – Test – Una compra redonda

Kia Soul LX - TEST

Es rara la ocasión en la que podemos manejar un auto como el Soul LX, pues los fabricantes generalmente contemplan para su flota a las versiones más equipadas o potentes.

Hicimos test técnico a un preserie de la versión GT Line Turbo antes de su debut mundial y luego probamos al equivalente del EX Pack con el propulsor de 2.0 litros justo en el momento en el que se lanzaba en México. El Kia Soul LX con el motor de 1.6 litros y caja manual de seis relaciones nos sorprendió por todo lo que tiene y especialmente, por lo que no deja de ofrecer respecto a las variantes más caras.

Evaluándolo salen a relucir las más grandes virtudes que tiene el Soul LX desde el momento en el que se pone sobre la balanza lo que ofrece en distintos frentes por un precio que, al momento de la edición, era inferior a los 290,000 pesos. Es decir, si las versiones más completas ya son una propuesta atractiva por 350 o 400 mil pesos, esta lo es aun más porque mantiene los valores clave, como el comportamiento dinámico o la versatilidad del interior, por un precio mucho más bajo y sacrificando relativamente poco.

El interior de la Soul LX tiene cambios menores y son principalmente de equipamiento, más no de calidad. El material de tacto suave en la parte alta del tablero es el mismo que en otras versiones y la calidad de los ensambles tampoco presenta diferencias, con ajustes sólidos y una buena hechura en general.

Kia Soul LX - TEST

El espacio es uno de sus puntos fuertes, pero se realza al considerar lo que se paga por él, pues tiene un precio similar al de hatchbacks y sedanes subcompactos, pero con 675 litros en cajuela cuando un sedán subcompacto difícilmente supera los 400 y un techo más alto que estos que enfatiza la sensación de espacio para cabeza.

Realmente nos parece que el Soul LX no escatima en las cosas que son esenciales en un automóvil moderno, pues encontramos una pantalla táctil de 7 pulgadas con cámara de visión trasera y compatibilidad para Android Auto y Apple CarPlay, control de clima, manual eso sí, y mandos de audio al volante, pero lo que sorprende es que mantiene el mismo equipamiento de seguridad, raro para la versión más accesible de un auto en este categoría.

Kia Soul LX - TEST

Equipa seis bolsas de aire, control de estabilidad y frenos antibloqueo, algo que no es común en variantes de acceso del segmento B, sean sedanes, hatchbacks o SUVs. Tampoco se incluyen en versiones de acceso de otras SUVs con las que en teoría compite, como la JAC Sei 2, Nissan Kicks, Mazda CX-3, Renault Duster o Honda HR-V, algunas incluso más costosas.

Soul LX: Al mando

La variación más relevante en la Soul LX está en el tren motor por su desplazamiento y transmisión y números de potencia y par, pero a su favor tiene a los consumos, que son más bajos en este caso. El impulsor de 1.6 litros entrega 121 hp a 6,300 rpm y 111 lb-pie de par a 4,850 rpm, por lo que es necesario llevarla arriba para extraer todo lo que tiene para maniobras de adelantamiento o incorporaciones.

Kia Soul LX - TEST

Es perfectamente adecuado para conducción urbana, con una entrega lineal del par a bajas revoluciones, pero evidentemente de reacciones contenidas. Le juega en contra que los desarrollos de la transmisión están muy alejados entre sí y la caída de las revoluciones en los primeros dos cambios es muy pronunciada, suponemos que para mantener el motor en rangos bajos y favorecer a los consumos.

Cambiando de primera a segunda a más de 6,000 vueltas, la velocidad de giro del motor se cae a 4,000 y algo semejante sucede al engranar la tercera viniendo de segunda cerca del corte inyección, punto al que es necesario llegar porque, como decíamos, la potencia máxima llega a las 6,300 vueltas. Esto ya no ocurre al cambiar a cuarta o quinta a velocidades ya más altas, mientras que la sexta juega un papel valioso para colocar al motor en regímenes bajos en autopista, permitiendo tener los mejores consumos a velocidades de entre 100 y 120 km/h.

Kia Soul LX - TEST

Si la Soul 2.0 con transmisión IVT entregó un promedio de 11.4 km/l en ciudad y 16.3 km/l en autopista, el Soul LX alcanza los 13.6 en entornos urbanos, que en autopista se estiran hasta los 17.5 a velocidades constantes de crucero. Es menos contundente al acelerar, pero gasta menos. Unas cosas por otras.

Acelera a 100 km/h en 14.3 segundos en el mejor de los casos, dato que la deja más cerca de lo que esperábamos de la Soul 2.0, esta última con 12.5 segundos en el mismo ejercicio.

La marcha es suave y aquí se magnifica esa impresión gracias a las llantas de perfil más alto, de 205/60 con rin 16 en lugar de las 235/45 R18, lo que, en conjunto con un despeje libre al suelo de 170 mm, cercano al SUVs tradicionales, ayuda a rodar despreocupado en caminos irregulares o con baches.

Kia Soul LX - TEST

Con una dirección precisa, el Soul LX es ágil y predecible al cambiar de trayectoria. No tiene ajustes para los modos de manejo, por lo que no se puede modificar la respuesta de la dirección, haciéndola más o menos pesada según se desee, pero la puesta a punto que viene por default es correcta, ligera para maniobrar a bajas velocidades y sin ser tan directa como para hacerla nerviosa en autopista.

De hecho, la solidez con la que rueda es una sorpresa pues el eje posterior va muy bien plantado y aun en las pruebas de frenado no se descoloca.

Su comportamiento al frenar es fenomenal, tanto por sensaciones como por el dato duro en metros. Es una de las cosas que la distingue de sus rivales y que va ligada directamente con la seguridad activa. Con un pedal firme, conseguimos detenernos desde 100 km/h en 37.2 m, un dato sobresaliente y muy poco común en un auto de este segmento, que no se ve afectado en demasía por la fatiga tras varias repeticiones.

Kia Soul LX - TEST

En un balance general, nos parece que la Kia Soul LX es una de las compras más sensatas que se pueden hacer no solo en su segmento, sino en general en este rango de precios comparándola con compactos en versiones de entrada y con las versiones tope de hatchbacks y sedanes subcompactos. Y no solamente es el precio, sino que brilla en muchas facetas y además no se siente como un coche barato, pues tiene equipo clave de confort y seguridad.

A todo esto, hay que sumarle la garantía, que con 7 años en tren motor y 5 de defensa a defensa, más el añadido de espacio y versatilidad que le da su silueta cuadrada, terminan de redondearlo como una gran opción de compra.

Kia Soul LX - TEST

Ahora lee

>> Análisis de gama: Kia Soul 2020, precios, versiones y equipamiento en México

>> Comparativo: Chevrolet Bolt EV vs Kia Soul EV, los eléctricos del momento

>> Kia Seltos 2020: Salón de Los Ángeles, 5 razones por las que tendrá éxito