Al momento

#BlueMonday: Lo que perderían los autos durante esta década

Y a propósito del supuesto día más triste del año, el #BlueMonday, aquí les dejamos un desmotivador listado de lo que el mundo del automóvil podría perder en el transcurso de esta década que se avecina. 

Motores V12

Las regulaciones en cuanto a emisiones contaminantes no tienen en cuenta que un Prius que hace 25,000 kilómetros al año resultará más nocivo para el medio ambiente que un Aventador que hace 500 y rara vez sale, pero aún así las reglas que apuntan hacia lo políticamente correcto se están encargando de eliminar esas máquinas de admirar que solían enfocarse hacia un experiencia de conducción más pura y enfocada. Los motores son cada vez más pequeños, muchos se han soportado en sistemas híbridos que también los hacen más rápidos pero a su vez, esa transformación los ha hecho más parecidos entre sí y han perdido sus sonidos que los hacían especiales. Las futuras generaciones no sabrán cómo responde y suena un V12 aspirado.

Cajas manuales

Es completamente cierto que las cajas automáticas son la solución perfecta en ciudades con tráfico denso y que además cada vez son más rápidas y eficientes, así que la caja manual por ende se está convirtiendo en un anacronismo. Entonces, así como el V12 es un tema de sensaciones, la coordinación requerida y el nivel de involucrarse con el auto por medio de una acción como hacer nuestros propios cambios es algo muy valioso que también se está perdiendo, pues pocos deportivos, así sean para gente más especializada y de números muy limitados, están saliendo con una caja de tres pedales. Porsche es de las pocas que mantiene viva la esperanza. 

Coupés (los de verdad)

Es un hecho que quedan todavía muchos coupés auténticos por ahí, desde un sensato BMW Serie 2 hasta excentricidades como un Bentley Continental GT, pero partiendo de que los hatchbacks de tres puertas están desapareciendo y muchos mini SUVs están desplazando a automóviles convencionales por un simple asunto de moda, los coches con un toque más individual corren riesgo de convertirse en algo del pasado, porque hasta los clientes más caprichosos quieren verse en algo más voluminoso o en un todoterreno… así lo vayan a usar en condiciones que el tradicional coupé ya hacía bien. Y sobra aclarar que hablamos de los verdaderos coupés y no de los sedanes o SUVs rebautizados como “coupés”. 

Mustang Mach-E

El valor histórico del automóvil

Hay nombres e íconos en el mundo del automóvil que se han encargado de posicionar marcas completas y de crear leyendas con las que muchos sueñan, pero hay mentes en los departamentos de mercadeo que están dispuestas a abusar de los valores creados por dichos nombres para querer imponer un producto que en nada tiene que ver con los principios propuestos en un comienzo. Un ejemplo puede ser el Ford Mustang Mach-E, un SUV eléctrico que en nada representa lo que es un Ford Mustang, pero que forzosamente quiere ser asociado al Mustang. Otro ejemplo podría ser el nuevo BMW Serie 1, un auto de tracción delantera que contradice los valores de la marca alemana al convertirse en un coche técnicamente genérico e igual a sus rivales, cuando hace no tantos años hasta difundían campañas publicitarias defendiendo la propulsión trasera. 

Los verdaderos fanáticos de los autos

¿Recuerdan cuando un niño o niña esperaban ansiosos la edad suficiente para conducir y sacar su licencia? ¿O para tener su primer auto? Ahora hay personas de 30 años que no tienen el más mínimo interés en ello y nunca aprendieron a conducir (son libres de elegir, cómo no). A eso hay que sumarle que un automóvil cada vez está siendo más valorado por el tamaño de una pantalla táctil o por un desfile de artilugios superfluos instalados por un proveedor y no por las características técnicas que los harán mejores o peores al usarse como lo que son: medios de transporte. ¿Un motor eficiente?, ¿Una caja que funcione bien?, ¿Que su suspensión sea cómoda pero a su vez asegure que sea estable?, ¿Buena respuesta al adelantar? Muchas de esas prioridades han sido reemplazadas por dos simples exigencias: que sea “camioneta” y que puedan enlazar su smartphone. Todo esto se junta para que exista cada vez menos gente dispuesta a conducir por el simple placer de hacerlo, por ocio y no solamente para desplazarse de un punto a otro. 

 

Ahora lee:

Blue Monday: 5 coches que te harán sentir feliz

BlueMonday 2020: 5 hechos inevitables de la industria automotriz que nos ponen tristes

10 tips de conducción zen (o cómo sobrevivir al tránsito)