Al momento

La NHTSA podría investigar posible defecto en 500,000 autos Tesla

La aceleración involuntaria es el motivo para que la NHTSA esté considerando la petición a investigar diversas unidades del Tesla Model S, la Model X y del más reciente Model 3. 

Sería una investigación formal de la NHTSA a medio millón de unidades de la actual gama Tesla a la venta, lo que afecta al Model S desde el 2012 hasta el 2019, a la Model X de 2016 a 2019 y al Model 3 de 2018 a 2019. 

Los reportes de propietarios y conductores abarcan distintas situaciones en los que los autos aceleran repentinamente, desde un intento de estacionar hasta incidentes en el tráfico, ya sea usando o no las asistencias que incluyen estos vehículos. 

La petición a la NHTSA cita 127 quejas en 123 distintos autos, que han generado 110 choques y 52 lesionados en Estados Unidos. En uno de los casos, incluso se llegó a relatar que un Model S 2015, estando parado y cerrado, aceleró por sí mismo hacia la calle y se estrelló contra otro coche estacionado. 

Esto ocurre después de que en octubre pasado la misma NHTSA estuviera averiguando si Tesla debió llamar a revisión a 2,000 vehículos después de algunos incendios espontáneos.

 

Ahora lee:

Tesla, cerca de lograr una batería de 1.6 millones de kilómetros

Tesla alcanza su meta de ventas en 2019 con 367,500 unidades entregadas

La Tesla Cybertruck podría ser ilegal en Europa