Al momento

Audi A1 Sportback 30 TFSI 2020 – Test – Menos es más

Audi A1 Sportback

El nuevo Audi A1 Sportback representa el comienzo de la remodelación de la gama de acceso y eso lo vuelve de suma importancia, pues junto con la Q3 y el A3, son los autos que representan mayores ventas para la marca, especialmente en países como el nuestro.

El A1 Sportback 30 TFSI Ego que tuvimos a prueba, consta de un propulsor turbo de tres cilindros y 1.0 litros, con 116 hp y 148 lb-pie de par, acoplado a una transmisión S-Tronic de doble embrague y siete relaciones. También está disponible por primera vez en México el 1.5 TFSI Evo en un auto del Grupo Volkswagen y un 2.0 litros para el más potente 40 TFSI S-Line, con 200 caballos y transmisión de seis cambios.

Audi A1 Sportback

Como sucede con la SEAT Arona y la más reciente generación del Ibiza, el nuevo A1 Sportback está basado en la arquitectura MQB A0 que ha sido adoptada por todos los subcompactos del consorcio. Con 403 cm, es 75 mm más largo que el anterior y 11 mm más alto, mientras que la anchura permanece idéntica en 1.74 metros. También ostenta un crecimiento considerable en la distancia entre ejes, de 94 mm, que se traducen en un interior más habitable y una capacidad de carga mejorada.

Esto es importante fundamentalmente porque la nueva generación del Audi A1 Sportback se ofrece solamente con la carrocería de cinco puertas, que deja ver que ahora el foco es menos personal que antes y va por clientes que valoran el espacio interior, aspecto en el que cojeaba el modelo saliente. Hay 4 cm más en espacio para piernas en las plazas traseras y la cajuela, de 335 litros, y presenta formas aprovechables y bien definidas.

En el interior del nuevo A1 Sportback es donde se ve reflejado un cambio más claro, con una pantalla táctil central incorporada en el tablero en lugar de la unidad que se montaba por encima, aunque el minimalismo en el diseño y la disposición de los mandos que se volvió muy popular entre sus clientes con el modelo anterior permanece intacto.

Audi A1 Sportback

A pesar de ser el acceso a la gama, hay reminiscencia a los modelos más grandes por el acomodo de los controles, la interfaz de la pantalla táctil y el cuadro de instrumentos digital, que va de serie en todas las versiones del A1 Sportback para México.

Como era de esperarse en un modelo de entrada, la pantalla es más pequeña que en otros Audi y no cuenta con un display inferior en la consola central para los mandos del aire acondicionado, que se controlan a través de perillas y botones de excelente tacto y solidez, con una retroalimentación al operarlos característica de la marca y muy alejada de cualquier otro producto del Grupo Volkswagen.

Los asientos forrados en tela en esta versión pecan de simples. No hay ajuste lumbar para viajes largos y el soporte lateral es justo, además de que el diseño del asiento y de la tela con la que está forrado se ve fuera del lugar en un coche como el A1 Sportback.

Se emplearon materiales de tacto suave en las partes altas del tablero, pero las puertas son de material rígido y de diseño demasiado simple pata tratarse de un auto premium de este precio, con mandos para las ventanas y los espejos cercanos a los de los autos subcompactos del grupo con los que comparte la estructura. Dicho esto, e independientemente de los materiales elegidos, la calidad de los ensambles resulta muy buena y sólida, a la altura de un auto con las aspiraciones del A1 Sportbacky la apariencia de los plásticos es agradable, sin demasiado brillo y coherente con el resto del interior.

Comportamiento dinámico, la más grande virtud del A1 Sportback

Al mando del nuevo Audi A1 Sportback salen a relucir sus fortalezas y es como mejor se entiende todo el desarrollo que hay detrás de un auto premium. Empezando por la puesta a punto de un chasis conocido, que es sin duda lo mejor que tiene, pues lo convierte en un coche de reacciones neutrales, con un subviraje controlable y progresivo al llegar al límite de adherencia.

El chasis del A1 Sportback está ayudado por una dirección directa y muy rápida, especialmente al centro. Trazar la trayectoria en una curva es sencillo gracias a la fluidez de todo el conjunto y para hacer un cambio de carril basta con un sutil tirón al volante.

La suspensión filtra correctamente las irregularidades y creemos que mucho tienen que ver las llantas de alto perfil, pues como tal la puesta a punto es firme y le da esa sensación de estabilidad a altas velocidades que tiende a ser muy apreciada por los clientes potenciales en estos segmentos.

Pasando al motor del A1 Sportback 30 TFSI, este tres cilindros de 1.0 litros turbo tiene puntos que vale mucho la pena resaltar. No hay mucha energía por debajo de las 1,800 vueltas, pero una vez superado ese punto, que ocurre pronto gracias a las relaciones cortas de la caja, se nota un medio régimen muy contundente al acelerar o adelantar, lo que hace que parezca un motor de mayores dimensiones.

Audi A1 Sportback

Los sonidos en conducción relajada son los de un propulsor de cilindros impares, y solo pueden ser intrusivos, al grado de ser molestos, al acercarse a la línea roja, pero las vibraciones en ralentí están bien mitigadas y son casi imperceptibles. Dicho esto, el motor es elástico y sigue empujando aun pasando de las 5,500 rpm, algo poco común en impulsores turbo de tan baja cilindrada.

Esta combinación, el A1 Sportback con el motor más pequeño nos entregó consumos adecuados, pero no sobresalientes, considerando lo que se espera de un bloque de estas características. En trayectos urbanos conseguimos 11.6 km/l, pero es en la autopista en donde más se nota la ventaja de un motor pequeño y turbo, con hasta 17.2 km/l en un trayecto de la Ciudad de México a Toluca.

El A1 Sportback acelera de 0 a 100 km/h en 13.7 segundos en el mejor de los casos, según nuestras mediciones reales a una altitud de 2,450 m y en parte perjudicado porque la transmisión S-Tronic de siete marchas no es tan rápida con los cambios en el límite, como sí lo es la versión de seis relaciones que se emplea en otros modelos del grupo.

De esta extrañamos unas paletas de cambio al volante para aprovechar al máximo la amplia curva de par del motor, pues la transmisión está programada para buscar la relación más larga posible en conducción de autopista y se muestra poco dispuesta a reducir, aun incrementando la presión en el acelerador. También extrañamos los modos de manejo del Audi Drive Select, que son una opción y van de serie a partir de la versión 35 TFSI Ego con el motor de 1.5 litros.

La contundencia del propulsor de este A1 Sportback queda mejor reflejada en el dato de recuperación de 80 a 120 km/h, que se hace con la transmisión en drive en 10.3 segundos.

La frenada de 100 a 0 km/h arroja un dato de 41.7 m, aunque el número cuenta solamente una parte de la historia, porque el toque del pedal es firme y permite modular adecuadamente la presión deseada en detenciones regulares, mientras que en los ejercicios de emergencia no pierde consistencia aun después de algunas repeticiones.

Audi A1 Sportback

Todo el trabajo en el chasis, suspensión, dirección y tren motor, ese que no se nota en un auto hasta manejarlo en diferentes entornos, es lo que lo diferencian de otros subcompactos y le da su valor a un coche. Después de todo, es este punto precisamente el que representa una mayor inversión para los fabricantes al momento de desarrollar un nuevo coche.

Al final, nos parece que la versión más balanceada del nuevo A1 Sportback, y la que por consiguiente es la más recomendable, es el Ego de 1.5 litros de 484,900 pesos. La que probamos empieza en 429,900, pero la diferencia entre ambos queda más que justificada con el motor más potente, además de que si se agregan como opcionales algunas de las cosas con las que el Ego ya cuenta y que consideramos que aportan valor, como los asientos deportivos, los faros de LED, sensores de estacionamiento y Drive Select con modos de manejo, los precios se igualan.

Como tal, el Audi A1 Sportback no tiene un competidor directo en Mercedes-Benz y BMW, pues estas no van más allá del segmento de los compactos con los Clase A y Serie 1, respectivamente. Sin embargo, aparece el Mini Cooper como su único rival, por tamaño, precio y hasta por el enfoque juvenil que ambos exhiben.

Ahora lee

>> Mercedes-Benz planea un citadino por debajo del Clase A

>> Foto espía: Audi A3 y S3 tomarán su inspiración del A1

>> El nuevo Audi A1 2020 arranca preventa en México desde $399,900