Al momento

¿Debe Ford retirar al Fusion? Vendieron 166,045 unidades en Estados Unidos en 2019, más que muchos rivales

FORD_FUSION_DESCONTINUADO

Ford vendió unas nada despreciables 166,045 unidades del Fusion en Estados Unidos el año pasado, a pesar de que se ha anunciado que el 2020 será su último año modelo.

Ford cerró el 2019 con un decremento del 3% en las venta de autos en Estados Unidos, a la par con la contracción del mercado, de alrededor del 2 por ciento, ayudado en gran parte por las ventas de la Serie F de pick-ups, las vans comerciales y las SUVs. Analizando los datos a fondo nos encontramos con dos datos interesantes y es que dos de los modelos que va a descontinuar han tenido un muy buen desempeño, mientras que otro de los modelos por los que ha apostado ha presentado caídas.

Ford Fusion Sport

Los dos modelos con un buen desempeño son el Fusion y el Fiesta, mientras que el auto que no tuvo buenos resultados fue la Escape, con la que Ford esperaba reemplazar las ventas de sus sedanes y que además tuvo una nueva generación para este año, mientras que los dos primeros se encuentran a finales de sus respectivos ciclos de vida y muestran su edad.

A mediados del 2018, Ford anunció planes para retirar todos sus sedanes para concentrarse en las SUVs, crossovers y pick-ups. El Focus y el Taurus tuvieron retrocesos considerables, pero la sorpresa es el Fusion, que movió 166,045 unidades en todo el año, con solamente un retroceso del 4.4 por ciento pero por encima de rivales que sí han apostado de lleno al segmento en lugar de retirarse, como el Hyundai Sonata (87,466 unidades)o el Kia Optima (96,623 unidades).

La Escape a la que Ford ha apostado en lugar del Fusion cayó un 11.3%, aunque vendió 241,388 unidades, una cifra muy atractiva. Es posible que la caída, que se acentuó en el último trimestre, tenga más que ver con el cambio de generación y los tradicionales problemas de abastecimiento que ocurren con un remplazo generacional que con una posible pérdida de interés del público.

FORD FUSION INTERIOR

Es importante mencionar que la decisión de Ford llegó cuando las ventas de los sedanes empezaban a decrecer y, de forma más importante, con que los margenes de utilidad de los autos son menores que los de las crossovers y SUVs. Es decir, no importa que se vendan muchos autos porque de todos modos Ford no gana tanto dinero con estos como lo hace con los SUVs.

Ford Fiesta, también con un desempeño sobresaliente

El Fiesta paró producción en la planta de Cuautitlán el pasado mes de mayo para ceder su lugar en las líneas a la nueva Mustang Mach E. Sin embargo, sus ventas crecieron un 16.3% en el 2019 respecto al año anterior, con 60,148 unidades. Este número es importante porque supera considerablemente al de su rival más directo en Estados Unidos, el Honda Fit, con 35,414 autos.

¿Ford se equivoca? Probablemente no, porque como decíamos, tiene más que ver los márgenes de utilidad de cada modelo que las ventas en sí, aunque con buenos números no vemos como Honda y otros rivales puedan mantener a sus autos pequeños y Ford no. Si la gasolina en Estados Unidos vuelve a subir de precio como lo hizo hace 10 años y la preferencia del comprador cambia hacia autos pequeños y eficientes, Ford se va a quedar sin una alternativa en esos segmentos, cediendo el mercado a sus rivales asiáticos.

Eso mismo fue uno de los factores que la metió en problemas y la dejó al borde de la bancarrota en 2008, cuando llegó la crisis financiera global y los compradores estadounidenses buscaban solo sedanes pequeños y eficientes, y solo marcas como Honda, Toyota, Nissan, Mazda, Kia o Hyundai tenían productos interesante que ofrecer.

Ahora lee:

>> Las marcas asiáticas han aprovechado el abandono de Ford y GM del segmento de sedanes compactos

>> 2020: 10 coches que se despiden de México este año

>> Ford Fusion Sport, el sedán deportivo que no sabías que existía