Al momento

Hyundai Santa Fe Limited Tech – Test – Muy bien pensada

En un nicho que no está en su mejor época, Hyundai propone una opción que desafía frontalmente a rivales americanos muy establecidos, mientras que evoluciona en aspectos clave con respecto a la pasada Santa Fe.

La Santa Fe nacía a finales de los noventa con el mercado estadounidense como meta, pues los surcoreanos en ese entonces ya tenían muy claro que para estar en la mente de los consumidores necesitaban crear un portafolio SUV sólido. 

Solamente hasta hace unos tres años conocimos este modelo en México, que ya fue reemplazado por uno del todo nuevo, ya en su cuarta generación, que llega justo a tiempo pues contrincantes potenciales como la Chevrolet Blazer están dándole mucha vigencia al segmento de los SUVs medianos de dos filas, donde ya hacen presencia la actualizada Ford Edge y una Nissan Murano a la que ya le pesan los años. 

Prueba Hyundai Santa Fe Limited Tech
Prueba Hyundai Santa Fe Limited Tech

Un crecimiento de ocho centímetros a lo largo, de seis en su distancia entre ejes y de incluso uno en su altura y ancho no afectaron el peso, que se mantuvo casi idéntico al perder tres kilos. En lo que es el desarrollo del chasís, la marca resalta la reubicación de los amortiguadores traseros, que van más arriba y en una posición menos angulada. 

Hyundai se mantiene con un dos litros turbocargado pero, eso sí, la caja automática ya es de ocho velocidades, que iremos comentando junto a otras ganancias en refinamiento.

Interior Hyundai Santa Fe Limited Tech
Interior Hyundai Santa Fe Limited Tech

Simple y fácil

Muy en la línea de muchos productos coreanos recientes, así sean de un segmento más selectivo si tenemos en cuenta que esta versión de la Santa Fe está arriba de los 700,000 pesos, nos topamos con una cabina simple de utilizar. 

Los diseñadores priorizaron la funcionalidad sobre detalles de decoración vistosos y eso queda demostrado en un espacio ejemplar por ergonomía, sin luz ambiental o molduras de mucho contraste, pero con todo en su lugar y facilísimo de entender pese a que no falta equipamiento, pues hay cámara 360, banca extensible y apoyo lumbar de cuatro posiciones adelante, ventilación en los asientos de la primera fila y calefacción para todos los cuatro laterales. La proporción entre mandos táctiles de pantalla y botones físicos reales es la adecuada y no nos vimos en una situación en la que hubiera que distraerse demasiado al estar saturados o confundidos. 

La sensación de calidad es muy elevada e incluso superior a marcas asiáticas que pretenden ser de lujo. Mención especial a la tela del techo inusual en su aspecto y buen gusto. Parece un buen traje y se complementa con plásticos de tacto sólido y excelente ajuste. En ese sentido evoluciona sobre la pasada Santa Fe y, creemos, supera a la Blazer y, en menor medida, a la menos discreta Murano o la Edge.

Aunque faltan elementos como las levas tras el volante, un control de crucero adaptativo o un volante calefactado, la Santa Fe se reivindica con una cajuela de doble fondo muy versátil o una segunda fila completísima, con un tomacorriente de 115V, opción de deslizar la banca o reclinar los respaldos, cortinillas para obstruir el sol, salidas de aire directas o un piso casi plano. Bien para las familias porque si nos ponemos más detallistas, hasta notamos que los pasos de rueda posteriores están recubiertos con un material afelpado que aísla mejor el ruido y los cristales a los lados también son laminados.

Hyundai Santa Fe Limited Tech
Hyundai Santa Fe Limited Tech

Paz y un poco de agilidad

El enfoque tan americano no le resta un buen trabajo dinámico a la nueva Santa Fe, en la que consiguieron un interesante equilibrio entre algo que transmite la suficiente confianza al momento de exprimir la buena energía de su motor pero, a su vez, lo tiene todo para un viaje largo muy cómodo. 

La marcha es refinada y silenciosa, tirando a blanda pero más ágil que antes al apoyarse en giros cerrados, la dirección gana peso de forma gradual sin ser muy comunicativa y si acaso desconcierta algún golpeteo del eje delantero, que se transmite directo a las manos, al aumentar la velocidad en calles muy rotas. 

Los frenos, muy de Hyundai-Kia, son graduales en su actuar aunque se desearía más firmeza al comienzo del recorrido, queja que queda atrás al corroborar unas correctas distancias desde 100 km/h, con el mejor registro de 42.2 metros. 

Es su transmisión en la que percibimos el mayor avance. Con ocho velocidades, la caja es un gran complemento al motor, no es la más suave ni rápida pero su respuesta es lo suficientemente inmediata para conseguir un ritmo ágil en el tráfico. Una vez impulsados es difícil caer en una zona poco óptima del 2.0 turbo, pero en el arranque sí es evidente el inevitable lag con más contundencia desde el típico margen de unas 2,500 rpm. No estaría de más la tracción integral con tan buen torque, debido a que sus 235 hp y 260 lb-pie parecen más y, eso sí, requieren de una cuota equivalente en gasolina, con un rendimiento mixto de 8.6 km/l.

Un 0 a 100 km/h en 9.9 segundos corrobora un desempeño a la altura de las expectativas, al superar los 10.4 de la Murano pero no los contundentes 8.8 de la más briosa Chevrolet Blazer, que en todo caso posee una dirección menos precisa y no da la misma impresión de un armado durable. 

Motor Hyundai Santa Fe Limited Tech
Motor Hyundai Santa Fe Limited Tech

Siempre pendientes

Hyundai no ha dejado nada al azar con la Santa Fe que, así no sea la más carismática puesta al lado de la querida Blazer, muestra razones serias, reales y poderosas para hacerse su lugar entre las mejores crossovers por menos de un millón de pesos, todo con discreción y con muchas virtudes que la hacen satisfactoria en el día a día.