Al momento

Volkswagen Golf Mk8 2020, prueba de manejo exclusiva desde España

El mejor hatchback del mundo ha elevado el estándar. De nuevo.

Un interior brillante, un tacto de dirección mejorado, una estupenda calidad de marcha, una cabina silenciosa y asistencias de conducción dignas de un auto de lujo muestran el camino mientras Volkswagen hace al más reciente Golf incluso mejor que antes. El hatchback referente del mundo parece continuar con su imparable marcha.

Volkswagen Golf mk8
Volkswagen Golf Mk8

El Volkswagen Golf Mk8 ha llegado, reafirmando su lugar como el mejor hatchback del mundo y elevando considerablemente el estándar entre los coches con este tipo de carrocería.

El Golf Mk7 (el actualizado Mk7.5, realmente) seguía siendo con mucha seguridad el mejor hatchback del mundo, pero empezaba a escuchar pasos en la azotea.

El Mazda3, el Ford Focus y hasta el Renault Megane se acercaban, rápido, mientras el conservador y favorito de la categoría seguía su camino a través del escándalo del Dieselgate.

El Golf también estuvo bajo amenaza internamente, con el ID.3 de tamaño similar recibiendo miles de millones de euros de inversión por parte de Volkswagen, e incluso tomando el lugar tradicional de honor del Golf en el Salón de Frankfurt, relegando al Golf a un debut unos meses después en un evento privado.

Pero si Volkswagen recorrió una línea muy fina entre la sostenibilidad percibida y los coches que la gente realmente compra, su división de ingeniería no lo hizo. Dejó todo lo que pudo en el Golf Mk8.

Volkswagen Golf Mk8, interior
Volkswagen Golf Mk8, interior

El interior, casi del todo táctil, podría fácilmente haber superado la capacidad de sus compradores más viejos para operarlo, aunque no lo ha hecho. Pudo verse vulgar y endeble, pero realza la calidad del interior en lugar de desvirtuarlo.

Es fácil de usar, mucho más intuitivo de lo que pudo ser y es sumamente fácil de ver y entender. En 10 minutos habremos encontrado todo, al menos una vez, y hasta cambiado el color de la iluminación ambiental.

Es un gran paso adelante desde el debut del sistema Innovision en la Touareg, y en lugar de forzar a la gente a dar cinco toques para encontrar lo que necesitan, el Golf Mk8 ahora tiene más funciones y se accede a todas ellas con tres clicks, a lo mucho.

Los motores responden mejor, son más limpios que nunca y están por volverse todavía más limpios que eso, incluso, con la inminente llegada de versiones mild-hybrid y enchufables.

El auto entero tiene el sabor de una unidad y una integridad que es rara de encontrar y más difícil de desarrollar, todo enlazado a un chasis que ha dado un brinco casi inconcebible al frente.

El nuevo Golf no es totalmente nuevo, pero adopta una versión actualizada de arquitectura modular transversal (MQB) del Grupo Volkswagen que se estrenó con el Golf Mk7 (y el Skoda Octavia III) y que ahora vende más de ocho millones de coches cada año en todo el mundo.

Volkswagen Golf Mk8
Volkswagen Golf Mk8

Las actualizaciones al chasis han entregado una dirección más precisa y matizada y una más segura y fiel sensación en el eje delantero, a la par de una marcha más gentil y serena.

Bueno, ese fue el caso de los autos que probamos, mismos que estaban equipados con la suspensión trasera independiente multi-link (los autos de entrada tienen un eje trasero de torsión con amortiguadores pasivos acompañando a la McPherson al frente).

Si hay algo que sobresale por encima de la naturaleza íntegra del Golf Mk8 es lo competente y puro del chasis en la forma en la que se maneja y rueda.

El Golf siempre ha girado en torno a la solidez y la seguridad en su conducción, en lugar de cualquier chispa y sus ingenieros nunca han puesto eso en riesgo para buscar una finura mayor.

Todavía no lo hacen, pero lo encontraron de todos modos.

El Golf mantiene la estabilidad usual y la calidad de marcha, con una sensación de peso en el camino, pero ahora tiene un primer tacto al girar más agudo, un control más plano de la carrocería y un guiado más entusiasta del eje trasero en cambios de dirección.

Las grandes noticias vienen del eje delantero. Los amortiguadores activos opcionales y la dirección más directa (equipada en todos los autos disponibles en el lanzamiento, desafortunadamente) le dan Golf Mk8 una agilidad que incluso los GTI Mk7 salientes no tenían, sin ningún impacto para las cosas que regularmente se hacen bien.

Una de las claves es la adopción de un costoso submarco de aluminio tomado del más radical Clubsport S de la generación pasada, además de nuevos cojinetes en ambos ejes para los brazos de la suspensión.

Volkswagen Golf Mk8
Volkswagen Golf Mk8

La dirección ahora da solamente 2.1 vueltas de tope a tope, de 2.75 en la generación pasada y la transformación es notable en curvas y cambios de trayectoria repetidos.

Gran parte de esto es por el amortiguamiento adaptativo, ahora con una sola computadora de control para reacciones más rápidas.

Responde con un tremendo entusiasmo a cualquier sugerencia de la dirección, que por toda su popularidad y seguridad, es algo por lo que los Golf anteriores nunca habían sido reconocidos.

Tiene otro as bajo la manga, con su ajuste Individual que permite una amortiguación todavía más suave que en el Comfort pre-programado y su rango se estira hasta un ajuste dinámico más duro que el modo de manejo Dynamic.

Es una obra madura de ingeniería, regresando al auto al frente de sus rivales que empezaban a acercarse a su posición, como el líder del segmento de los hatchbacks compactos, dando la sencsación de que se lo peleará dinámicamente con el Mazda3 y el Focus mientras que fácilmente los supera por confort.

Es indefectiblemente leal a los mandos del conductor y puede colocarse en donde se quiera. El balanceo de la carrocería está magistralmente controlado, es lineal y es legítimamente entretenido de manejar.

Es seguro en conducción de autopista también y prueba ser muy resistente a vientos cruzados y ondulaciones, pues generalmente se comporta como una máquina más grande de lo que realmente es y su absorción de irregularidades ha mejorado a cualquier velocidad.

Volkswagen Golf Mk8
Volkswagen Golf Mk8

¿Qué más puede hacer?

Hay mucho más que su arsenal dinámico y eso es porque tiene tanta tecnología que se siente como un coche de lujo por dentro.

Sus sistemas de asistencia al conductor son completos, tanto que puede usar una combinación del sistema de control crucero adaptativo, asistente de mantenimiento de carril y frenado autónomo de emergencia para entregar un manejo sin manos hasta a 210 km/h. Aunque solo por breves momentos, porque Volkswagen no cae en la trampa de hacerle creer a sus conductores que se trata de algo más que un respaldo.

Es también el primer modelo de Volkswagen con conectividad Car2X, la tecnología que le permite escuchar a través de WiFi a vehículos de emergencia o hasta a la infraestructura del camino en sitios de construcción o zonas problemáticas para luego alertar al conductor sobre lo que habrá tras la siguiente curva.

Hay un frente rebelde (para un Golf al menos), con una angosta franja de LED que grita agresión y da pistas de atletismo en una nariz mucho más baja que antes.

Su contenido de sistemas de asistencia es tan completo que está al nivel de lo mejor de Audi y Mercedes, por un precio sorprendente.

Volkswagen Golf Mk8, interior
Volkswagen Golf Mk8, interior

¡Mira ese interior!

Desde el primer momento que se pone un pie dentro, es innegable que el juego ha cambiado para Volkswagen y, de tal manera, también para el segmento.

El tablero no es tan dominante como se pudiera imaginar; aun y considerando que el cluster y la gran mayoría de los controles son digitales, no es como lo que muestra Mercedes-Benz con el Clase A, aunque tampoco está tan lejos.

Es más que obvio que el Golf está dirigido más que nunca al comprador más joven, porque incluso la pantalla de 10.3 pulgadas del sistema de infotenimiento (opcional, la normal es de 8.25), puede cambiar entre diferentes tipos de vistas con solo presionar un botón en el tablero (como ejemplo, BMW solo ofrece una). De hecho, la mayoría de los botones que hallamos en todo el auto, están en el volante.

Volkswagen Golf Mk8, interior
Volkswagen Golf Mk8, interior

Es fácil de usar, rápida y es más sencillo encontrar los sistemas de asistencia a la conducción que antes; podemos cambiar la temperatura del climatizador o el volumen a través del slider que se encuentra debajo de la pantalla o encontrar casi cualquier función rápidamente.

Pero para aquellos que no se quieran distraer con ello, se agrega un avanzado sistema de control a través de la voz, que es infaliblemente intuitivo, tanto que pronto se dejan de utilizar los mandos táctiles para disfrutar la limpieza y calidad del interior.

También suma el nuevo head-up display que ahora es mucho más claro y ofrece mayor información que antes.

Volkswagen Golf Mk8, interior
Volkswagen Golf Mk8, interior

Mucho colabora la iluminación ambiental en generar esa sensación de calidad, que además puede variar de acuerdo a los modos de manejo.

Y si hablamos de su tamaño, no es mucho más grande, a pesar de que el espacio para las plazas traseras en el Golf era uno de sus puntos de mejora respecto de sus rivales.

Mantiene la misma distancia entre ejes, aunque es 29 mm mas largo, 10 mm más ancho y 4 mm más alto. La cajuela es buena con 380 litros y puede aumentarse hasta los 1,237 litros si abatimos los asientos.

Volkswagen Golf Mk8, interior

Gama de motores

Pudimos conducir dos motores en el lanzamiento: el cuatro cilindros de 1.5 TSI mild-hybrid de 150 hp y el de 2.0 litros TDI con la misma potencia, pero hay mucho más en la oferta.

El Golf ofrecerá hasta cinco versiones híbridas, tres mild-hybrid y un par de plug-in hybrids, cada uno de éstos últimos con más de 70 km de movilidad 100% eléctrica.

En el caso del TDI, las emisiones contaminantes de CO2 caen un 17 % gracias al empleo de un nuevo sistema de inyección dual de AdBlue al catalizador, mientras que con los motores de gasolina se habla de una baja del 10% en emisiones.

Volkswagen Golf Mk8, interior
Volkswagen Golf Mk8

La primera impresión en el 1.5 TSI es la de ser mucho más grande y robusto. Su funcionamiento es suave, muy progresivo y encaja perfecto con una caja manual de seis o la DSG de siete cambios.

Tiene fuerza suficiente en la parte baja, con un buen pico de torque apenas a las 1,500 rpm que mantiene constantes hasta las 3,500, hasta continuar girando sin queja en la entrega de mayor potencia entre las 5,000 y las 6,500 rpm.

Consigue el 0 a 100 km/h en 8.5 s con cualquiera de las transmisiones y tiene una máxima anunciada de 224 km/h.

El sistema mild-hybrid garantiza el torque suficiente, pues el generador integrado compensa y entrega ese boost extra que necesita a bajas revoluciones. Es imperceptible en su funcionamiento, entregando y recuperando lo necesario sin que quien lo conduzca sepa qué sucede debajo del cofre.

Volkswagen Golf Mk8
Volkswagen Golf Mk8

Ese empuje adicional y el comportamiento natural del motor turbo terminan por entregar un sabor naturalmente deportivo cuando se le pide o bien al desear un manejo urbano completamente relajado.

De hecho, no es necesario presionar el pedal del acelerador con vehemencia porque esa ayuda del sistema de 48 voltios contribuye a mantener un buen paso sin que siquiera se perciba.

Y si bien el diésel no cuenta con esta tecnología, es más fuerte y limpio que antes, con más de 265 lb/pie desde las 1,750 rpm y responde de manera constante hasta las 3,500 – 4,000 rpm.

También es más silencioso y flexible, capaz de alcanzar el 0 a 100 km/h en 8.8 s, pero es pesado, dejando a esta variante en unos considerables 1,384 kg.

Volkswagen Golf Mk8
Volkswagen Golf Mk8

Nueva joya

Es, claramente, muy rápido y significa un paso enorme respecto del Mk7, pero aun más sobresaliente en manejo y calidad de marcha… incluso más de lo que debería.

La parte preocupante para todos sus competidores es que cuando más cerca estaban del Golf, otra vez se ha alejado rápidamente de ellos.

Es mejor -significativamente mejor- en tantas áreas pero sin comprometer las que han sido siempre sus fortalezas. Y aunque es nuevo por dentro, sigue sintiéndose familiar a quien tome el puesto del conductor.

Ha dado un gran salto en conectividad y tecnología digital, pero también ayuda a quienes desconocen este tipo de sistemas a integrarse fácilmente y de manera intuitiva.

Y, por primera vez, es incluso divertido de manejar.

Por: Michael Taylor (@wordsbymt)

Ahora lee:

>> Volkswagen ID.3: así se compara contra el Chevrolet Bolt EV

>> Mazda3 i Grand Touring vs Mercedes-Benz A200 Sport: ¿Vale lo que cuesta la etiqueta “premium”?

>> Volkswagen T-Cross 1.0 TSI DSG (versión europea), contacto: cuando las prioridades son otras