Al momento

Speedster: la historia de uno de los Porsche más deseables

A propósito de la presentación en México del Porsche 911 Speedster en su generación 991, del que llegaron 9 unidades y de las cuales ya todas se vendieron, vale la pena echarle un vistazo a sus predecesores; saber de dónde viene un coche tan especial para el fabricante de Stuttgart.

356 Speedster

El Speedster original no nació como una edición limitada ni como alguna especie de homenaje, sino que los importadores estadounidenses convencieron a los alemanes de que en Estados Unidos, sobre todo en la siempre próspera California, habría un mercado para un 356 menos equipado, descapotable y más accesible en su precio, más propio para aquellos que se dieran una escapada ocasional a su circuito local. 

Así, el menor costo se buscó en un parabrisas removible más pequeño, un techo que solamente era útil en caso de emergencia y, además, ni siquiera habría ventanillas laterales. Claro: en esa época, a mediados de los años cincuenta, Porsche no tenía ni una fracción de los volúmenes que maneja en la actualidad, así que del primer Speedster de 1954 al último en 1958 hubo 3,676 ejemplares, por cierto muy cotizados entre los coleccionistas. 

G-Series Speedster

Tuvieron que pasar muchos años para volver a ver un Speedster y eso ocurrió 31 años después del final de la producción de dicha versión del 356. Para 1989, el 911 ya iba en su longeva segunda generación y aquí se introdujo un rasgo característico: el cobertor del techo en forma de doble burbuja que, de paso, convertía al coche en un bi-plaza y no en un 2+2. Se produjeron un total de 2,103 911 Speedster de entre los G-Series, diferenciables porque la mayoría llevaban la carrocería ancha del Turbo, si bien el motor era el 3.2 de los Carrera que, por supuesto, tenía una caja manual.

964 Speedster

Con el reemplazo del G-Series y apenas cinco años después, ahora con la generación 964 del 911, el Speedster pareciera estarse convirtiendo en una derivación fija y no en una rareza, pero los números fueron aún más escasos con 936 unidades desprovistas de casi todo el equipamiento de comodidad. Contrario a su predecesor, esta vez la mayoría eran de carrocería angosta y apenas 20 con la ancha que hacía referencia a los Turbo. Un 3.6 de 250 caballos del Carrera 2 (es decir, el de propulsión trasera) se hacía cargo de moverlo y aunque no parecía tan distinto del G-Series, los 964 ye eran más modernos, con dirección hidráulica, bolsas de aire, espirales en vez de barras de torsión y frenos antibloqueo.

Porsche 911 (993) Speedster de Ferdinand Alexander Porsche

993 Speedster

El más raro de todos porque además de ser el último 911 refrigerado por aire, solo se hicieron bajo pedido dos unidades, uno para Ferdinand Alexander “Butzi” Porsche, responsable en primer lugar del nacimiento del 911 y el otro para el comediante y más que conocido entusiasta de los autos Jerry Seinfeld. Estos dos únicos 993 Speedster originales se distinguían porque el de “Butzi” era un verde oscuro con caja automática, mientras el de Seinfeld era un plata manual. Por su escasez, en el momento que aparezcan sin duda serán los más costosos en subasta.

997 Speedster

El 996 fue un auto de transición y solamente hasta ahorita los más puristas le están tomando cierto cariño, pero al no ser tan “especial” como otros 911 y al haber sido creado en una época de reinvención de Porsche que dio luz al Boxster y eventualmente a la rentable Cayenne, no hubo entonces un Speedster sobre el primer 911 refrigerado por agua. Hasta finales de 2010 se presentó el Speedster a partir de la generación 997 del 911 y únicamente se produjeron 356 unidades, no tan escaso como el 993 obviamente, pero sí más que el último Speedster que sí se armó en una línea de producción, que fue el 964. 

Sobrevive el techo manual escondido bajo la doble burbuja y el motor aspirado, que ya era un bóxer de seis cilindros 3.8 con inyección directa y más de 400 caballos, si bien la transmisión no fue manual sino una de doble embrague (PDK) que en esos años se había estrenado en el 997.2.

991 Speedster

Y así es como llegamos al más reciente Speedster, que se reveló por primera vez en el Salón de Los Ángeles de 2018 y del que se anunció una producción total de 1948 unidades con motivo de la celebración de los 70 años de Porsche. Basado en el 911 GT3, el nuevo Speedster utiliza el 4.0 aspirado de más de 500 caballos y vuelve a una caja manual. A un costo de 5.9 millones de pesos mexicanos, al país arribaron nueve unidades que, de paso, despiden la generación 991 del 911. Habrá que esperar al menos otros siete u ocho años para ver otro Speedster. 

Ahora lee:

>> Porsche Taycan, primer contacto: el nuevo estándar de todo

>> Tesla Model S vs Porsche Taycan: recuento de un récord fallido

>> Porsche World Roadshow 2019: Manejamos toda la gama desde Puerto Rico