Al momento

GMC Acadia 2020: primer contacto

Algunos kilómetros extra en la GMC Acadia, que para 2020 recibe valiosas e interesantes actualizaciones. 

GMC Acadia 2020
GMC Acadia AT4 2020

Además de los cambios de versiones, equipamiento y aspecto, lo que detallamos en nuestro análisis de gama, la Acadia estrena una caja automática de nueve velocidades para complementar a su motor V6, así que ahora, además de la plataforma y el comentado propulsor, también comparte la transmisión con la Chevrolet Blazer, que es en esencia una derivación más corta de esta GMC. 

Tuvimos entre manos una AT4, que en una movida sensata se aleja de la especialización extrema hacia el manejo todoterreno que tenía la All Terrain que reemplaza, eso porque ahora las llantas son de idénticas especificaciones a la Denali, con 20 pulgadas de diámetro y un labrado mixto de mucho mayor agarre en sustitución de las de 17 pulgadas y mucho perfil de antes (todavía disponibles en Estados Unidos). 

Solamente con el uso de unos neumáticos más propios para asfalto, la Acadia gana en precisión dentro de lo que es, porque la suspensión conserva ese ajuste blando y cómodo y la dirección es de aquellas que se llevan casi con un dedo y no comunican la más mínima intención de invitar a un manejo apurado. Esta GMC está en casa a ritmos constantes y sensatos en autopista o tragando hoyos en ciudad.

El paso de seis a nueve cambios del 3.6 no era del todo necesario pero sí bienvenido de cara a la competitividad en un segmento en el que es obligado ofrecer la mayor cantidad de argumentos posibles. El V6 ya brillaba por su respuesta rica desde un bajo régimen, por sus ganas de subir de vueltas mientras iba ganando cada vez más fuerza y hasta por un sonido que se ganaba el corazón de más de un entusiasta, pero con tres marchas extra es aún más elástico y a su vez va más desahogado a velocidades crucero. Por suavidad no hay queja, tampoco por la rapidez con la que reacciona al solicitar más aceleración de un momento a otro. 

Un apartado en el que vemos oportunidades para mejorar es en el interior, porque así el ambiente en general sea agradable en cualquiera de las dos versiones (la Denali goza de unos toques de lujo discretos pero efectivos), creemos que los asientos delanteros merecen mayor cantidad de ajustes, ya sea un apoyo lumbar de cuatro posiciones o una banca más larga. Lo otro es que los acabados, siendo detallistas, no están tan trabajados en cuanto a ajustes o uniones como en más de una alternativa asiática, aún de marcas que no son de lujo. 

Sea como sea, la Acadia conserva una propuesta auténtica en lo visual, en su conducción, en su versatilidad interior y en sus variantes, una mezcla más que suficiente para destacar en un segmento que, limitándonos a marcas premium, no es muy grande, pero por precio (desde $851,600) ya se abarcan muchas posibilidades interesantes. 

Ahora lee:

>> Chevrolet Blazer RS 2019: A Prueba

>> J.D. Power reconoce a Toyota y GMC en su Estudio CSI

>> GMC Acadia 2020: precios, versiones y equipamiento en México