Al momento

Volkswagen ID.3: así se compara contra el Chevrolet Bolt EV

El recién presentado ID.3 da comienzo a una nueva etapa para Volkswagen y aquí vemos cómo llega a competir en sus características contra el que consideramos una de sus alternativas más fuertes, otro modelo que también se desarrolló de ceros como un eléctrico: el Chevrolet Bolt.

Tras meses de anticipos, fue en el Salón de Frankfurt donde Volkswagen presentó el ID.3 ya en su versión definitiva, el primero de su portafolio paralelo de eléctricos y lo que sería el equivalente al Golf en esta gama concebida pensando en el mediano y largo plazo, previendo la demanda creciente de este tipo de vehículos. 

Analizando la idea general, queda claro que su primera apuesta es hacia un segmento de especial éxito en Europa, debido a que hablamos de un hatchback compacto, pero no bastando con eso, se asemeja al Bolt, también conocido en Europa como Opel Ampera-e, en el sentido que su forma se acerca también a la de un monovolumen para así enfatizar en la premisa de conseguir el máximo espacio posible.

Tanta similitud en sus propuestas va más allá y nos centramos en el coche de General Motors porque se hizo con la intención de liderar en su nicho, contrario a autos como un Nissan LEAF que tras ser uno de los pioneros, dejó de ser tan rompedor en nuestra opinión.

Dimensiones:

Bolt: 416/176/159/260 cm (largo/ancho/alto/distancia entre ejes)

ID.3:  426/180/155/276 (largo/ancho/alto/distancia entre ejes)

10 centímetros de diferencia en su longitud y 16 en la distancia entre ejes alejan al ID.3 como un compacto con todas las de la ley, mientras el Bolt queda como una suerte de monovolumen subcompacto (segmento B) al estilo de lo que era, por ejemplo, un Meriva. 

Por más que haya una diferencia tan apreciable, la capacidad de sus cajuelas es casi idéntica, con 381 litros VDA para el Bolt y 385 en el Volkswagen. Del Chevrolet nos consta que es muy amplio dadas sus dimensiones externas, lo que aún no comprobamos en persona con el ID.3, del que afirman tiene la habitabilidad de un Passat cuando es, como ya dijimos, del tamaño de un Golf.

Que el ID.3 sea más grande afecta el peso, con 1,685 kg en el Bolt EV y 1,794 para el VW con la batería de tamaño intermedio, de 58 kWh y la que consideramos para este caso. 

Mecánica y baterías:

Bolt: 200 hp/266 lb-pie/60 kWh (potencia/torque/capacidad de batería) 

ID.3: 201 hp/229 lb-pie/58 kWh* (potencia/torque/capacidad de batería) 

*Capacidad útil

A falta de hacer las respectivas pruebas, los números iniciales apuntan a que el Bolt, entre sus 109 kilogramos a favor en ligereza y su mayor torque, compensa de largo el caballo de más en el ID.3 para así entregar un desempeño superior, lo que se suma a que su gestión electrónica para evitar pérdidas de tracción es muy buena. La faceta práctica del Volkswagen penalizará su agilidad, pero eso no quiere decir que vaya a ser lento para estándares actuales. 

Falta que se liberen, eso sí, los datos oficiales, pero lo que hay de momento pone al Chevrolet por encima en aceleraciones y rebases. 

Autonomía:

Bolt: 380 km (MY 2019, WLTP)

ID.3: 420 km (58 kWh, WLTP)

Estandarizando las autonomías anunciadas en el nuevo ciclo WLTP europeo, que ya recrea condiciones de consumo energético más realistas, el Bolt se queda unos cuantos kilómetros atrás con respecto al recién llegado Volkswagen ID.3, si bien para el modelo 2020 del Chevrolet ya se dijo que por medio de una nueva composición química de la batería el rango aumentará hasta 416 km que, aplicada al WLTP, no deberá mermar demasiado. Claro está, el VW ID.3 todavía está pendiente de aparecer en una variante más capaz con 77 kWh y 550 km de autonomía, además de uno más accesible de 45 kWh y 330 km de alcance.

Conclusiones:

El ID.3 sin duda es uno de los potenciales líderes de un grupo que ya por obligación está creciendo a toda velocidad, pues en vez de ser un derivado de un vehículo existente que se vende también con motores de combustión interna, se hizo desde un comienzo pensando en a propulsión eléctrica. Sea como sea, tiene mérito que un Bolt aparecido hace dos años sea capaz de ponérsele en el papel en el mismo nivel y sin aparentes desventajas que puedan resultar contundentes.

Ya corroboraremos o desmentremos más de una de estas apreciaciones cuando manejemos el ID.3, pues un factor crucial es que el Chevrolet es un tracción delantera con el motor en dicho eje y el VW es todo lo contrario, con todo atrás.

Ahora lee:

>> Frankfurt 2019: Volkswagen ID.3, el eléctrico para la nueva generación

>> Chevrolet Bolt EV 2020 aumenta su autonomía a 416 km

>> Comparativo: Chevrolet Bolt EV vs Kia Soul EV