Al momento

Frankfurt 2019: Land Rover Defender 2020, el ícono se reinventa del todo

Frankfurt 2019

Aunque se anticipaba como una modernización extrema, Land Rover ha revelado la nueva generación del Defender con muchos de los elementos y señas de identidad que caracterizaron siempre al modelo original. 

De entrada, los habrá con distancia entre ejes larga (Defender 110) y corta (Defender 90). El enfoque funcional se evidencia en el hecho de que más adelante se unirán derivaciones para uso comercial, pues al final la arquitectura D7x sobre la que se construye este nuevo SUV está planteada con estándares de robustez que van más allá de lo que es un producto meramente aspiracional.

Hay diversas soluciones que no se hallan en otros Land Rover, ya sea una película adhesiva de fábrica pensada para proteger la pintura e integrarse al diseño original, un suelo tratado con una superficie de hule para que sea más fácil de lavar o, para el Defender 90, la posibilidad de integrar un tercer asiento en la primera fila para que así se puedan sentar seis personas en una configuración 3+3 (de ahí que la palanca de cambios esté sobre el tablero), mientras el Defender 110 sienta hasta siete en el más tradicional esquema 5+2 y, por su forma, ofrece una cajuela de 1,075 litros utilizado dos de las hileras. Se da la opción de encargar un techo de lona removible.

Interior Land Rover Defender 2020
Interior Land Rover Defender 2020

En el apartado mecánico también se refleja la completa renovación, con una estructura monocasco de aluminio y suspensiones independientes (neumática por encargo) en vez de un chasís de escalera con ejes rígidos. 

La tracción es integral permanente pero el diferencial trasero es posible bloquearlo de forma manual si las condiciones así lo ameritan. Hay reductora y diversos programas electrónicos para adaptar las asistencias a los tipos de superficie. Entre éstos resalta la ayuda para vadear ríos de hasta 90 centímetros (un valor muy elevado), con un indicador en tiempo real de la profundidad.

Y mientras del pasado Defender se recuerda la rústica caja manual, el nuevo equipa una transmisión automática de ocho velocidades que se une a distintos motores, ya sea un turbo diésel de dos litros de entre 200 y 240 caballos, uno de gasolina, también 2.0 pero con 300 caballos y un nuevo 3.0 seis en línea que en lugar de ser supercargado como el pasado V6 (tradición hasta ahora en Jaguar-Land Rover) es turbocargado y va emparejado con un sistema mild-hybrid por medio de una red de 48V, que como bien hemos comentado en otras múltiples ocasiones, sustituye el alternador y la marcha por un motor eléctrico auxiliar que también puede asistir al propulsor principal en fases de aceleración (aunque nunca actuar por sí mismo).

Esperen el nuevo Land Rover Defender como uno de los lanzamientos más interesantes para México en 2020.

Ahora lee:

>> Frankfurt 2019: BMW Concept 4, adelanto al siguiente coupé mediano

>> Frankfurt 2019: Audi RS 7 Sportback 2020, el monstruo renace

>> Frankfurt 2019: Volkswagen ID.3, el eléctrico para la nueva generación