Al momento

Ford y GM guardan miles de millones de dólares en preparación para una posible recesión

Posible recesión

Mientras la administración del Presidente Trump se acerca una guerra comercial con China, Ford y General Motors quieren estar listas para lo peor, una posible recesión.

Los dos fabricantes de autos más grandes de Estados Unidos se están preparando para un posible revés económico, mientras que Washington y Pekín pueden entrar inminente guerra comercial que puede llevar a ambos países a una recesión.

Las constantes amenazas de ambos países de poner impuestos han incrementado el costo de las materias primas para la industria automotriz, que se enfrenta una demanda débil en ambos países.

Ford Lobo

Ford Motor Company ha guardado 20 mil millones de dólares para una potencial desaceleración económica, según anunció Matt Fields, Chief Financial Officer de la marca del óvalo en una conferencia con JP Morgan en Nueva York.

Mientras tanto, General Motors ha apartado 18 mil millones de dólares para el mismo evento, con el potencial de pagar dos años de dividendos, según anunció Dhivya Suryadevara, jefe de finanzas de GM en la misma conferencia.

La administración del Presidente Trump dijo que está retrasando muchos de los impuestos que planeaba ponerle a los bienes chinos y está eliminando algunos otros.

Chevrolet Spark

El anuncio fue bien recibido en Wall Street y por los minoristas que han pensado que los nuevos impuestos podrían herir las ventas de la época navideña.

Sin embargo, la administración ha confirmado que planea seguir adelante con impuestos del 10 por ciento a importaciones chinas con valor de 300 mil millones de dólares.

General Motors ha modelado escenarios de recesión moderada y severa, similar a lo que ocurrió en el 2008 y 2009 para entender como podría verse afectada su rentabilidad en estas situaciones y el flujo de efectivo dentro de la marca, según Suryadevara.

Chevrolet Silverado 2500 HD

“Es algo que constantemente estamos observando y actualizando para asegurarnos de que estamos listos para cuando la desaceleración ocurra,” dijo Suryadevara, agregando que la compañía no ve una recesión inminente.

General Motors considera un cambio en las preferencias del comprador en favor de vehículos de menor precio para reducir los costos.

Mientras tanto, en Dearborn han evaluado sus movimientos futuros de forma proactiva, trabajando con economistas para modelar la severidad de una posible recesión.

Ahora lee

>> Ford, Mercedes y BMW tienen mucho que perder si la guerra comercial de Trump con China continua

>> El impuesto de Trump al acero y aluminio impactará a la industria y a los clientes

>> Ford Territory: El crossover chino se venderá en Brasil, Argentina y ¿México?