Al momento

Kia Niro 2019: 7 apuntes

2017 Niro

Uno de los híbridos más interesantes del mercado mexicano no es necesariamente uno de los más costosos. Análisis al Kia Niro 2019.

1. Compartida

El Niro utiliza la misma mecánica que da vida al Hyundai Ioniq, es decir un L4 1.6 aspirado de ciclo Atkinson que con la ayuda de un motor eléctrico produce 146 caballos y 195 lb-pie conjuntos, energía enviada a las ruedas delanteras por medio de una caja de doble embrague atípica para un híbrido de esta tipología, para los que se suele escoger una transmisión de engranajes planetarios cuyo funcionamiento se asimila más a una CVT.

Que sea así diferencia para bien al Niro gracias a un manejo menos letárgico y monótono que en, por ejemplo, un Toyota Prius, pues se percibe con más claridad como la planta secundaria asiste en bajas revoluciones la ausencia de fuerza que pueda haber de impulsor de gasolina, que ya empieza a tomar vida subiéndolo de régimen. Por ese motivo, la aceleración es muy buena para un vehículo que en teoría tiene el ahorro entre sus prioridades… de todas maneras, 18 km/l en ciudad son algo del todo factible en condiciones reales. 

Kia Niro 2019
Kia Niro 2019

2. Formato SUV

Mientras un Prius y un Ioniq apuntan a carrocerías de liftback muy aerodinámicas, un Niro opta por una silueta SUV que incluye de paso mayor altura total y con respecto al suelo, que envuelve un habitáculo amplio y, al final, un producto único en su segmento, pues no hay otro SUV híbrido de estas dimensiones y precio, que aún se conserva abajo de los 500,000 pesos para la versión LX ($486,900). 

Para un Kia Niro EX que agrega luces con todas las funciones LED, rines de 18 pulgadas y no de 16, asiento del conductor eléctrico, una pantalla más grande para el sistema de infotenimiento o asientos en piel, entre otros elementos, hay que subirse a los 536,900 pesos. 

Kia Niro EX 2019, rines de 18 pulgadas
Rines en versión EX del Kia Niro

3. Agilidad extra

Es paradójico que, siendo en teoría un SUV, el Niro se perciba más ágil en relación a híbridos que sí son automóviles y no sufren la natural desventaja de un centro de gravedad más alto. Creemos que en eso influye el buen ajuste de suspensión, porque contrario a su primo de Hyundai, por ejemplo, el balance entre comodidad y estabilidad lo consiguieron mejor, con menos balanceo, un toque de rigidez necesario para un control más ágil de la carrocería y la dotación de unas llantas de mayor diámetro y menor perfil (EX) que a punta de aumentar el consumo, contribuyen a que éste sea el híbrido accesible más confiable al momento de circular rápido.

Kia Niro 2019
Kia Niro 2019

4. Tamaño correcto

El Niro clasifica de acuerdo al estándar de segmentos como un SUV subcompacto, cuando un Prius o un Ioniq, que rozan o superan por poco los 4.5 metros de longitud, son compactos. 

Los centímetros menos en el Kia Niro, con 4.35 m de largo, dejan una cajuela de no muy abundantes aunque suficientes 401 litros (VDA), sacrificio que se compensa con una mejor maniobrabilidad para quienes prefieran un transporte mejor preparado para ciertos espacios urbanos más estrechos. Y con todo y la clasificación de “subcompacto”, está de sobra capacitado para carretera por su desempeño y seguridad. 

Kia Niro 2019, emblema
Kia Niro 2019, emblema

5. Sin gritarlo a los cuatro vientos

Una peculiaridad interesante del Niro es justo el… no ser peculiar. Pareciera que los híbridos en algún momento hubieran tenido que ser por obligación extraños en su aspecto, como una especie de pez o anfibio que espantaba despavoridos a numerosos clientes, aunque se quedaban con otros millones de aquellos que en nombre de sus virtudes no veían con malos ojos esos trazos raros. 

El Kia Niro es una de las excepciones porque se ve convencional, discreto y salvo uno que otro emblema, alguien ajeno al mundo de los autos no lo va a identificar como un híbrido. Eso juega a favor para abrir este tipo de vehículos a más gente, decisión que pareció entender Toyota también con el Prius, que en su más reciente facelift luce menos arriesgado.

Kia Niro 2019, interior
Kia Niro 2019, interior

6. Simple y fácil

Consecuente al exterior, la cabina tampoco es tan audaz y de hecho es más sencilla a lo visto en otros Kia en los que esa influencia alemana de su equipo de diseño ha permeado a un nivel imposible de negar.

Acabados bien sin destacar, formas que van al grano y mandos a los que uno se acostumbra de inmediato, salvo, si acaso, la inusual de función de que el climatizador solamente apunte hacia el lado del conductor, una interesante medida que, por lo visto, reduce el consumo por no tener que mandar aire frío a zonas del interior que no estén ocupadas.

7. Desarrollo

Hyundai-Kia hizo una inversión tremenda en la plataforma de los Kia Niro y Hyundai Ioniq por un simple motivo: además de concebirse desde ceros para ser híbridos y no ser un modelo que se adaptó para ello, que implica que durante todo el proceso de desarrollo contemplan el peso extra o la distribución de masas alterada, también tuvieron en cuenta que hubiera variantes PHEV (híbrido enchufable con mayor autonomía eléctrica por su batería de mayor tamaño) y coches 100% eléctricos, si bien en México éstas dos últimas no están disponibles.

Ahora lee:

>> Hyundai Ioniq 2019: 7 apuntes

>> Toyota Prius 2019: precios, versiones y equipamiento en México

>> Nissan X-Trail Hybrid 2019: 7 apuntes