Al momento

Audi Q2 35 TFSI 2019: 7 apuntes

El más pequeño de la familia Q de Audi es a su vez uno de los SUVs premium más accesibles del mercado. ¿Qué se obtiene a cambio? Aquí se los mostraremos.

Motor TFSI

1. Mecánica familiar

Aunque ya está en proceso de ser descontinuado en Europa para dar paso a un nuevo 1.5, en nuestro continente sigue muy vigente el motor 1.4 TFSI que en su más reciente evolución también hemos podido conocer, con uno u otro cambio, en productos de SEAT como la Ateca o el León, además de los Volkswagen Golf, Jetta y Tiguan. Con 150 caballos y 184 libras-pie, el desempeño califica de correcto, pero lo mejor de esta planta motriz es su equilibrio entre la buena aceleración que da, el bajo consumo de combustible en condiciones normales (12 km/l en ciudad son posibles) y una confiabilidad que con el tiempo no ha mostrado delicadezas, sin problemas de tensores, consumo de aceite alto o acumulaciones de carbón. En Audi está el adicional de que dos de los cuatro cilindros se pueden desconectar cuando no hay mucha demanda de energía, lo que contribuye aún más a la eficiencia. La única opción de caja es la S tronic de siete velocidades con los embragues en seco, con un historial no tan intachable en cuanto a descomposturas, pero que a estas alturas del partido sería el colmo que no hayan corregido.

Audi Q2 2019

2. Base sencilla

Con tracción delantera y un derivado simplificado de la plataforma MQB del Grupo Volkswagen, en la Q2 35 TFSI la suspensión forzosamente incluye un eje torsional trasero, como unos SEAT León o Ateca de ese mismo rango de potencia y no un multibrazo como sí lo hay en un Audi A3 o un VW Golf. Aunque bajo ciertas condiciones las reacciones serán más fluidas con el multibrazo y la calidad de marcha será superior también, el esquema semi-independiente de la Q2 no le resta cierta agilidad pues se compensó en parte con una puesta a punto tirando a rígida (aún sin el paquete S line) complementada por una dirección muy inmediata en sus reacciones que también ayuda a facilitar el uso en espacios estrechos en ciudad. Claro, esa dureza extra aunada a una distancia entre ejes que solamente es más corta en la Buick Encore hace que con muchos baches o desniveles el andar sea algo nervioso.

Interior Audi Q2 2019

3. Contrastes interiores

Que sea la más accesible entre sus equivalentes directos comparándola a sus rivales alemanas se tiene que reflejar en algún lado y fue justo en sus acabados interiores, pues así la calidad en general sea buena por ajustes, precisión de todos los mandos, vestiduras disponibles o gráficos de la pantalla central (los instrumentos que no son digitales traen un cuadro monocromático), es en las puertas donde hubo un ahorro evidente en relación a cualquier otro Audi, con paneles más duros y toscos que carecen de las texturas agradables y bien trabajadas que se ven en cualquier otro lado del auto. ¿Cambio pendiente para un eventual facelift? Esperamos que sí. 

4. Pequeña, aunque práctica

Con 4.19 metros de longitud, la Q2 es la más corta entre todos los pequeños SUVs de lujo que se hallan en el mercado, que tampoco es que sean muchos. Tres están basados sobre la misma plataforma de BMW: X1, X2 y MINI Countryman, mientras la Buick Encore, hecha sobre la Chevrolet Trax, es la más cercana en 4.27 m, si bien por terminaciones y algunos apartados de manejo queda medio escalón por debajo de las europeas. De todas maneras, incluso siendo la más corta, su espacio a bordo es adecuado para cuatro ocupantes de hasta unos 1.80 m, lo que se suma a una cajuela todavía por encima de los 400 litros (VDA). Puede que esté pensada para el uso en ciudad, pero una Q2 cumple a cabalidad para una familia pequeña.

Asiento trasero Audi Q2 2019

5. Posibilidad de modernización

Muy al estilo de una marca de lujo, hay diversas opciones de equipamiento y personalización para la Q2. Por una 35 TFSI Dynamic de 464,900 pesos hay que olvidarse de elementos decorativos como el volante achatado, los estribos de aluminio, unos vidrios entintados de fábrica o la moldura exterior en pintura contrastante detrás de los cristales laterales (“blade”), además de que solo hay un diseño de rines si no se elige una Select (desde $524,900), una Sport (desde $559,900) o una S line ($604,900), pero aún así, y con más razón en versiones más elevadas, es posible empezar a “palomear” extras como el techo panorámico, unos faros LED más sofisticados, iluminación ambiental con distintos colores a elegir, unos intermitentes traseros que alumbran de manera secuencial (de adentro hacia afuera), sonido Bang & Olufsen, vestiduras en piel y hasta lavafaros. La lista es extensa.

SEAT Ateca

6. Premium o no

En los autos premium de acceso, uno de sus mayores problemas, así sus clientes en potencia no siempre estén tan abiertos a mirar marcas orientadas a un mayor volumen, son aquellas opciones que por lo mismo ya ofrecen mucho equipamiento y más espacio por el mismo valor en el que uno en la alternativa “de lujo” apenas accede a una versión de abajo. Eso pasa con la Q2, cuya mecánica y nivel de calidad se encuentra también en la SEAT Ateca (desde $435,900), que siendo también muy compacta es más espaciosa, es muy completa en su lista de accesorios y si acaso peca de no tener un emblema tan atractivo para un público más maduro. 

7. Lo más similar

Por sus reducidas dimensiones, la Q2 es una opción única entre los SUVs de corte premium, pero si se trata de buscar parecidos, BMW ofrece la X2 sDrive18i con un motor de tres cilindros, 1.5 litros y 136 caballos, también con caja automática y tracción delantera, desde 569,900 pesos. Con la misma plataforma y motor-caja pero una identidad visual distinta, está el MINI Cooper Countryman desde $489,900.

Ahora lee:

>> BMW X2 2019: 7 apuntes

>> Audi S3 Sedán 2019: 7 apuntes

>> Jaguar E-Pace P250 2019: 7 apuntes