Al momento

Mazda6 Signature 2020 vs Mercedes-Benz C250 2018, ¿Nuevo o usado?

Dos sedanes medianos con enfoques distintos, pero que cumplen un objetivo común. Una de las marcas japonesas con mejor percepción contra una de las premium más tradicionales. Dos aproximaciones al lujo por más o menos 600,000 pesos. ¿Qué conviene más?

Mazda6 Signature

NUEVO – Mazda6 Signature 2020 – $584,900

Uno de los productos de Mazda más interesantes también es uno de los que menos atención recibe gracias a que ahora todos quieren, se justifique o no, un SUV. El 6 en su vigente generación ha sido actualizado gradualmente con modificaciones visuales, de equipamiento y en su interior, que es líder entre los medianos de marcas de perfil de más volumen por su elevado nivel de acabados, atención al detalle, interfaz a bordo, ergonomía e incluso espacio. Pocos o ningún auto por este precio ofrecen una cabina mejor que además se junta con un equipamiento abundante, que abarca Head-Up Display y hasta asientos delanteros ventilados. 

Interior Mazda6 Signature

En su manejo el Signature se distingue por su motor turbo de 2.5 litros que por mucho tiempo fue esperado para compensar el único lunar que tenía el 6 en sus versiones más altas: la poca potencia. Los 228 caballos y 310 lb-pie se emparejan muy bien a un chasis ágil, pero el hecho de que no se haya intervenido en los frenos causa cierto conflicto si alguien desea aprovechar la plena energía del motor en autopista, pues en un uso constante a altas velocidades podrían empezar a palidecer más pronto de lo esperado. 

Mazda6 Signature

Al final, el extra que provee el propulsor más poderoso es más una herramienta para adelantar en menos espacio o incorporarse con más facilidad, no para convertir al refinado y disfrutable 6 en una máquina de alto desempeño. 

Mercedes-Benz C250

USADO – Mercedes-Benz C250 2018 – Aprox. $570,000

Más pequeño pero más enfocado hacia la conducción, el C250 trasciende más allá de un emblema al construirse sobre una arquitectura de motor longitudinal y propulsión trasera contra la más típica plataforma del Mazda, con motor transversal y tracción delantera. Además del mejor reparto de pesos, el Mercedes-Benz también equipa una suspensión más sofisticada con doble triángulo adelante en lugar del más convencional esquema MacPherson, que se acompaña de frenos de mayor tamaño y capacidad que, paradójicamente, se encuentran en esta versión del Clase C con un motor menos potente que en el japonés.

Mercedes-Benz C250

Siendo un auto más estable, ágil y preparado para el uso a velocidades elevadas o situaciones más complejas en curva o al detenerse, el C250 (con una puesta a punto distinta a un C180 o un C200) carece de la contundencia del nipón en su motor y se conforma con un dos litros, también turbo, con 211 caballos y 258 libras-pie, que en parte se compensan con una caja de siete velocidades más rápida en su funcionamiento. El sacrificio es al final la aceleración en línea recta y, por su configuración dinámica, la comodidad, pues el C resultará algo más rígido que el Mazda. Otra diferencia es un espacio menos abundante en relación al 6 Signature y una cabina mejor resuelta en cuanto a postura de manejo, visibilidad o las gráficas de su sistema de infotenimiento, a costa de estar menos equipado de elementos de confort como los citados asientos calefactados y ventilados.

Mercedes-Benz C250

El hecho de que se trate de un usado modelo 2018 no nos trasnocha tanto pues el C250 todavía se encuentra en garantía y con los servicios gratuitos por tres años que Mercedes-Benz incluye, así que una unidad que haya sido bien mantenida no es motivo de preocupación. 

Nuestra elección:

Acá la elección depende también del tipo de uso, pues sus virtudes son tan complementarias que es muy complicado inclinar la balanza uno u otro lado. Si se busca un auténtico sedán premium, el Mercedes es la opción a elegir porque aun cuando el Mazda se le pone al nivel en su interior, en lo técnico el alemán es más completo y equilibrado, menos potente pero adelante en términos de estabilidad y en su conducción en general y a nuestro modo de ver eso también es parte del costo en un auto aspiracional. 

A todo eso se le suma que queda un tiempo de garantía (a la fecha de escritura de este texto) y no han expirado los servicios incluidos por tres años. La clave está en dar con un coche sin vicios ocultos. Si el uso primordial será en ciudad, de todas maneras el Mazda será maravilloso para el diario, lo único es que en carretera no esperen poderlo exigir igual que al Mercedes-Benz.

Ahora lee:

>> Mazda3 i Grand Touring vs Mercedes-Benz A200 Sport

>> Premium o no Premium: Mazda6 Signature vs Mercedes-Benz C180

>> BMW 118i Sedán 2019 vs BMW 330i 2017, ¿Nuevo o usado?