Al momento

Chevrolet Beat NB 2020: 7 apuntes

El sedán más pequeño de Chevrolet, proveniente de India y derivado de la pasada generación del Spark (ahora Beat), se ha convertido en uno de los autos más vendidos de México. ¿Qué tiene para ofrecer el escalón de entrada en uno de los nichos más competidos del mercado?

Interior Chevrolet Beat NB LTZ

1. Espacio suficiente

Los 36 centímetros que el Beat NB gana con respecto al hatchback no se reflejan en el lugar que hay dentro de la cabina pues la distancia entre ejes se mantuvo idéntica, así que la ventaja, evidentemente, está en una cajuela de 385 litros suficiente para el equipaje de una pareja o una familia pequeña. Aun en formato sedán, el Beat está todavía abajo de los cuatro metros de longitud, lo que lo sigue facultando como un gran transporte dentro de la ciudad. La segunda fila de asientos basta para un adulto promedio o para niños, pero para personas voluminosas se empieza a quedar corta y se delata que el NB al final se construye sobre la base de un coche urbano. 

Chevrolet Beat NB LTZ

2. Manejo decente

Uno de los puntos fuertes apenas se lanzó la pasada generación del Spark (M200) hace casi diez años fue una conducción que se había sabido alejar de la simpleza excesiva de un vehículo de entrada, eso gracias a una suspensión mejor resuelta en su balance entre comodidad y estabilidad, una dirección rápida y confiable aún en carretera o una caja fácil de operar. Si acaso su única falencia era una tendencia natural a sobrevirar en maniobras bruscas, fenómeno típico de coches tan cortos. Ese argumento a favor se mantiene vigente en el Beat al ser en esencia una actualización de aquel pasado Spark, pues salvo el muy refinado Hyundai Grand i10, se sigue manejando mejor a otros del segmento pequeño como el Fiat Mobi o el Mitsubishi Mirage.

Chevrolet Beat NB LTZ

3. Seguridad dentro de lo esperado

No se puede ignorar el hecho de que, si partimos de su precio promocional, el Beat NB en su versión LS empieza desde un valor tan bajo como los 170,500 pesos, así que tampoco se puede esperar que cuente con una oferta en seguridad abundante. Sea como sea, todos incluido el menos equipado cuentan con dos bolsas de aire y frenos antibloqueo (ABS), es decir lo mínimo indispensable sin destacar al no haber ni en opción airbags laterales o control de estabilidad. Del Beat se desconocen resultados ante pruebas de impacto de organismos regionales como el LatinNCAP, pues si bien las hubo del Spark de anterior generación, nunca hubo evaluaciones de unidades con bolsas de aire, solo sin. 

4. Precio de entrada bajo, a cambio de…

Que un Chevrolet Beat Notchback LS 2020 empiece en 170,500 pesos en precio promocional o 185,500 basándonos en el precio de lista tiene una razón de ser: es muy poco porque trae muy poco. No hay aire acondicionado, ni vidrios eléctricos, desempañador trasero y tampoco radio. Es más, no hay bocinas sino una preinstalación para que el propietario ponga el sistema de audio que desee por su cuenta. Movilidad básica pero al menos en seguridad ya tiene lo necesario, lo que no ocurría cuando se lanzó este modelo. 

Motor Chevrolet Beat

5. Ya comprobado

El cuatro en línea de 1.2 litros del Beat NB, con 81 caballos y 80 libras-pie, es la demostración de una de esas mecánicas que a General Motors les salen confiables, pues su robustez, como bien se sabe, ha sido demostrada tanto en el pasado Spark (ya dijimos que el Beat es ese mismo coche con algunos cambios visuales) como en aplicaciones de vehículos comerciales en Asia o Latinoamérica, refiriéndonos a la Van N300 de carga o pasajeros. Este pequeño propulsor destaca más por una buena respuesta en arranque y no tanta energía a altas revoluciones aún siendo un multivalvular. Su consumo califica como económico aunque no es el más eficiente entre sus equivalentes pero, de todas maneras, tampoco es motivo para espantar a alguien que ande considerando uno. 

Selector caja manual Chevrolet Beat

6. Lo que falta 

Contrario al Grand i10, al Dodge Attitude o al Mitsubishi Mirage G4, los que consideramos como los rivales más cercanos del pequeño Chevrolet, no hay una opción de caja automática, solo una manual de cinco velocidades que nos agrada por cómo funciona, pero ya cada vez es más frecuente que muchos, al usar estos vehículos en ciudad, quieran olvidarse de lidiar con un embrague. Para un Chevrolet automático, hay que subirse a un Spark NG o un Aveo. 

7. Punto de encuentro

Al estar tan surtido el portafolio Chevrolet cuando se habla de vehículos de entrada, puede que haya cierta canibalización entre ciertas opciones, pues un Beat NB LTZ, ya completamente equipado con pantalla táctil, rines de aluminio o vidrios y espejos eléctricos se sube a 230,400 pesos (precio de lista), cantidad que ya es suficiente para un Aveo LS manual más espacioso y rápido, aunque desprovisto de muchísimos accesorios. Cuestión de prioridades. 

Ahora lee:

>> Hyundai Grand i10 Sedán 2019: 7 apuntes

>> Chevrolet Cavalier 2019: 7 apuntes

>> Suzuki Ignis GL 2019: 7 apuntes