Al momento

Audi A8 2020: ahora con suspensión predictiva

image description

Audi implementa una nueva suspensión predictiva en su A8, lo que eleva aún más su nivel de complejidad con el objetivo de mejorar la comodidad y el comportamiento dinámico. 

Como otra solución tecnológica para sacar provecho de su sistema eléctrico de 48V, Audi está lanzando para su buque insignia, el A8, un tipo de suspensión que responde a lo propuesto por Mercedes-Benz con su Clase S W222 hace unos años con el Magic Body Control y el Road Surface Scan, en la que el auto se anticipa a las condiciones del camino y mueve las ruedas antes de un bache u obstáculo para mantener el mismo nivel de la carrocería y que los ocupantes se sacudan lo menos posible.

La diferencia es que mientras en el Mercedes-Benz dicho sistema es hidráulico, en el Audi es electro-mecánico a través de unos motores conectados, por medio de un esquema de brazos y correas, a la torreta si es el eje delantero o a uno de los brazos de control para el caso del eje trasero. Desde la posición central hay un margen superior a ocho centímetros para que se ajuste el movimiento de cada llanta y una acción de estas se puede hacer en cinco décimas de segundo. Como en el Mercedes, una cámara es la que monitorea el estado de la vía, aunque en el Audi se cita específicamente que envía información 18 veces por segundo para que el resto del conjunto actúe en tiempo real y elimine, dentro de lo posible, irregularidades u ondulaciones que se puedan transmitir a los pasajeros. 

El margen de funcionamiento va desde la virtual eliminación del balanceo (a eso ayudan también las estabilizadoras activas) hasta la compensación de movimientos de cabeceo al acelerar o frenar, sea que se circule en la modalidad de manejo Dynamic o en Comfort Plus. Visto también en el Clase S Coupé, también es posible que el A8 se incline hacia adentro durante una curva en unos pocos grados, como si se tratara de una moto, con la meta de contrarrestar la sensación natural de desplazarse hacia afuera. La marca dice que los resultados son muy buenos en especial entre los 80 y 130 km/h. 

Tal como se anticipó durante el lanzamiento del A8, esta novedad también detecta si un impacto lateral es inminente y de ser así, eleva el coche en 80 mm para que reciba el golpe de una forma en la que la deformación de la cabina será menor y las cargas por la aceleración súbita sobre partes del cuerpo como el pecho o la zona abdominal se pueden reducir hasta en un 50%. 

En Alemania, encargar esta suspensión en el A8 tiene un costo equivalente a 116,000 pesos y es de esperarse que en breve sea parte del catálogo de opciones para el buque insignia en México. 

Ahora lee:

>> A Prueba: Audi A8 55 TFSI, cambio de roles

>> Audi SQ8: todavía creyendo en el Diesel

>> Los Audi RS celebran sus 25 años, aquí nuestro Top 5