Al momento

Chevrolet Corvette: nuestro Top 5 del C1 al C7

El C8 ya está entre nosotros después de años y más años de anticiparse con una configuración de motor central, esa que hasta ahora nunca había pasado de un concepto, lo que no quiere decir que le vaya a caer tierra a sus predecesores que por casi siete décadas se han encargado de gestar el deportivo más icónico de la industria automotriz norteamericana. Aquí nuestros cinco destacados.

5. Corvette C6 Z06 LS7

427.6 pulgadas cúbicas o siete litros de desplazamiento. El V8 Small Block más grande que hubo extrae 505 caballos y 469 libras-pie a todo pulmón (o sea, sin inducción forzada de ningún tipo) y aún así es capaz de girar a más de 6,000 revoluciones por minuto. El LS7 va acoplado, como no podía ser de otra forma, a una caja manual de seis velocidades pero, con tanto torque, en estas y le habría bastado con tres. Un pedazo de bloque de tal magnitud se compensó con un chasís entero de aluminio y el hecho de prescindir de un techo desmontable. A finales de 2005 su 0 a 100 km/h en 3.8 segundos era una cifra imponente para un auto americano. El último de su especie, pues el C7 Z06 ya recurrió a un supercargador.

Crédito: Car & Driver

4. Corvette C4 Callaway

Una opción del catálogo que dio pie para la existencia de la fuerza bruta en el Corvette con los posteriores ZR-1 en el mismo C4, en el C6, después en el monstruoso C7 de 755 hp y como un paso medio tras el escaso C3 ZR-1. Pero todo se remonta al preparador Callaway, que podía intervenir un C4 desde agencia con un par de turbos, todavía con garantía, y salir del otro lado con 345 caballos, lo que a estándares actuales puede encontrarse en un SUV mediano de siete asientos, pero a finales de unos afectados ochenta era una cantidad que le traía esperanzas a muchos porque poco después pasó a 382. A comienzos de los noventa, justo antes de desaparecer, ya era posible que el 5.7 diera más de 400 hp, lo que pasaba también con el ZR-1 gracias a su motor diseñado por Lotus en el que un tren multivalvular ya de por sí era una rareza, pero los números de producción hicieron aún más raros a los Callaway.

3. Corvette C2 Sting Ray Split Window

A comienzos de los sesenta el diseño del Corvette no podía estar más pulido, mejorado y lleno de creatividad, complemento ideal a que en dichos años todavía faltaba una década para que los catalizadores mandaran al traste la crudeza de los V8. Con la ventana doble trasera solamente los hubo en 1963 y eso los hace automáticamente muy coleccionables, por más que en años posteriores los haya habido más poderosos… total, 360 hp parecen suficientes y el encanto de los Split Window trasciende más allá de su desempeño. 

Crédito: Car & Driver

2. Corvette C3 L88

Aunque los hubo en el C2 y son verdaderos unicornios que revientan subastas (o sea, más de tres millones de dólares para cambiar de manos) al haberse producido apenas 20, destaca más esta opción en el C3 pues fue en la antesala al declive cortesía de las normas anti-contaminación que afectaron a toda la industria en los años setenta. Un L88 del 68-69 anunciaba 430 caballos oficiales y era parte de un truco del mismísimo Zora Arkus-Duntov para alejar compradores casuales, pues por una opción tan costosa (unos 1,500 dólares de entonces) esa cantidad de potencia no parecía mucha, pero en realidad y con pruebas los que adquirieron esta alternativa sabían que el número real es de unos 560, motivo por el cual ese V8 de altísima relación de compresión, bien arriba de 12 a 1 (necesitaba gasolina de más de 100 octanos muy escasa en Estados Unidos en esa época) venía asociado también a modificaciones en otros componentes, como suspensión, diferencial o frenos.

1. Corvette C1 ’55 265 ci

El primer Corvette con ocho cilindros tras una no tan bienvenida introducción con un seis en línea que lo hacía más un paseador. Después del primer V8 vendría una historia que sigue hasta nuestros días, así que no podíamos dejar de mencionar un hito tan importante en el que la sensatez primó para darle más poder a algo que se veía (y se ve) tan espectacular. 

Pudimos darle lugar a un C5 o un C7, pero tratándose de un Top 5, alguien se iba a quedar fuera.

Ahora lee:

>> Chevrolet Corvette Stingray 2020: 5+ cosas que nos sorprendieron

>> Chevrolet Corvette: un viaje por sus ocho generaciones

>> Chevrolet Corvette 2020: los 9 intentos previos de motor central