Al momento

Chevrolet Corvette 2020: los 9 intentos previos de motor central

El Chevrolet Corvette de motor central es una realidad que pronto comenzará a venderse, pero hubieron 9 intentos antes que no tuvieron éxito.

Tendrías que vivir bajo una roca para no saber que el Chevrolet Corvette estrenará generación en unas horas y que ahora tendrá el motor colocado de manera central.

La idea de montar así el propulsor no es algo nuevo, y se remonta a décadas atrás, cuando GM tuvo algunos intentos que jamás llegaron a producción.

1964 CERV II

Como Ferrari y Ford tenían en su catálogo al 248 SP y el GT40 de manera respectiva, GM no quería quedarse atrás en el mundo de la competición y desarrollaron un concepto llamado CERV II, el inicio del Corvette con motor central.

GM tenía en mente producir un tiraje limitado de este modelo para homologar el vehículo y poder competir, y en la parte trasera tenía un motor V8 de 490 hp, que después creció en tamaño y potencia hasta los 550 hp.

No llegó a la producción porque los directivos de GM cambiaron la idea ya que era muy costoso de producir, así que solo se fabricó un prototipo y se puso en pausa el desarrollo.

1968 XP 880 – Astro II

El Astro II era el primer intento de Chevrolet por producir en masa un Corvette de motor central, que contaba con un bloque V8 de 390 hp detrás de los asientos.

El diseño comenzaba a tener aires del Corvette C2, pero era solo conceptual y no llegaría de esa manera a la producción.

No fue construido porque en 1968 había muy pocos vehículos con motor central disponibles para la compra, y los que existían eran muy caros. Zora Arkus-Duntov presionó para su producción, pero no sucedió.

1970 XP-882

El XP-882 comenzó a ser planeado desde 1968, pero el primer concepto lo vimos en 1970 con la intención de competir contra el De Tomaso Pantera.

GM presentó este concepto en el Salón de Nueva York de 1970 y de igual manera contaba con un motor V8 en la parte trasera, que se acoplada a una caja de tres velocidades.

¿Por qué no se produjo? GM estaba tan emocionado con este proyecto que decidieron desarrollar una versión con motor rotativo en lugar del XP-882, así que no trabajaron más al motor V8 y abandonaron el proyecto.

1972 XP-895

Tomando como base el mismo chasis del concepto pasado, GM fabricó una carrocería de aluminio para hacer una unidad más ligera que su predecesor.

Al darse cuenta que el desarrollo del motor rotativo no era fácil, regresaron al propulsor V8, pero no fue construido porque GM decidió irse por el camino fácil y no arriesgarse; mantuvieron con vida unos años más al C3 porque se vendía bien.

1973 XP-897GT

Por primera vez, GM presentaba un concepto de Corvette propulsado por un motor de rotores en lugar de pistones que producía apenas 180 hp.

Sin embargo, justo en esta época Estados Unidos entró en una crisis de combustibles y aceites, y todos sabemos que los motores Wankel demandan mucho de ambos elementos, así que sería difícil de vender y el proyecto se abandonó una vez más.

1973 Four-Rotor

Ese mismo año, Corvette desarrolló en paralelo un ejemplar con 4 rotores montados de manera central en el deportivo, pero Zora Arkus-Duntov no estaba tan contento con este desarrollo.

Básicamente eran dos motores, de dos rotores cada uno unidos con una especie engranaje central para producir 360 hp, y no llegó a la realidad porque los 4 rotores no funcionaban tan bien juntos y era extremadamente difícil de manejar, esto de acuerdo con ingenieros de la marca.

1976 Aerovette

Uno de los diseños más radicales que GM ha presentado se vio 3 años después del fracaso de los cuatro rotores, y se había regresado al V8 convencional en la parte posterior.

La prensa y el público amaron el concepto, pero no lo construyeron porque creían que las ganancias no serían las mismas que podían esperar si seguían vendiendo el Corvette C3.

1986 Corvette Indy

Nada grita más “viva los 80” que este concepto. Trazos redondeados, con figuras geométricas fluidas y un motor central, GM presentó un motor V8 de 2.65 litros. La suspensión era un desarrollo de Lotus y usaba un complejo sistema hidráulico.

Por esta misma razón, Chevrolet sabía que sería muy costoso de producir, así que no tendrían una buena ganancia con las ventas de la unidad.

Chevrolet Corvette

1990 CERV III

Básicamente era una versión menos costosa del concepto pasado, con una serie de modificación que lo hacían más fácil de producir, así como más agradable para el público en general.

Propulsando a esta unidad encontrábamos un motor V8 de 5.7 litros que propulsó al ZR-1 desde 1990 a 1995, pero tenía dos turbocargadores y tracción integral.

No se fabricó porque los costos de reparación hubieran sido excesivos gracias a que la carrocería era de fibra de carbono, y tendría un precio aproximado de 300,000 o 400,000 dólares, lo mismo que un Ferrari F40 o un Porsche 959.

Ahora, estamos solo unos días de ver el sueño de Zora Arkus-Duntov hecho realidad, que seguramente llegará a formar parte de la compra de autos en México.

Ahora lee:

>> Chevrolet Corvette C8, foto espía sin aditamentos aerodinámicos

>> Chevrolet Corvette: Seis años de mala suerte impidieron que el C7 estableciera tiempos en Nürburgring

>> Chevrolet Corvette debería tener una variante SUV, según Bob Lutz